ENSEÑANZA PÚBLICA y EDUCACIÓN PRIVADA

Explica José Antonio Vieira, secretario general del Partido Socialista Obrero Español de Sevilla, en un artículo que publica hoy Diario de Sevilla, que la enseñanza pública tiene dos objetivos fundamentales y distintos: formar buenos ciudadanos y, consecuencia de ello, que el nivel académico sea el más alto posible. Sin duda alguna, no descubre nada nuevo, ni aporta solución al gran conflicto que educacional que en este país se viene padeciendo desde que se instauraron las Lodes, las Logses y otras que han degradando el nivel educativo en España.

Cuando se instauró la democracia, muchos creímos que la educación pública iría mejorando al mismo ritmo que las ilusiones, que la cultura se implementaría como necesidad básica en la formación, que se implantarían nuevos métodos de estudio para complementar el modelo existente hasta el momento. Pero entonces nos sorprendieron y se dictaron leyes y normas para barrer cualquier signo –en todos los aspectos- que hubiera sido instituido y fomentado por el régimen anterior, aunque ello conllevara la destitución de métodos totalmente válidos y compaginables con la mejoras que debieron introducirse y no eliminar de un plumazo instituciones y grupos académicos que estaban formando a miles de ciudadanos, en profesiones y materias para el futuro. Quede como ejemplo, la supresión de las Universidades Laborales y los sistemas de enseñanzas como la EGB, BUP y COU, que funcionaban y cumplían con la necesaria preparación de ciudadanos en todas las materias y en todos los aspectos.

El cambio vino a modificar comportamientos en el alumnado y restricciones en los claustros de profesores que se han visto incapacitados para absorber el trepidante y caprichoso ritmo de cambios en los métodos educativos. Se formalizó, incluso, el avance de cursos de alumnos incapaces de reconocer la diferenciar entre una “b” y “v”,  para no hacer distingos emocionales con aquellos que esforzaban y estudiaban, por mor de no traumatizarlos. Se instauró oficialmente la vagancia y la desobediencia, siempre en pos de la debida libertad y  el respeto.

Señala el Sr. Vieira que las instituciones privadas vienen beneficiándose de las subvenciones que se destinan a educación si bien no observa, ni hace ninguna referencia, al alto grado de solicitudes de ingresos que tienen que atender porque la sistema de enseñanza pública es incapaz de absorber o porque hay centros en los que el nivel de formación deja mucho que desear, y no precisamente por los profesionales que atienden estos centros, sino por el desánimo y la falta de motivación ante las actitudes y aptitudes violentas y educacionales del alumnado hacia ellos, que ha motivado y derivado en muchos casos en procesos patológicos psíquicos. Debería recordar el Sr. Vieira que los ciclos formativos que se imparten, tanto en la pública como en la privada, es la misma y afecta a todo el sistema educativo del país y que vienen impuestos por la presente legislación en materia formativa, desde el ministerio de Educación. Si hay mayor número de solicitudes en centros privados será por la mejor consideración, entre padre y tutores, de sus planes de enseñanza, sin olvidar que la mayoría de los políticos, sin distingos de signos, prefieren escolarizar a sus hijos en centros religiosos católicos donde se imparten y compagina todavía nociones y valores. Los que sostienen que la Iglesia católica es una institución retrógrada y clasista, acuden a sus escuelas buscando precisamente la formación y la instrucción en los valores fundamentales de la vida. Es que ni siquiera son congruentes con su pensamiento.

Esperemos que la enseñanza pública encuentre el camino por el que transiten los jóvenes para su adecuada formación. Los paupérrimos planes conformados hasta el momento sólo nos han traído niveles culturales muy bajos y universitarios escasamente formados, poco incentivados y con las miras puestas en la consecución de una plaza funcionarial que le reporte grandes beneficios con el mínimo esfuerzo. Claro que eso es lo que han venido aprendiendo con los últimos sistemas educativos. Así nos va.

 

 

*Yo he estudiado siempre en escuelas públicas y soy partidario de la educación gratuita.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, POLÍTICA, SEVILLA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s