ASTILLEROS Y EL CIRCO DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

            No saben cómo van a poder seguir viviendo, cómo afrontarán esta negritud de futuro que se nos viene encima, porque ya no queda ni campo donde acudir a buscar un jornal, si no que se le pregunten a los olivareros.

            El inminente cierre de los astilleros de Sevilla será el fin de casi setenta años de actividad, de siete décadas en las que millares de familia podían contar con el sustento diario, donde sus familiares directos aspiraban a labrarse un mañana sin escasez, sin preocupaciones acuciantes, formándose en las escuelas aprendices que se mantenían en la misma factoría.

            Han tenido que ser funcionarios de la consejería de trabajo, de la Junta de Andalucía, los que comunicaran la decisión de cerrar los astilleros ante la grave situación económica que atraviesa, por la escasez de contratos –ninguno, el que tenían ha sido cancelado por el armador-, ante la falta de inversores que vinieran a solventar la agonía de una industria que está siendo sometida al mayor de los ningunéos. Los altos cargos políticos de este descontrol que es la Consejería productora de paro, únicos, cobardes e insolidarios responsables, ni siquiera han tenido la vergüenza de dar la cara, de poner los pies en las instalaciones industriales y presentarse como principales causantes de este engorro económico. Son los únicos culpables de la desesperación de los jóvenes obreros que nos han venido mostrando, los medios de comunicación, en los últimos días. Reflejaban, en la pesadumbre de sus rostros, el futuro hecho pedazos que le han servido, en bandeja de plata, estos servidores de sí mismos, a los que parece que el progreso les viene al pairo. ¿Qué harán ahora muchos de estos obreros, especializados en los menesteres propios del astillero, embarcados en la nave de la ilusión cuando pasen a engrosar las nóminas del paro, a ser un número en las estadísticas del Instituto Nacional de Empleo? ¿Quién podrá resarcirles todas estas ilusiones, que se van a pique, con el hundimiento de la nave de sus vidas? Mientras, en algún hermoso y espacioso despacho, con decoración de algún laureado y famoso estilista, habrán firmado la sentencia de muerte de la última gran factoría sevillana, de último gran reducto industrial que quedaba, sin temblarles el pulso, sin buscar una solución alternativa, sin lanzar un salvavidas donde poder asirse ante la desmesurada destrucción del tejido industrial andaluz y de los numerosísimos puestos de trabajo que se van al fondo del mar.

Ya no pueden ni fondear sus sueños en los oscuros lodazales de los quiméricos programas de reconversión que pregonaron, aquellos otros socialistas, en las medianías de la década de los ochenta, y que se quedaron en meras jubilaciones anticipadas y alguna que otra transformación de las industrias auxiliares en pequeñas empresas de manufacturas.

Será coincidencia, o no, pero son siempre los que se proclaman socialistas quienes arbitran medidas que van en contra de los trabajadores. Los periodos que mayor incidencia muestran en el número de parados, han coincidido con tramos en los que ha gobernado el partido socialista. Contrariamente al origen de sus idearios no sólo no han nacionalizado nada sino que, muy al contrario, han ido descapitalizando todo el entramado industrial de la nación, malvendiendo las empresas de capital público a otras de capital privado que han sabido sacarles los beneficios que siempre han tenido. Habría que pensar en contratar a estos señores que tan bien saben administrar los bienes que ponen en sus manos y no haber dejado al país como mero almacén de los productos que se realizan por empresas que antes eran españolas.

En nuestra Sevilla volvemos a desempeñar el papel de incrédulos y pedigüeños extras en este circo en el que la han convertido. Lo mismo podíamos instalar un circo en vez de dejar las instalaciones convertidas en un páramo. Los payasos ya los tenemos.

Esta entrada fue publicada en SEVILLA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s