YO DE MAYOR SIGO QUERIENDO SER LINCE

            Ya parece que comienza a amortizarse la gran, necesaria e imprescindible inversión que la Junta de Andalucía decidió acometer, en los parajes de Doñana, en la construcción de dos preciosos y singulares puentes para que transitaran y pudieran atravesar el espeso viario que discurre por el parque, seguros y preservando cualquier riesgo a sus vida, los linces que habitan en el espacio protegido. Parece ser que las cámaras, porque tienen además instalados dispositivos de video para certificar la travesía de los felinos, han captado el tránsito de un ejemplar joven esquivando el asfalto de la carretera. Como lo oyen. Ya ha pasado uno. Por fin se justifican los dos millones de euros que la hacienda andaluza, o sea todos nosotros, destinó a este fin refrendando, una vez más, que la vida de estos gatitos está muy por encima de cubrir las necesidades de los cientos de miles de andaluces que malviven en la mayor de las precariedades.

            Mientras, en nuestras ciudades, nos vemos abocados a tener que soportar las irregularidades de los firmes de las carreteras –que levente la mano a quién no se le haya reventado una rueda o roto la dirección del coche-, a que el mobiliario urbano destaque por su ausencia, a que los principales monumentos y edificios singulares se degraden sin que nadie muestre el mínimo interés o que los colegios no puedan iniciar su actividad docente por falta de presupuesto para instalar la calefacción, reponer cristales en la ventanas, arreglar grietas o techos desplomados o en la aceras se formen verdaderas lagunas cuando apenas caen dos gotas. Dos millones de euros solventarían muchas de estas necesidades y hasta otras que todos tenemos en mente. Pero en este país sólo nos escandalizamos si un torero deja a su mujer, el equipo de fútbol de turno pierde un partido o porque una duquesa se casa con un plebeyo, como si no  pudiera hacer lo que quisiera con su vida.

            Publicitar el paso de un ejemplar de lince, por uno de los dichosos puentes –que me sabe a mí que andaba más perdido que el barco del arroz-, es querer hacernos comulgar con ruedas de molino, es intentar justificar un gasto injustificable. O lo mismo han hecho como quienes querían obtener beneplácitos y favores del rey Felipe IV –no quiero pensar siquiera que han seguido el modelo de los buceadores de Franco, que obtenía los ejemplares atunes más asombrosos, en caladeros de otras especies- que le ponían las piezas de caza atadas hasta que acertaba.

Quienes desgobiernan la Junta de Andalucía ya han dado sobradas muestras de su ineptitud y ahora además, de su innata torpeza. Con estos bueyes aramos, señores, con todos mis respetos a la irracionalidad de los bueyes. Y no es que me muestre contrario a la protección de esta especie autóctona, ni de su salvaguardia a los desastres del género humano, pero me parece excesivo el constante derroche y el desbarajustado y libre albedrío en el uso y manejo de los presupuestos, dineros que salen de los bolsillos de los contribuyentes, a los que hay que ofrecerles soluciones a sus demandas cotidianas, a sus problemas domésticos, que en la mayoría de las ocasiones solo obtienen en el más absoluto de los silencios.

Ya es hora de implantar la cordura en todos los estamentos políticos, de recuperar la noción de la realidad y asentar los pies en la tierra. En estos tiempos, asolados por el monstruo de la crisis, hay que racionalizar las inversiones porque son muchos los que están asomados al abismo de la desesperación mientras que unos linces viven a cuerpo de rey. Eso sí que son desigualdades sociales, señores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s