A vueltas con la calle Pilar Bardem

            No creí que el simple y mero hecho de cambiar la nominación de una calle pudiera traer tanta polémica y tantos comentarios. No es un hecho trascendental aunque algunos comienzan a tomárselo así, como si le fuera la vida en ello. Se pronuncian achacando imputaciones de carácter revanchistas, como si el motivo que nos  trae no hubiera venido precedido de la aplicación de una norma que mantiene ascendencias reivindicativas, si no con presunciones de rencor. Cuando toda una generación daba por concluido un ciclo odios y rencores llegaron otro a reavivar los rescoldos y levantar candelas que pueden producir escozor y levantar ampollas. Pero ése es otro tema muy distinto al del cambio de rotulación en el nomenclátor de la ciudad, aunque venga precedidos por la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica.

            Comentaba el escritor y periodista Antonio Zoido, en la tribuna que le ofrece El Correo de Andalucía, aludiendo a este cambio de nombre, que venía cantado ya, de la calle Pilar Bardem por la de Virgen de Nuestra Señora de las Mercedes, que la iniciativa tenía cierto tufo intolerancia y esta petición, a la larga, redundaría negativamente en la corporación cofrade del lunes Santo. Debo disentir de esta opinión y me extraña mucho esta decantación del escritor porque es un hombre ecuánime, metódico y razonable en sus pronunciamientos y porque además ha escrito mucho, bueno y bien sobre la semana santa sevillana, a la que conoce y aprecia. Pero me parece excesiva esta consideración hacía la Hermandad del Cautivo que profiere públicamente mi admirado escritor y periodista, al que sigo en sus columnas de opinión casi diariamente.

            La Hermandad en ningún momento ha actuado guiada por ninguna directriz política, ni institucional. Esta Hermandad, que suele hacer las cosas muy bien desde que naciera al barrio cuando el barrio nacía a Sevilla, ha manifestado su legítimo derecho a solicitar la rotulación de una vía principal y significada, de la geografía urbana en la que desarrolla su labor pastoral, con el nombre de su querida y sagrada Titular. Primer derecho consolidado para la solicitud: está presente ya cuando los primeros habitantes se instalan en sus viviendas al final de la década de los años cuarenta, del pasado siglo XX. Desde entonces ha venido interviniendo solidariamente en la vida cotidiana de la comunidad, gozando y sufriendo con el devenir de sus feligreses, muchos de los cuales siguen perteneciendo y participando de la extensa y nutrida de hermandad. Pero si ello no fuera óbice y base suficiente para conceder esta solicitud, se ha respaldo con un pliego de firmas –que superan las dos mil quinientas-al ayuntamiento para que sea éste el que colegie y tome una determinación. Segundo derecho consolidado: son los vecinos quienes lo solicitan de manera cívica y respetuosa, siguiendo las normas de conducta pertinente para no herir a nadie, sin ningún tipo de revanchas, sin ningún abismo de rencor.

            Por otro lado no entiendo la defensa hacia el mantenimiento del actual nombre de la calle cuando la misma interesada no ha dado ninguna muestra de interés por mantener la rotulación y sus únicas manifestaciones, yo diría que hasta de grata sorpresa por esta determinación, vienen a ningunear a la mayoría de la ciudadanía, pues la gente a la que se refiere son sevillanos, muchos, muchísimos sevillanos, que no compartimos esta asignación honorífica, pues no tiene más mérito que la de haber nacido casualmente en esta gloriosa y excelsa tierra.

            Intentar desviar la atención hacia la Hermandad de Nuestra Señora de las Mercedes es un hecho de insólito desconocimiento y mucho peor nominarla de intolerante. Que les pregunten a los vecinos. Intolerante quienes impusieron, sin ningún tipo de consenso, sin preguntar a nadie, por la bravuconería propia con la que se postulaba el Sr. Rodríguez Torrijos, la rotulación con el referido nombre. Méritos ha hecho esta Hermandad para que se incluya el nombre de Nuestra Señora de las Mercedes porque ellos ya estaban allí en los orígenes del barrio, siendo solidarios con quienes menos tenían, llevando alegría y mucha esperanza a su vecinos. Nunca han pedido nada a este respecto pero ya es hora de que se obre con justicia y en este caso, conociendo a muchos de sus hermanos y a los miembros de su Junta de Gobierno, que nada tienen de intolerantes y sí de buena gente y sencilla caballerosidad, reconocer el acierto de la petición. Y el tiempo dirá si se obra o no con justicia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s