VIVIR EN EL PASADO PARA IGNORAR EL PRESENTE

VIVIR EN EL PASADO PARA IGNORAR EL PRESENTE

No hay manera de que entiendan que el pasado no tiene futuro, que sus ideologías han de ir adecuándose a los tiempos, a las nuevas necesidades sociales. Qué trabajito les cuesta comprender que  las coyunturas económicas de la actualidad no son las mismas que hace ciento cincuenta años. Y todavía quieren hacernos creer que el progreso sólo es posible desde la dictadura del proletariado, un discurso tan arcaico y desvencijado que ya no convence a nadie. Sus correligionarios son cada vez menos porque huyen despavoridos cuando observan cómo se benefician desde las cúpulas y grupúsculos de poder que logran alcanzar con alianzas políticas.

Tratan de vender un proyecto de nueva sociedad anclando las estructuras socioeconómicas en observaciones y pensamientos que pregonaron sus mitos, reflexiones que iban con los tiempos en los que la explotación y el abuso en tareas laborales era uso cotidiano, pero totalmente desfasadas en estos tiempos en los que urgen soluciones continuas a problemas que evolucionan con la misma celeridad que la formación y preparación de los jóvenes que aspiran a renovar el parque laboral. Con denostados discursos lo único que pueden conseguir es revocar a sus propias ideas. Hay que avanzar para progresar, mostrar interés por las nuevas disposiciones sociales, ver cómo evolucionan los mercados e intentar arbitrar medidas que combatan, eficaz y realmente, los problemas que acucian la sociedad actual. Lamentándose de lo que fue y no ha sido no sirve más que para inmovilizar el presente con deseos de retraerse al pasado.

Todavía siguen lamentándose de los sucesos que provocaron la remoción de la segunda república, culpando de sus propios errores a los que los depusieron, con métodos más o menos discutibles. A pesar del tiempo pasado, setenta y cinco años que posibilitan un visión más objetiva de aquellos acontecimientos, continúan anclados en sus posiciones, incapaces de afrontar y digerir estos nuevos tiempos que hace posible la convivencia pacífica, como ya formularon y dispusieron quienes sí conocieron aquel desastre.

Lo peor es que la promulgación de esta feroz vuelta al enconamiento la están proliferando jóvenes que no tienen ni memoria, por más que alguno intente manipular la historia, ni edad para valorar lo que realmente aconteció, sus antecedentes y conclusión, las repercusiones que tuvo para unos y para otros, para los que se erigieron vencedores y para los que desgraciadamente perdieron, porque las informaciones de lasa que se nutren vienen desde la subjetividad del ideario interesado en tergiversar la veracidad de los hechos, convenciéndoles e intoxicándoles con medias verdades. Continuar exponiendo sus símbolos es proyectar sus rencores, separarse de la realidad y convertir sueños en pesadillas. Exponer la bandera tricolor, en la parte trasera de la caseta que Izquierda Unida disfruta, en la Velá de Santa Ana, es remover la conciencia de quienes saben que la enseña que nos distingue a los españoles es otra, la que nos representa es otra, la que nos iguala a todos y nos confiere el honor de ser hijos de esta nación, es otra. Rodean la legalidad institucional, obvian la Constitución y hasta pueden provocar las iras de algunos furibundos. ¿Es realmente necesaria esta exhibición antipatriótica? ¿Beneficia a alguien estas arcaicas demostraciones de lo que fue y no es?¿Conseguirán alguna vez escalar los peldaños del tiempo y asaltar el presente para instaurarse en esa época de progreso que tanto pregonan y de la que tanto huyen? El ideario que vocean tuvo su periodo de esplendor –a la historia me remito- y llegó a ilusionar a millones de personas, hasta que quienes la padecían se sublevaron contra ella cuando descubrieron la verdad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s