¿Qué hace un curo en Gran Hermano?

             No sé si es producto de la descomposición general de la sociedad, de la que no se libra ni el clero, o una huida hacia delante de los nuevos aires de la curia, que se rebela contra la cúpula diocesana dirigente. Un cura participando en Gran Hermano, aunque me informan que existe el precedente, en este mismo claustrofóbico espacio televisivo, de un seminarista que hacía la delicia de las jóvenes espectadoras.

            Debo decir que no he visto ningún programa de este bodrio que alimenta a mentes menguadas, pero ha llegado hasta mí el hecho. Debo ser un espécimen raro porque entiendo que la vida consagrada tiene otros matices, que se desarrolla en otros ambientes. Está bien que la Iglesia, y así lo hace desde sus comienzos, utilice los medios a su alcance para propagar y difundir el salvífico mensaje de Cristo. Recuerdo al padre Mundina fomentado la floricultura, el cuidado y mantenimiento de las flores en los jardines, con aquellas amenas y didácticas charlas que se emitían a través de la televisión, cuando un solo canal era capaz de sostener el entretenimiento de todo un país. O al padre Cué con sus pedagógicas y ejemplarizantes conferencias televisivas, luego reunidas en un magnífico libro titulado “Mi Cristo roto”, y que tanto bien hicieron en mi generación. Muchos son los ejemplos de sacerdotes que se han puesto delante de un micrófono o una cámara para, de las maneras más versátiles, acercar la palabra de Dios a los hombres, para fomentar las buenas obras entre quienes se obstinan en separarse del camino, por la dificultad que entraña seguir la senda con la rectitud debida. Muchos han sido los religiosos que han bien utilizado, y siguen utilizando, los medios de comunicación para alcanzar el fin. Lo que me sorprende, y  he visto en internet, atraído por los comentarios que me han llegado, para formarme una opinión más o menos consecuente y justa, es que la diócesis a la que pertenece este sacerdote no le haya impedido su participación en el bodrio más visto de la televisión española. Y no lo digo por su apariencia, que el hábito no hace al monje, ni por la utilización de unas prendas de vestir, ni por el abuso de un vocabulario más o menos coloquial, sino la aptitud y actitud con la se muestra. No es la más adecuada para la transmisión de los valores que pregona la Iglesia. Por eso entiendo la decisión que ha tomado la congregación episcopal de proceder a la suspensión de la vida consagrada, a sus ministerios y funciones como todo trabajo pastoral, la celebración pública de la Eucaristía, la predicación a los fieles y la confesión a los mismos.

            Muy poco debieron importarle a D. Juan Antonio Molina las advertencias que se le formuló desde su congregación si se obcecaba en continuar con su participación en el reality de Telecinco porque entró con inusitada alegría en el estudio donde se realiza. Muy poco debe importarle el juramento a la vida consagrada a la que se comprometió cuando se ordenó porque aun conociendo la suspensión de sus funciones sacerdotales, decidió seguir en esta aventura. Estas conjeturas y actitudes, que ponen en entredicho el verdadero sentido de la vida consagrada, carecerían de valor si no fuera por las declaraciones, rotundas y cargadas de verdad, visto lo visto, que realizó Su Santidad Benedicto XVI indicando que «la mayor amenaza para la Iglesia no viene de fuera, de enemigos externos, sino de su interior, de los pecados que existen en ella».

            Entre los votos que un sacerdote  asume cuando se ordena están el de la humildad y la obediencia, el de la entrega a los demás y alcanzar la perfección propia, que es un excelente modo para transmitirla a los semejantes, siguiendo el consejo evangélico: «Si quieres ser perfecto, vende lo que tienes y dalo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo».

Juan Antonio no cumple con los preceptos establecidos y por ello debiera reconsiderar seguir perteneciendo al cuerpo de los elegidos por Dios para el ejercicio del magisterio doctrinal que se les encomienda. Porque la Iglesia no es lo que se representa en las pantallas con la presencia y actuación de este cura, es un valor más serio, más comprometido, más importante y grande. Personajes como Juan Antonio son los que nos desacreditan ante quienes ponen en duda los valores que transmiten, los que tiran por la borda los grandes trabajos, los ejercicios de solidaridad y amor que viene desarrollando desde que Cristo pisó la tierra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s