DON MANUEL LOSADA EN LA MACARENA

           

 Aún no nos conocíamos personalmente y ya era preso de su figura, de su preparación y su cultura. No teníamos referencias, el uno del otro, y ya me figuraba su bondad y sinceridad galopando por el entramado de sus venas. Es un hombre metódico, muy sistemático en sus comportamientos, celoso de sus ideas, tan es así que nunca promulga ninguna si mantener la más absoluta certeza, sin la seguridad para mantener su creencia con firmeza. Su ideario nace de la razón más escrupulosa. Sin embargo mantiene la sensibilidad de las cosas minúsculas, esas que importan y que se adhieren al corazón para hacerlo grande.

            Todo cuánto ha conseguido en su vida ha venido ungido al trabajo y la dedicación, quizás por eso ha sabido valorar cuanto se le ha devuelto en forma de agradecimiento, en homenajes y reconocimiento. No es fácil sobrepasar las dimensiones científicas humanas, transgredir el conocimiento de manera tan exhaustiva y pletórica y seguir manteniendo la sencillez y el aplomo sentimental de su origen. Este sevillano de preclara mente y sabiduría rancia, sin falsos abolengos que adormezcan su memoria, al que le gusta y sustrae la conversación serena, conoce los entresijos de la bioquímica como pocos en el mundo, por eso extraña verle en ámbitos donde la materia se convierte en espiritualidad, en donde lo etéreo se consolidad y aploma. Por ello su fe es férrea, sincera y honesta, porque contraviene su pensamiento la profundidad dogmatica de la más certera esperanza.

            Es un orgullo y un inmerecido honor que D. Manuel Losada Villasante me premie con su amistad y muy especialmente su esposa Dª Antonia Friend, cuya devoción a la Santísima Virgen de la Esperanza, me congratulen con su aprecio y la familiaridad con la que han acogido. He disfrutado mucho conociendo sus vivencias y experiencias con D. Severo Ochoa de Albornoz, su prócer y mentor, su maestro y confidente amigo, durante muchísimos años, de quién relata anécdotas curiosísimas.

            D. Manuel Losada Villasnate ha sido Premio Asturias de Investigación Científica y Técnica en 1995. Realizó la carrera de Farmacia en la Universidad de Madrid, en la que se licenció con premio extraordinario en 1952, y en donde obtuvo su título de doctor cuatro años más tarde. Amplió luego su formación en el Instituto de Edafología y en la Universidad de Munster (Alemania) y después en los Laboratorios Carlsberg (Dinamarca), gracias a sendas becas concedidas por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En 1958 fue pensionado por la Junta de Energía Nuclear en el Departamento de Fisiología Vegetal de la Universidad de Berkeley, en California, en la que continuó desarrollando sus investigaciones sobre bioquímica en el Departamento de Fisiología Celular hasta 1961. A su regreso a España, realizó labores magisteriales en la Facultad de Ciencias entre los años 1963 y 1965, hasta que en 1967 ganó la cátedra de Química Fisiológica en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Sevilla. Un año más tarde fue designado Jefe del Departamento de Morfología y Fisiología y de su sección de Química Fisiológica en la Universidad de Sevilla y jefe del Instituto de Biología Celular del CSIC. Además, fundó el Instituto de Fotosíntesis en la capital hispalense. Entre los numerosos éxitos profesionales de la vasta carrera de D. Manuel Losada se encuentra haber conseguido la fotosíntesis del amoníaco, así como una serie de estudios sobre las proteínas de algas partiendo de nutrientes inorgánicos y sirviéndose de la luz solar como única fuente de energía. Además se le considera el padre de los estudios sobre bioenergética en España. Los resultados de sus investigaciones se han publicado en prestigiosas revistas científicas de todo el mundo, así como en varios libros de texto. Es miembro de numerosas sociedades científicas como la Biochemical Society, la Americam Society of Plant Physiology, o la British Photobiology Society; también forma parte de la National Geographic Society, la Societé de Chimie Biologique y la Japonese Society of Plant Physiologists.

            Leyendo su curriculum, del que me he permitido subrayar sus más importantes reconocimientos, pudiera parecer que su dedicación profesional hubiere restado tiempo a otros menesteres. Su capacidad de trabajo, fuera de toda duda, ha proporcionado otros placeres al mundo, a su ciudad. En una magnífica y sobre saliente conferencia, en la sede de la Hermandad de Santa Marta, pronunció una de las conferencias más hermosas que jamás he oído, pues en ella relata y concreta la existencia de Dios desde una posición científica y recientemente ha colaborado con la Hermandad de la Macarena escribiendo unos de los artículos que figuran en la nueva publicación, de nuestra querida, “Esperanza Nuestra”, en que alude a la figura de la Santísima Virgen como portada del gran mensaje de la humanidad, y que no es otro que el de la Esperanza.

            Un honor D. Manuel, haber podido compartir momentos tan entrañables con usted, su esposa y su familia, muy especialmente con su hija María y Juan Luis su esposo, y por haber aceptado mi propuesta para esta colaboración en la nueva aventura macarena.

.

Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s