La educación ya no está de moda

            Cada vez entiendo menos las cosas que suceden en esta ciudad, que no es ni más ni menos que lo que puede estar ocurriendo en otros lugares del mundo. Esta preocupación mía, debe ser cosa de la edad, de los avatares de la vida, que va horadando los sentimientos y nos los agria. O tal vez se producto del amor y la pasión que siento hacia sus cosas, hacia las conductas y comportamientos de quienes tenemos el placer de habitarlas.

            De un tiempo a esta parte observo con estupor cómo se va deteriorando la convivencia y el uso de las buenas costumbres, del arraigo por la educación y por las buenas formas. Y sobre todo el respeto. Hay una generación de sevillanos que han sucumbido a esta “modernidad” de la tecnología, que ya se ha apoderado de todo, a adueñarse de nuestros comportamientos y vidas, y la globalización de sus conductas sociales, en la manera de comunicarse. Han preferido el aislamiento a la sociabilidad. Han sucumbido al ultramundo de la soledad incluso para jugar. Cierto es que las condiciones que impone el nuevo modelo de sociedad poco favorece la apropiación de la calle, por las turbas infantiles, para convertirla en terrenos de juegos. Y eso nos culpabiliza a todos y nos hace responsables de esta deshumanización que va ganando el terreno, a pasos agigantados, a los antiguos modelos de vida y nos relega al detrimento de la expansión de la imaginación. Nos hemos acostumbrado a que otros piensen por nosotros, a que nos maravillen sus productos de ocio y nos construyan mundos virtuales que nos absuelvan de nuestro propio poder creativo. Y se lo hemos transmitido a nuestros hijos. Pero me extraña, digo, la carencia absoluta de educación en un sector importante de la juventud,  a la que los valores, que nosotros asumimos como imprescindibles, le resultan extraños cuando no un modismo en desuso. Y eso es lo preocupante.

            Le reprochaba una señora a una joven, en la cola del autobús, la falta de respeto por no guardar el orden que se habían preocupado de establecer quienes esperaban el transporte público y aquélla le respondía, con desaire y malos modos mientras se adentraba en el vehículo, que era una antigua, un carcamal, que eso de la cola era una cosa en desuso y que ya nadie la guardaba. De nada sirvieron las protestas de la mujer porque la joven en definitiva comenzó a ignorarla una vez conseguido su propósito, que por lo visto era asegurarse el acomodo en un asiento, durante su trayecto de autobús. Siendo grave la situación –que por cierto no llegó a mayores gracias a la mediación de otra señora- lo realmente escandaloso es la aseveración de la joven. La educación ya no está de moda, como si el respeto fuese una prenda de vestir que se arrincona cuando no satisface nuestros gustos.

            El comportamiento de esta joven nos es más que la consecuencia del absentismo formacional del que hemos hecho los padres. No hemos sabido transmitir a nuestros hijos las precisas y básicas normas que hacen posible la convivencia, que la fortalecen y conduce al entendimiento. Hemos abusado de la arbitrariedad en la transmisión del ideario de libertad que hicimos nuestro y que tanto nos costó conseguir hasta llegar a desvirtuarse en el libertinaje del que hacen gala algunos. Tal vez, el mal funcionamiento de los diferentes sistemas educativos haya contribuido a la desamortización de las mínimas y precisas conductas de educación. Pero la raíz del problema radica en la falta de comunicación, o en la inadecuada información que hemos hecho llegar a nuestros vástagos. Para muestra, un botón. Hay padres que ríen la gracia de sus hijos cuando éstos tiran un papel al suelo, y hasta lo justifican porque así dan trabajo al barrendero o cuando lanzan un exabrupto maldiciendo la honorabilidad de otra persona, porque es el signo inequívoco de alcanzar la madurez.   Esta permisividad no es signo de acercamiento a la familiaridad, ni es muestra alguna de complicidad entre padre e hijos. Es una falta absoluta de respeto a quienes nos rodean que pueden llegar a exclamar incluso, que de tal palo tal astilla. No es banalidad saludar y mostrar una sonrisa a quienes nos saludan y nos sonríen. No seremos más modernos, ni más capaces de acatar modas si nos olvidamos de la educación y el respeto.

Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, POLÍTICA, SEVILLA, Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s