ETA y LA HISTORIA INTERMINABLE

Escondiendo sus rostros bajo las escafandras que les hace irreconocibles ante el mundo, incapaces de ofrecer sus facciones y plantar cara, nunca mejor dicho, al anuncio del cese definitivo de su actividad asesina con la dignidad que merecen tantas víctimas inocentes, así han aparecido en nuestros hogares los mensajeros del terror, pronunciado este elocuente discurso que nos hace, de alguna manera, más felices en el día de hoy.

            Son  portada de todos los diarios nacionales, son cabecera de noticias de los programas informativos de televisión, son sonidos inundando los salones de los bares y hogares desde los aparatos de radio. Son los protagonistas de esta película de terror que empezó a rodarse hace cincuenta y cuyo rodaje finalizó ayer. Bien han jugado sus bazas para aparecer y pronunciar el discurso apelativo de la media verdad.

            El cese de la actividad criminal no deja de ser una mera concesión, muy importante para el logro de la paz y la tranquilidad social, a la galería pues quedan en el aire las más significativas decisiones, los silencios sobre el arrepentimiento, el perdón y la necesidad imperiosa de desmembrar toda la infraestructura logística, armamentística y financiera de la banda terrorista. La entrega sin concesiones.

            Es espeluznante que en la declaración del cese de su actividad armada no hagan mención al sufrimiento de los familiares de las víctimas, algo imprescindible para poder empezar a vislumbrar el final del túnel que conduce la verdadera paz, y no me estoy refiriendo a la física sino a la espiritual. Ni una nota de condolencia insinuada, perdida por la amalgama de palabras del comunicado. Sin embargo bien que expresan el dolor por el que han pasado en su “lucha” por la independencia de las Vascongadas, por la crudeza del combate al que han sucumbido “muchas compañeras y compañeros” -¿se estarían refiriendo a Yoyes y a otros a los que coartaron y procuraron una vida de terror con amenazas cuando decidieron dejar la violencia?- y rindieron homenaje por la valentía de sus acciones.

            Ni una frase, ni una sola palabra, para mostrar arrepentimiento, para pedir perdón por las ochocientas veintinueve víctimas de su imposición del terror como justificación de sus reclamaciones territoriales e independentistas. Ninguna tierra vale una mera gota de sangre, ninguna idea compensa la posibilidad de su entendimiento  con el asesinato. Ninguna referencia al lugar donde dejarán todo el armamento que poseen todavía, ni donde se entregarán para ser juzgados por los crímenes que aún están pendientes. Las cuentas no se saldan con una mera declaración de intenciones. Porque en esta lucha, como ellos la llaman, ha habido dos partes mu y diferentes. Los que han puesto los muertos y los que apretaban el gatillo.

La posibilidad de alterar este anuncio con otro comunicado en el que exijan la liberación de todos sus asesinos encarcelados es algo que podemos esperar en cualquier momento. Como si no hubiera pasado nada. Ahora pretenden establecer mesas de negociaciones con el estado. Ahora lo importa que los gudaris vascos salgan de rositas y puedan convivir, pasear y hasta tomar unas cañas con los familiares de quienes ejecutaron sin darle ninguna acción de defensa, sino ejecutándolos sumarialmente por el mero hecho de pensar igual que ellos.

El tiempo, cuando repose y las aguas dejen de bajar turbias, nos pondrá a cada uno en el lugar que nos corresponda en la historia. Cuando se lleve a cabo el balance veremos en qué libro de cuentas aparecen los números rojos y quién puso más en la consecución de las verdaderas libertades. Será necesario poder ejecutar una memoria de actividades y que los asesinatos no queden impunes porque estaríamos faltando a la justicia, a los valores que ésta entraña y a la posibilidad de construir un mundo donde la vida significase el principal valor y fundamento del respeto sobre hombre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s