Pilar Bardem se queda sin calle… por fin

            La sintomática y coherente actuación del gobierno municipal, con las promesas electorales que incluyó en su programa de gobierno y que publicitó durante la campaña electoral, viene refrendándose con la práctica de su concreción. No creo que nadie de sus votantes no quienes se mantuvieron al margen de su elección se sientan defraudados con esta actuación. Hasta la fecha todas sus actuaciones, que nos pueden gustar más o menos, que pueden llegar a ser más o menos acertadas, entran dentro de sus propuestas de actuación y creo que a nadie engañan. Sus detractores, incluso, confirman que la política de actuación se corresponde con la coherencia de sus ideas en un intento de demonizar sus realizaciones, hechos consumados que no sólo no ofenden si no que enorgullecen a sus ejecutores. De momento, al menos, son coherentes con sus ideologías y el resultado final será el que eleve un veredicto.

            La normalización de la vida cotidiana era un factor determinante, que debe venir precedida por oír a los que demandan y elevan sus quejas por las cosas menos significantes, esas que a veces no se le presta demasiada atención porque no tienen una trascendencia mediática importante. La voz popular debe ser tenida en cuenta y en la medida de lo posible, ser atendida. En ejercicios anteriores se hizo caso omiso a muchas peticiones populares, se ignoró las voces de un sector de la población que se veía ignorada porque sus proclamas no eran suficientemente importantes, a juicio de los anteriores gobernantes. Así se fue construyendo una nueva ciudad, se fue destruyendo el mejor de sus patrimonios e incluso se denostó la historia más cercana porque se creyó que infringía la dolorosa memoria de algunos que, como luego ha quedado probado, no era más que revanchismo. Se sustituyeron, en el nomenclátor de la ciudad, nombres que nada tenían que ver con la aplicación de la norma sobre la memoria histórica, descubriendo el total analfabetismo de los políticos que nos regía, y nominaron a hermosas y amplias vías con nombres de personajes que ya, incluso en el momento de de su distinción, pasaban y ninguneaban a esta invicta ciudad, mientras singulares y destacadísimos sevillanos, muchos incluso viven, pasaban la ostracismo más irrespetuoso, y cuando son destacados se les adjudica un espacio tan ridículo bufo como el que asignaron a Antonio Rodríguez Buzón, que creo que por no tener no tiene ningún número en la calle.

            De este modo, y a petición de los vecinos del Tiro de Línea, que han recordado a esta ciudad y a su máximo mandatario los constantes desaires de la actriz Pilar Bardem hacia el inmerecido honor que se le concedió, se volverá a resarcir otro de los graves errores de anterior Corporación y esta vía pasará a nominarse Calle de Nuestra Señora de las Mercedes, que es la propuesta que han girado los ciudadanos de esta parte de la ciudad, tras conseguir casi tres mil firmas.

            Creo que es una acertada rectificación, un hecho de justicia, que esta señera avenida pase a denominarse de esta manera y recupere el origen toponímico de sus principios. Los hermanos de la corporación de Santa Genoveva, que fueron quienes iniciaron esta acto de ecuanimidad y reconocimiento –¡verdad Javier Bonilla!-, deben mostrar su orgullo y satisfacción por esta consecución, por este retornar al principio. El trabajo realizado para esta consecución ha fructificado, ha obtenido respuesta inmediata desde la casa consistorial y breve se rotulará la calle con el nombre de la Virgen que preside el corazón de sus habitantes.

            Lo lamentable, y que viene refrendar la poca o nula importancia, el poco respeto que ha demostrado siempre la actriz Pilar Bardem para con Sevilla y sus habitantes, son las declaraciones que ha efectuado tras habérsele comunicado su eliminación del nomenclátor de la ciudad, expresando que “a mí, que no le caiga bien a gente que tampoco me cae bien, me parece una cosa maravillosa”. Y se queda tan tranquila. Claro, que al fin y al cabo, no es de ella la culpa, sino de los inútiles que un día la propusieron, sin ninguna petición que mediara para ello más que su propia obcecación, con un honor que no le correspondía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s