La ciudad del no passa nada

            Nos encontramos en un periodo de la historia trascendental. Hay convulsiones sociales que empiezan a tambalear las estructuras y los modos de vidas hasta ahora vigentes. Los movimientos y especulaciones económicas están absorbiendo, en este agujero negro que empieza a ser la tan cacareada crisis, las clases sociales, destruyendo sus bases y separando las jerarquías hasta límites insospechados hace tan sólo unas décadas. Las conquistas sociales, y el equiparamiento, o mejor dicho, el acercamiento a los países más desarrollados de Europa, que nos beneficiaban en prestaciones médicas y salariales, se están viendo revocados ante los desastres y la mala planificación de modelos económicos planteados en los últimos años. Nos hicieron creer, nos engañaron ofreciéndonos caramelos a las puertas de los bancos –y mira que nuestras madres nos advertían que nos los cogiéramos, que nos sacarían la sangre para venderla-, que esto era Jauja. Y lo fue para los especuladores y grandes magnates de las finanzas. Las viviendas se han infravalorizado y su valor de mercado   se ha visto reducido hasta en un cincuenta por ciento. Los puestos de trabajo que se generaban tan graciosamente en el sector inmobiliario han provocado una hecatombe en las leves economías domesticas, y lo que es mucho más grave y preocupante, que muchos jóvenes, especialmente en las  zonas rurales y en las periferias de los cinturones urbanos abandonaron sus estudios atraídos por esta engañosa vorágine consumista. Raro era el joven que no tenía un coche de marca alemana o disfrutaba, dos veces al año de unas vacaciones en Cancún o Isla Margarita. El españolito en el país de las maravillas.

            En nuestra Sevilla, en la ciudad del inmovilismo y del recalcitrante y estacionario “aquí no passsa nada”, que hemos visto caer torres –menos la que tiene que caer- que creíamos y suponíamos como fortalezas, donde el paro se ha cebado cruelmente con la población juvenil y con los sectores menos favorecidos, donde los bares y especialmente los restaurantes, han visto mermados su beneficios en un sesenta por ciento, lo verdaderamente preocupante, lo que roe las entrañas de sus ciudadanos, es la “preocupante” situación de sus equipos de fútbol, no poder tomar una cerveza en el bar de la esquina –si no lo han cerrado- con los amiguetes o que banda de cornetas y tambores de turno lleve un uniforme tal o cual. O es mentira esto de la crisis, y se trata de un experimento a nivel europeo, sobre la conducta y reacciones del ser humano ante problemas de este tamaño e importancia, o nos conformamos con todos estos recortes y preferimos resistir, o quienes tienen que movilizarse están mamando de la cántara –que mucho me temo que así sea- y no quieren perder sus status, aunque a quienes debieran defender se les expropie, se les maltrate en sus condiciones laborales o les restrinjan o supriman las consecuciones sociales que tanto costaron obtener.

            Que se utilicen fondos públicos reservados para menesteres de urgencia para pagar cines de verano, facturas de taxis, pago por prestación de suministros energéticos e industriales o IBI atrasados de edificios públicos, que estaban  todos contemplados en otras partidas presupuestarias, quiere decir que la gestión  ha sido nula y el desvalijamiento de las arcas absoluto, dejándose de ejecutar otras de mayor necesidad. Que nuestros hijos acudan a un colegio donde la calefacción se haya estropeado, ésto es una situación imprevisible y de emergencia, y no se pueda reparar porque sus fondos están comprometidos, mejor dicho, se han liquidado en otros menesteres tan importantes como la adquisición de material deportivo para una asociación de vecinos o prestación de servicios de una campaña de publicidad de la policía local, no tiene ninguna importancia, ni trascendencia. ¡Qué más da! Total con los buenos y efectivos tratamientos médicos para las pulmonías, no pasa nada. Ven ustedes, siempre terminamos con el eslogan que mejor define a nuestra invicta y mariana ciudad. ¡¡¡No passa nada!!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, POLÍTICA, SEVILLA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s