SETENTA Y CINCO AÑOS

Hace setenta y cinco años que se inició uno peores conflictos bélicos que puede soportar el ser humano. Una guerra civil. Hace setenta y cinco años se inició uno de los periodos más triste de la historia de España. Una situación que vino dada por la escasa implicación del gobierno republicano –y los hubo de todos los signos políticos en los seis años anteriores- en la aplicación igualitaria de las leyes, que en su origen y forma llegaron a ser paradigma del nuevo orden e incluso modelos a imitar, especialmente en el educativo. Otra cosa fue su ejecución y la difusión que se le dió por los diferentes estratos políticos que fueron surgiendo, pues cada uno intentaba acercarlo a su ideología, fragmentando subjetivamente el propósito inicial, intentando -llegaron a conseguirlo en muchos casos- la radicalización de sus fines y pensamientos. Se permitió, o no se tomaron las medidas oportunas y necesarias para evitarlo, el saqueo y quema de Iglesias, de conventos, la profanación de elementos litúrgicos, se fomentó, cuando no se impuso, la laicidad en todos los órdenes de la vida diaria, creando con ello un ambiente de extrañeza por todo lo que la sociedad había asimilado durante siglos, en cuanto a su formación social y religiosa. La moderación y el librepensamiento fueron manipulados hasta tergiversar sus necesarias etimologías. Así, con estos antecedentes, se fueron creando cultivos reaccionarios que no estaban dispuestos a dejarse robar los valores que creían primordiales para una convivencia pacífica entre quienes pensaban de distinta manera. Las faltas de respeto a las distintas ideologías –el cruce de palabras dio paso a los insultos y amenazas y éstos a las balas- abrieron sendas irreconciliables entre las distintas facciones y a enfrentamientos diarios que causaban bajas en ambos bandos. La calle se tomó por quienes más fuerza en sus acciones mostraba y el más ruin de los bandolerismos se hizo estableció como medida de impartir ley. La restitución del orden y de la seguridad fue uno de las finalidades del alzamiento militar. Los antecedentes incubaron esta situación, pábulo que fue originando la culminación del desastre. La historia de nuestro país está jalonada de hechos reprobables, como también hay multitud de otros que han fortalecido el espíritu y la conciencia nacional hasta convertir en ejemplo a seguir. Tampoco somos un caso único en la historia universal donde sí hemos destacado en otros sectores. Pero tal vez éste de la guerra civil sea el más claro exponente de la barbarie porque hermanos se enfrentaron a hermanos movilizados por la ira y la animadversión, por la sin razón. Todo es cuestión de tiempo. Aunque parece muy lejano hay quienes se están encargando de resucitar viejos fantasmas, de reponer cólera y ensuciar mentes que nacieron limpias con medias verdades, exaltando el heroicismo en algunos casos y maltratando y denigrando la imagen histórica de otros. La barbarie se adueño durante tres años de esta tierra como consecuencia de otros en los que se fueron llenando los vasos hasta que rebozaron. La visión histórica que se nos intenta mostrar esta distorsionada por el resentimiento, por la irregularidad de acciones que fueron superadas por los protagonistas. Sucedió hace setenta y cinco años. Una generación de españoles no tiene noción rigurosa de ella porque ni siquiera la habrán estudiado y se dejan llevar por comentarios de unos y otros. Y de ellos saldrá una legión de historiadores que serán los primeros en enjuiciar este conflicto con un punto de verisimilitud y objetividad. A mi sobrino le preguntaron el otro día que juicio tenía del 18 de julio y él contestó inmediatamente qué de que año. Dentro de muy poco asumirá su mayoría de edad y sin saberlo –muchos como él- están matando esta lúgubre etapa de la historia para que sea diseccionada con la precisión quirúrgica capaz de extirpar el cáncer de la ira y la irreconcialición, que es con lo que algunos parecen querer tumorizar a la sociedad actual.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s