Una tormenta del carajo

Esta galería contiene 1 foto

Las ciencias avanzan que son una barbaridad. Al mismo son que evoluciona la estupidez humana. Son cosas inherentes al desarrollo de la tecnología, principalmente a su mal uso. Que conste que soy ferviente defensor de todo aquello que pueda asegurar … Sigue leyendo

Galería | Deja un comentario

Aferrarnos a la Esperanza

guinea_ebolaEste país tiene el triste record de las desgracias. No somos capaces de controlar a los rateros que se atavían con trajes de primerísimas marcas y utilizan el dinero público para pagarse sus lujosos caprichos y ahora nos vemos sorprendidos por la virulencia de uno de los virus más terribles. No tendríamos que culpabilizar a los enfermos y sí a quienes no ponen medios para sofocar el mal en origen, que es donde se tiene librar la batalla, donde las grandes industrias farmacéuticas debieran volcarse. Desgraciadamente tienen hasta los voluntarios para probar sus nuevos medicamentos, para convertirlos en conejillos de indias. Es una obligación, que debiera imponérseles desde los estamentos del poder, que todos sabemos donde habitan y se protegen.

Esta nueva plaga es el indicativo que nos sitúa en el mismo nivel a los humanos. A todos sin diferencias de razas. Vivimos con la manifiesta creencia de sabernos protegidos por los avances tecnológicos, por los muros sociales que nos alejan de las miserias que habitan en otros continentes, donde se acumulan las miserias y las necesidades más básicas, donde la gente muere en las calles sin ningún tipo de atención médica, abandonados a su suerte, como nuevos apestados, deambulando en busca de una solución a su enfermedad, aún sabiendo que sus vidas se acortan a cada paso que dan. Las dramáticas imágenes de una mujer, tambaleándose, intentando mantenerse en pie y no sucumbir a los efectos de la fiebre y la descomposición orgánica, no deben caer en la indiferencia. La única ayuda que recibe es la de un militar, con su fusil en la mano, ordenándole que se tire al suelo, y la de un religioso, sin más protección que unos guantes, una mascarilla y una bata de plástico. Ignoro el fin de la pobre mujer aunque nos lo podemos imaginar.

Nuestra seguridad ha sido vulnerada. El ébola se incrusta en occidente. No es más que un recuerdo de nuestros olvidos hacia quienes sufren sus efectos a muchos miles de kilómetros, en otro continente, sumido en la barbarie y excesos de sus incapaces dirigentes que solo se preocupan de acumular poder, de vender riquezas naturales para enriquecerse con la desgracias de quienes debían verse favorecidos por los productos que subyacen en sus tierras. Ahora quieren culpabilizar a los enfermos, que son en su mayoría personal sanitario, médicos, enfermeros y auxiliares, que han atendido a ciudadanos españoles que luchaban por no abandonar los desheredados de occidente. Y solo un inciso para quienes muestran hostilidad hacia la Iglesia. Misioneros, monjas y sacerdotes, laicos de otras confesiones religiosas, que se enfrentan diariamente a la muerte, cara a cara, y comparten, porque no decirlo también, con algunas organizaciones la atención a los apestados que vagan, como en la edad media, por los caminos de la inconsciencia occidental.

Dios quiera que los infectados por servir a los demás salven este difícil trance, que puedan seguir besando a sus seres queridos con la naturalidad con la que lo hacían antes de ser contagiados. Dios nos alumbre para que no anatemicemos y desplacemos socialmente a quienes se sacrifican por detener esta plaga que amenaza con desequilibrar nuestro bienestar, que no son precisamente los políticos. Dios nos ilumine, principalmente a los dirigentes, para compartir cuanto bueno nos sobra, que es mucho, en educación, medicina y prosperidad. Ojalá podamos transmitir un signo de esperanza a quienes no conocen sus acepciones.

El ébola puede ser erradicado. Pero hace falta compromiso social y no económico. Los datos están desfigurando las ilusiones de muchos, de los que siempre padecen. Hace treinta años, un suspiro en el devenir de la humanidad, cuando se advirtieron los primeros brotes, en África Occidental, los afectados apenas superaban el millar. Hoy, en pleno siglo XXI, superan los diez mil. ¿Ninguna empresa farmacéutica, hace tres década, sopesó la posibilidad de desarrollar una vacuna, de investigar los orígenes del virus para su erradicalización? Ay. Se me olvidaba que aquello no merecía ninguna atención. Total los que morían estaban tan lejos.

Nuestro país tiene la triste relevancia de haber sido el primero en constatar un caso en origen, o sea, una infección en nuestro patrio suelo. Menos mal, como dice Manuel Carrasco, que nos queda siempre una gran verdad y podemos aferrarnos a la Esperanza.

Publicado en ESPAÑA | Etiquetado , | 1 comentario

Arriate y las cosas del corazón

arriate1Uno mantiene siempre la certeza de poder agradecer cuanto bueno le sucede, de corresponder con la gratitud por las atenciones que le deparan. Es un bien que nadie ni nada puede desposeernos de él, mientras se nos otorgue el don de la vida. Soy de los que piensan que nada en este mundo ocurre por casualidad que tenemos los designios marcados y las cosas van llegando cuando tienen que llegar. Doy gracias a Dios por ello siempre y eso, que en los últimos tiempos, las circunstancias parecían entornarse en la desgracia, los caminos se embarraban y los cielos se obscurecían. Pero nunca dejamos de tener en fe, de mantener la ESPERANZA, y cuando menos lo esperábamos, cuando la mayoría de los que creíamos nuestros amigos corrían en desbanda y huían a parapetarse en la seguridad que a nosotros nos faltaba, en la liquidez pragmática de bienes materiales, la Providencia nos manda un ángel y, al menos, nos reconforta con su amistad y preocupación. El mundo se nos había roto y vino a recomponer el firme para que pudiéramos caminar. Gracias a él, de su mano, fueron llegando otros, a los que tampoco les importaba que las finanzas, sino nuestros  valores, nuestras inquietudes y habilidades. Él sabe quién es. Ellos saben quiénes son y lo importante que han sido para que, al menos, pusiéramos sacar la cabeza a flote, no haber perecido en aquel desastre de hace unos años. Gracias a su confianza y sus condiciones cristianas. Pero no creáis, ni os ilusionéis, que no os voy dedicar a este artículo. Pero tenía necesidad de hacéroslo llegar hoy. Cosas del corazón que se manifiestan de pronto.

Hace unos días tuve la inmensa suerte de ser invitado, por la hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre y Santo Entierro de Cristo, de Arriate, un bellísimo pueblo situado en plena sierra de Ronda, un paraje que deben perderse por su inigualable, a participar en el ciclo de conferencias, que organizan para dar inicio al curso cofrade, exactamente en la XXXII Semana de Exaltación Cofradiera. Fue un honor poder participar de este importante evento, junto a otros meritísimos ponentes y así se lo hice llegar a mis anfitriones. Hablar de la Virgen de la Esperanza, de su devoción allende nuestras fronteras, de la universalidad que lleva adscrita, siempre es reconfortante y nunca fácil, y menos cuando uno se encuentra un salón de actos repleto de fieles expectantes y atentos la torpeza de nuestras palabras. La verdad, quienes me conocen, saben que intento evitarlo. No puedo dejar de emocionarme cuando hablo de la Virgen. Es algo que me puede, que vulnera mi voluntad con demasiada facilidad. Y no puedo traicionar mis sentimientos. Viene ésto a colación porque quiero agradecer todas las atenciones que tuvieron hacia mi persona y como decía el filósofo, escritor y moralista francés, del siglo XVIII, Jean de la Bruyere, el único exceso permitido en el mundo, es el exceso de gratitud, necesito y quiero abundar en mis agradecimientos. Desde su Hermano Mayor, Salvador Velasco, hasta los integrantes de su junta de gobierno Santiago Melgar, Paco Gamarro y Antonio Gamarro, la gentileza que han tenido, el trato con el que fui recibido y las atenciones que mostraron fueron inmerecidas para este humilde escribidor que solo trata de ser consecuente con su pensamiento, con sus ideas y credo, muy especialmente, y no reviste más valor que la de pertenecer a su Hermandad e intentar divulgar el mensaje del Señor haya donde vaya, que no es otro que promover y extender la gran Virtud de la Esperanza, y que tenemos la suerte de encontrarla, cada día, en la Basílica de la Macarena.

Muchas gracias, queridos amigos de Arriate. Habéis horadado mi sentidos y plantado la simiente de vuestra amistad, que ya siento enraizar en mis ser. Cosas nunca baladíes estas sosas del corazón.

Publicado en ANDALUCÍA, HERMANDAD DE LA MACARENA, RELIGIÓN | 1 comentario

Fronteras

Esta galería contiene 1 foto

Profesores que nos abstraían con canciones libertarias, con sofismas trasnochados que creíamos como el nuevo maná. Pero éramos jóvenes y necesitábamos creer que podríamos cambiar el mundo, crear una sociedad sin desequilibrios económicos, convertirnos en heraldos de la nueva revolución que erradicaría el hambre, que implantaría la paridad entre las culturas. Vamos, el sol de un nuevo amanecer para el hombre. Sigue leyendo

Galería | Deja un comentario

La hija de la Pantoja

Esta galería contiene 1 foto

Cuando creíamos que teníamos cubierta nuestra capacidad de asombro viene Isabelita Pantoja y nos lo dilata. Claro que estamos en España, como diría mi amigo Paco Portal, el país donde la estupefacción no tiene límites. Estamos perdiendo la cordura irremediablemente. O quieren … Sigue leyendo

Galería | Etiquetado , , | 1 comentario

Los libros de la plaza de España

Esta galería contiene 1 foto

   El fomento a la lectura debiera considerarse como un fin principal en los planes de estudio de la educación básica y bachillerato de este país. La estimulación a la lectura es un hecho en otros países, donde se comentan … Sigue leyendo

Galería | Deja un comentario

La luz que ilumina Coria*

Esta galería contiene 1 foto

             Viene este amanecer retardado, en los primeros días de septiembre, desperezando luces y bostezando tonalidades malvas en la suave línea de la ribera del Guadalquivir, donde se acompasan los ritmos de las falúas con … Sigue leyendo

Galería | Deja un comentario

La teoría Marmolejo

Esta galería contiene 1 foto

En pocos días las luces que planean la ciudad, que la rodean y forman carismáticamente su fisiología, variarán hasta conformar una nueva Sevilla. Veremos acortar las tardes y envolveremos la visión en la melancolía, hermosa y trascendental,  de las Vírgenes … Sigue leyendo

Galería | Deja un comentario

La piedad, el miedo y la mentira

Esta galería contiene 1 foto

Recuerdo que a principios de los años noventa, en vísperas de la inauguración de la gran Exposición Universal que se celebró en nuestra ciudad, para conmemorar el Quinientos Aniversario del Descubrimiento de América, hubo varios movimientos pacifistas y ecológicos que … Sigue leyendo

Galería | Etiquetado , | Deja un comentario

“¡Quécoñohapasaoaquí!”

Esta galería contiene 1 foto

Llega uno de las vacaciones con el alma en vilo. No sabemos qué nos vamos a encontrar en las esquinas, si han cambiado el sentido circulatorio de las calles o simplemente edificios que creíamos en pié, y que queríamos, han … Sigue leyendo

Galería | Etiquetado , | Deja un comentario