DON JUAN TENORIO o HALOWEEN

            No entiendo, ni llego a comprender, por qué ha tomado tanto arraigo este fenómeno extranjero, que muchos llaman fiesta, de Halloween. Hemos presumido siempre del acervo cultural que mantenemos y defendemos, de las arraigadas tradiciones que se desarrollan, desde siglos, en esta hermosa tierra, de las fiestas populares que se repiten y hasta copian en otros lugares del mundo. No estamos huérfanos de tradiciones seculares tampoco. Desde hace siglos se celebra la festividad de Todos los Santos. Los cementerios se abarrotan para honrar la memoria de los muertos, de los seres queridos que han traspasado la frontera terrenal  pero que siguen viviendo en el recuerdo y la memoria de sus descendientes.

            Desde hace algún tiempo hemos visto como la colonización anglosajona no se contenta con exprimir económicamente a sus países satélites, sino que exportan con grandioso éxito sus relativamente jóvenes tradiciones. Debe ser esto que están llamando globalización, también cultural.

            Hace muy pocos años, en la víspera de la festividad de Todos los Santos, las casas se ungían de un halo de misterio familiar y la memoria devolvía las imágenes de los seres queridos que habían fallecido. No importaba el tiempo, sólo el recuerdo. Se encendían mariposas, unas pequeñas luminarias que sustentaban su existencia sobre un poso de aceite, y que daban luz a las viejas fotografías que retenían la inmensidad de las miradas, como una cariñosa intención de dotar de luz los espacios que ahora habitaban, de procurarles las señas de un camino de amor en esta tierra. Era una forma de invocar el amor de las ánimas, de mantener la certidumbre de que aún continuaban con nosotros. Una ancestral tradición que se pierde la noche de los tiempos, tal vez cuando los primeros cristianos dignifican las truculentas muertes de los mártires.

            Pero había signos que delataban la melancólica grandiosidad de esta celebración. Era la aparición, casi fantasmagórica, casi irreal, de la figura de don Juan Tenorio, el noble y libertino sevillano, que quedara inmortalizada en la teatral obra de Zorrilla y que ha sido motivo de inspiración para novelas, cuentos y óperas. Todo el romanticismo de la primera parte de esta grandiosa representación venía a desprenderse en las últimas escenas. Todas las tretas amorosas, las truculentas engañifas para obtener los favores de la joven doña Inés, vienen a sucumbir en la cruda realidad de un fin igual para todos. De sirven las pendencias, ni acaparar inmensas fortunas, ni la obtención de favores esporádicos de jóvenes y doncellas, pues todo viene a resumirse en el final de la vida, sin distinción de clases. Todo tiene límite y precio y nadie escapa a su retribución.

            La inspiración de esta obra y el cónclave en el cementerio de don Juan y las fantasmagóricas presencias de sus ajusticiados y donde el burlador sevillano hace acto de contrición y arrepentimiento ante los sepulcros de D. Luis Mejía y D. Gonzalo de Ulloa, es la mejor muestra de la antigüedad de la tradición y el respeto a los antepasados, al cuidado y guardia de la memoria. Son los muertos el referente de la vida de los vivos.

            Por eso sigue extrañándome mucho que nuestra mejor tradición, la heredada no la impuesta por las modas y modismos de otras culturas, se vea relegada al ostracismo y se haya beneficiado a otra exterior, casi sin sustento religioso, paganizada y desenraizada de sus orígenes, por una generación que comienza  a mostrar signos de banalización cultural, de desarraigo de sus costumbres, centradas y originadas en un conjunto de profundidad espiritual, y prefiera éstas otras que no tienen sentido en nuestra sociedad, tal vez porque tienen un carácter más festivo y lúdico, sin ningún elemento para la elevación del ánima, a la que tal vez deseemos recuerden nuestros hijos cuando posemos el espíritu en el seno del Creador.

Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s