La fuente de la dignidad

Cuenta Luis Mateo Díez, en su novela “La fuente de la edad”, las peripecias que corren, durante los penosos años cincuenta en una ciudad de provincias sumida en la penuria y el olvido, los integrantes de una peculiar Cofradía -más encaminada a lo etílico y a lo esotérico que a los rigores de la penitencia- cuando inician una noche una disparatada aventura, dirigida al hallazgo de una mítica fuente de aguas virtuosas, de la que un día bebió, a lo que parece, un eximio canónigo de dilatada memoria y que procura la longevidad vital. La aventura de los idealistas personajes marcará la línea simbólica a partir de la cual se abrirá una vía de escape del mundo estrecho y ramplón que les rodea. Los quijotescos soñadores intentan desprenderse de sus anodinas vidas con la marcha hacia la inmortalidad y durante la expedición cada uno elucubra en lo que dedicará ese tiempo suplementario que la nigromancia les adjudicará.

Todavía hoy, en esta ciudad que bien pudiera ser la misma que el escritor leonés describe en su novela, continúa algunos creyendo que a estos políticos, que tan mal gobiernan Andalucía, les queda credibilidad y guardan todavía ese respeto por quienes depositaron un día su confianza y sus idearios. El tiempo, este largo periodo andaluz que han convertido en régimen, al más puro estilo de una república bananera, ha venido a certificar la defunción de los idearios políticos, especialmente aquéllos que se sustentaban en los movimientos de masas obreras y populares. Ya no quedan, excepto cuatro nostálgicos que siguen buscando la fuente de la felicidad, movimientos de lucha para reafirmar el socialismo –que en paz descanse- pues sus dirigentes se han encargado de apuntillarlo en el ruedo ibérico.

Hace unos días, un destacadísimo dirigente nacional del partido que todavía rige, para desgracia nuestra, los designios de Andalucía, manifestó públicamente, sin tapujos, que su partido era la formación de la clase media alta española y se quedó tan pancho. Resulta que entre las siglas que definen la ideología del partido al que representa figura una “O”, aféresis de obrero, movimiento del que definitivamente se desvinculan para acercarse, cada vez más y de manera más latente, a otros más acorde con su proceder metodológico. Esta afirmación rubrica la necesidad de la recolocación ideológica que está sufriendo el partido en mención y que reafirma la podredumbre que viene azotando sus más firmes estructuras.

Todavía, digo, quedan unos pocos románticos que mantienen firmes sus bases ideológicas y cegados por ellas, los árboles no les dejan verle bosque. Algunos conozco a los que el cimbronazo de las últimas golferías los ha dejado descolocados, cuando no con el culo al aire. Incluso utilizan ya términos para conferir alguna respetabilidad de los políticos en los que se miraban.

Se ha enmohecido la maquinaria propagandística y no tienen coartadas para demostrar su inocencia. Sin más, el ínclito e inculpado ex director general de Trabajo, con los últimos estertores, amenaza a sus antiguos compañeros de partido y juergas, digo perdón, de fatigas con tirar de la manta si no es readmitido en el cuerpo de funcionarios de la administración autonómica antes de acceder a la alcaldía de El Pedroso.

Tras estos esperpentos y tomaduras de pelo, las bases socialistas deberían organizar una expedición para encontrar la fuente de la dignidad perdida y comenzar una nueva lucha para reivindicar la reposición de la realidad y no continuar viviendo en la inopia, en la creencia de que aún quedan dirigentes, en sus organigramas, con la decencia y la formación humana suficiente para no sucumbir a los oropeles y relumbrones que se sirven, en bandeja de plata, desde las consejerías de la Junta de Andalucía

No podemos consentir este engaño y este fraude a la sociedad andaluza, ni dejar que nos confundan con sus enjuiciamientos sobre la realidad y la ficción, sobre la lucha de este disparate que está robando la inocencia a una sociedad que comienza a perder de vista la grandeza de la imaginación.

Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, POLÍTICA, SEVILLA, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s