Entre tú y yo

            ¿Es el tiempo el que ha sembrado de olvidos los campos de las vivencias? ¿Es la edad que viene a rompernos la frágil celosía que retenía los momentos que llegamos a compartir y por dónde se escapan atropelladamente para fundirse con el aire que ya no respiramos? ¿O ha sido, quizás, la distancia que nos ha descubierto la moderación a los impulsos juveniles que tanto nos divertían? Entre tú y yo siempre hubo una leve cuerda que nos unía, que nos mantenía conectados en la consideración y en la presencia, aunque los espacios y las distancias gritaran desaforadamente que la lejanía hacía imposible que nos deleitáramos observándonos, perdiéndonos en las profundidades oscuras de los ojos, descubriendo que no hay nada más hermoso y bello que mantener las pautas del silencio, como preclaros pregones de sentimientos adolescentes, como únicos vínculos del amor que se transforma en amistad, porque el amor viene a sorprendernos por otras latitudes, que nos conduce por otros derroteros para anegarnos de pasión. Misterios de la vida.

            No recuerdas los primeros sentimientos más que cuando resurgen del limbo, cuando recuperan la corporeidad y se hacen tangibles en las yemas de los dedos, con una imagen que se presenta de improviso, que se hace presencia en el lugar más inhóspito, en el momento más inadecuado. Llegan galopando por los desfiladeros que hemos horadado con los recuerdos, esos surcos que nos levantan la piel y dejan el corazón al descubierto, tan indefenso como la primera tarde del primer encuentro, en ese desamparo de la inocencia que antecede al primer roce de unos labios, a esa orfandad que precede al adiós mientras las sombras son engullidas por las esquinas, por las vericuetas y enrevesadas calles que conducen a la desolación.

            No recuerdas las primeras risas que se volatilizaban en el aire, que ascendían en los torbellinos de la alegría y que eran absorbidas por las claridades de la tarde, en esas últimas horas que la precedían en su debacle, cuando se comenzaba a fundir el cielo y una fragua se erigía por el horizonte y moldeaba ilusiones a golpe de martillo y yunque, cantos de martinetes que resuenan en los estanques donde yacen sumergidos los sueños bajo losas de verdades, de impulsos arrancados a la sinceridad que florece en el alma y que se marchita con la primera desilusión, tal vez porque se riega con la acidez de las lágrimas. Son los recuerdos que nos mortifican y desvirtúan el presente porque provienen de un tiempo que ya sólo pervive en la historia de un lugar.

            Entre tú y yo, que confinamos los secretos de la inocencia robada en el baúl de los silencios, hay una amplia distancia incapaz de solventarla el puente de la memoria, hay veredas recubiertas de verdianas que no dejan ver las pisadas, que disimulan las huellas de los pies que la pisaran, que han olvidado los trancos presurosos que acortaban las distancias y rendían las ausencias con su contundente marcha. Entre tú y yo sólo queda la nostalgia, la prófuga sensación de una pieza inacabada, la sentencia de un adiós que se formula sin calma porque toda placidez fenece al pronunciarla.

            ¿No te acuerdas que fue una ilusión pasada, que la vida sigue cierta y el rumbo de su discurso nada guarda, nada cambia aunque todo te parezca tan real y haya presencias que caminan a hurtadillas por los aleros del alma? Entre tú y yo hay una luna simulada que se asoma a los tejados y deja velada la caricia de una brisa que se desliza por debajo de las ramas del robusto y viejo laurel donde quedó tu risa y el hueco de mis palabras. ¡Ay, tiempo que al tiempo ha vencido! Ya viene asomando su cara, con el resplandor y su gracia, un nuevo amor más jovial y más galano, ya se acerca sobresaltando mis ansias, destrozando mis defensas. La debilidad es el maná que refuerza mi sentir. No te olvido porque auspicio mis recuerdos en tus claridades atenuadas, en la vaporosa mansedumbre de una llama, en el temblor de una rama que comienza a acicalarse con verdores que te extrañan, que sorprenden las miradas. Comienza a rejuvenecer, rememora mi presencia. Entre tú y yo hay un idilio secreto que sólo conocen el aire y los cielos. Te tiendo mi mano, cimbrean los cimientos que soportan mis sentidos. Ya atisbo tus esencias. Vienes a recuperar la memoria de tus sentimientos, a devolver la alegría de luz que despliegas y son presagios noticias buenas. Entre tú y yo, primavera, siempre estuvo la esperanza, siempre anidó la certeza de que nos volveríamos a ver para destronar la tristeza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s