Asignatura pendiente

            Cualquier recorte o modificación en los planes de educación de un país siempre tienen carácter de inequívoca conveniencia para quienes lo ejecutan. Siempre se han distinguido por adecuarlos a las ideologías que rigen los poderes ejecutivos en los momentos de gobierno. Solo en la antigua Grecia se formaban los hombres en las doctrinas más equitativas para el mejor entendimiento de los valores de la vida, para poder compartir las excelencias que Dios pone en manos de los hombres. Era cuestión de abrir las mentes y extender las posibilidades de engrandecer el entendimiento, de intentar explorar los territorios donde se esconde y se agazapa el saber y la inteligencia humana.

            Los últimos modelos adoptados, durante la regencia socialista en nuestro país, y antes también, desembocó en la inutilidad de unos programas que nunca formaban y sí procuraban el soporte de meros conocimientos, adormeciendo el poder de la memoria y denostando cualquier tipo de esfuerzo para la obtención y retención de conocimientos. En este país se derribaron las estructuras académicas, que fueron incluso aplaudidas desde los más diverso foros “progresistas”, cuando se aniquilaron las Universidades Laborales por el mero hecho de su ascendencia franquista, sin sopesar el magnífico servicio que prestaron a esta nación estas instituciones, donde se instruyeron magníficos y excelentes profesionales que fueron los que después soportaron el crecimiento industrial y económico de la nación. Era una política de enseñanza práctica que familiarizaba la instrucción académica con la laboral, en el entendimiento de que no todo el mundo está capacitado para desarrollar una carrera universitaria de otras índoles.

            Los sucesivos cambios han venido a demostrar la ineficacia de la mayoría de ellos. Unos, porque ponerlos en práctica era sencillamente imposible. Los medios necesarios y los materiales útiles, para poder lograr los objetivos previstos en el alumnado, no estaban al alcance de todos y los presupuestos designados eran inadecuados e insuficientes para dotar a las aulas con ellos; otros, porque evidenciaban sus limitaciones y sólo potenciaban la malformación de unos jóvenes a los que se les facilitaba el tránsito hacía un futuro incierto y con la escasa motivación académica preferían aparcar –cuando no abandonar- su instrucción para buscar una ocupación laboral, a la que no se pedía ningún requisito, y con la soldada poder conseguir fácilmente todos esos bienes de consumo que se niegan al esfuerzo y el trabajo que requiere un proceso educacional en condiciones.

            Fueron planes de estudio que murieron con su estrepitoso fracaso cuando fueron puestos en marcha. Leyes que se tuvieron que revisar al poco tiempo para parchearlas con medidas que solo provocaron la podredumbre de sus propias elucubraciones, que se desvanecieron porque solo provocan absentismo y ausencia de valores en beneficio del conocimiento superfluo, del raquítico programa de nociones que se preparaban y de la profunda esquematización de los conocimientos básicos que son  necesarios para la formación personal.

            Me parece extraordinario que recuperen los patrones de una educación total, sin alteraciones políticas que suplanten al verdadero sentido de la formación, agrupando y aunando conocimientos y valores, modernizando el material para que los jóvenes no se encuentren extraños y sepan desenvolverse con naturalidad ante los problemas que se presenten.

            Es necesario un consenso político que establezca las bases y los modelos de los diferentes planes de estudio, de las leyes que regulen éstos, con independencia de las opciones políticas que se mantienen en la actual sociedad. Hay que formar e instruir para hacer posible un estado de libre pensamiento. Pero este fin solo conseguirá si el hombre es capaz de discernir las ventajas y desventajas de cada ideología y poder identificarse con la más a fin a su idiosincrasia y vivencias personales.

Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, POLÍTICA, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s