CAMPANILLEROS

Un rumor armónico va ascendiendo por la calle. El caudal musical viene precipitándose conforme la pequeña comitiva se va acercando. No traen en sus cantos corales una afinación operística, ni tienen más formación musical que la que han extraído de sus sentimientos, un códice inscrito en el pentagrama de la emoción, donde las notas musicales fluyen desde el alma. Vienen fundiendo la noche con los sencillos cánticos que nos avanzan la grandeza que está por llegar. Son el anticipo alegre de la alegría que supone el nacimiento de la Paz, de la implantación del amor y el cariño en el alma. Son el anuncio melódico, de sentires locales, de la gran obra redentora de Dios para con sus hijos, la salvación que nos ofrecer el Todopoderoso plasmada en la sencillez de un villancico, el tono popular que se transforma en heraldo melódico de la ilusión. Llegan sorprendiendo la cal de los edificios, despojando la memoria del manto donde se cobijan y calientan los recuerdos, las mismas letras que conllevan la nostalgia de siempre. Atraviesan la espesura del frío que vierte sus afilados cuchillos sobre las voces. Rompen los silencios que se guarecen en los zaguanes donde buscan refugio y calor, donde entonan estas salmodias populares que alaban al Señor, que bendicen con sus alegrías las grandezas de la Virgen con las metáforas más hermosas, con las alusiones costumbristas que desatan las emociones porque nos acercan el misterio de la Encarnación hasta los mismos límites de nuestros usos y costumbres. Nos trasladan el gran acontecimiento hasta los límites del barrio, haciendo próximo lo que sucedió en Palestina. Qué hermosura y qué grandeza saberse parte de la historia, ser sueño del Dios que duerme. ¿Oís la canción? ¿Oís el rasgueo de la guitarra confabulada con las voces cantando el advenimiento de la Esperanza? Asomaos a las ventanas y dejad que la hermosura consuma vuestros oídos, que los cánticos populares planeen por las estancias, que se confundan con los aromas de los dulces recién hechos, que flirteen con el aire para construir las cadenas que nos hagan reos de la nostalgia. Dejad que se aposenten en los lugares y nos traigan la presencia de quienes faltan. Sabed que nos traen en sus voces los te quiero, los abrazos y los besos que nos daban y que guardamos con celo en el fondo de la arcada, en la más profunda sima del ser. Un cántaro y una alpargata van marcando las pautas a los sones campanilleros, el almirez se erige en tenor, en susurro callejero que la despierta la atención mientras una botella de anís se torna sonora arpa y el tiemble de la pandereta en arpegios de dulzura que a la voz sirve de compaña. Todo el grupo se concentra en torno a dos guitarras. Se alza una voz que tuba la templanza y comienzan las alabanzas, que el Niño Dios ha nacido, que los pájaros cantan, que las campanas se ablanda de redoblar y redoblar, de pregonar tanta gracia de La que es pura entre las puras, la bendita sembradora de Esperanza. Llegan los campanilleros y nos vuelcan en sus tonadas toda la tradición de la Navidad. Sus canciones caminan por el alero de las emociones y hacen que nos asomemos a la ventana por donde mana la sabiduría popular. Melodías y romanzas que enervan la sinrazón para instaurar la melancolía o exaltar la alegría del nacimiento del Niño Dios. Vuelven los campanilleros con el sabor del anís, con el aroma de la alhucema, a inundar nuestras casas con letrillas engalanadas, con el primor de unos versos que vencen la nostalgia. Vienen los campanilleros para ocupar nuestras plazas, para asediar el corazón y llenarlo del anuncio de la llegada. Vienen los campanilleros proclamando la bonanza del nuevo tiempo. Vienen los campanilleros anunciando que retorna la Esperanza.

Esta entrada fue publicada en HERMANDAD DE LA MACARENA, SEVILLA, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s