EL MAR DE LOS SENTIMIENTOS PERDIDOS

            El cristal de la ventana filtra la delicada luz vespertina que va invadiendo cansinamente la estancia donde reposa horas muertas con vista perdida. Es agradable esta luminosidad que deshace, conforme avanza, los fríos que se cobijan por las esquinas, que parecen parapetarse en los dobleces de la habitación para asaltarle en cualquier momento y herirle con sus afilados y gélidos dedos. Vuelve a mirar aquellas imágenes que le retrotraen a un tiempo menos infeliz, a un momento de su vida en los que aquellos ojos, que ahora lo escrutan felices desde el pasado, radiantes, casi brillantes y luminosos, eran faros y guías de su existencia.

El recuerdo, como la marea que provoca la luna llena, va y viene, alisando su alma, esculpiendo sus riberas para que desembarquen, con toda la fuerza, las sensaciones mientras va apoderándose de su ser una extraña tibieza, que en absoluto le incomoda y sí le procura un gran sosiego. Esta soledad en un día como el de hoy…

Sobre la mesa se esparcen unos papeles desordenados. Hay fotos con rostros que se obstinan en permanecer jóvenes aunque ya envejecieron a la vida, paisajes y vestimentas de otra época que reivindican sus derechos de permanencia en la memoria de otros, imágenes que parecen emerger del profundo fondo oceánico donde se aletargaron para surgir de improviso y sorprenderle. Hay algunos extraños, en la instantánea, que comparecen súbitamente para ofrecer más atención al fotógrafo que los propios protagonistas. Posan riendo, como si acabaran de entrar en el paraíso. O mejor, como si acabaran de regresar de él y quisieran perpetuarlo en el espacio y en el tiempo.

El cielo sepia y los edificios blancos que se ordenan tras de ellos fueron escenarios del gran acontecimiento del día. A pesar del tiempo, del cambio de la fisonomía del entorno y las ausencias, todo permanece tal como ayer. La gran Reina sigue conmoviendo las almas, asaltando los corazones, despedazando a la tristeza con tan sólo Su presencia.  Reconoce en aquellos ojos la concreción de la felicidad, la satisfacción de haber participado de la eclosión del gran júbilo. Hay gozosa serenidad en ellos.

Ya las sombras se han apoderado del espacio. Por la ventana, entreabierta para que el aire rejuvenezca los sentimientos agolpados y retenidos entre los viejos muros, se cuela la estruendosa trompetería que anuncia la gloria por llegar. Notas musicales trocadas en heraldos gozosos que se estiran hasta la luna para confundir el blancor de nácar y las oleadas ondulantes de los penachos albeos y las corazas argénteas de estos hidalgos sevillanos que le devuelven el recuerdo de un amor y una alegría. Una turbulencia sentimental revuelve su alma. Los papeles reciben la gota de la nostalgia y una mancha azulina esparce la tinta en el papel. Retiene la foto sobre su pecho y siente la herida del tiempo pasado atravesando su corazón, de los años en los que en aquella misma estancia se ondulaba el merino y relucían los terciopelos y los ojos, que ahora se perpetúan en una imagen retenida y recuperada del mar de los sentimientos perdidos, se despedían llorosos de los suyos porque había llegado otra noche de jueves santo, porque en las calles se abarrotaban las aceras, se obstruían las calles, como ahora, como siempre, para esperar a quien es Dueña del tiempo, Señora del amor y Madre de la Alegría.

Retoma la memoria sustraída por la enfermedad y sonríe y vuelve a soñar que ya no olvida, que pronto, muy pronto, se asomará a su ventana para recuperar su cordura y ver otra vez al amor de su vida junto a la Virgen de la Esperanza.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s