La honradez existe

           El futuro del régimen que instauró el partido socialista obrero español, esta denominación que dista tanto de la agrupación que fundara Pablo Iglesias a finales del siglo XIX, en Andalucía parece que tiene los días contados. La línea sucesoria parece que se ha quebrado con los constantes enfrentamientos entre los altos dirigentes y tras los malísimos resultados obtenidos en los comicios municipales del pasado mes de mayo y las elecciones generales que se celebraron el veinte de noviembre donde el rodillo popular les pasó por encima, devastando la escasa resistencia que guardaba en sus almacenes nacionales.

            Todo este desastre viene condicionado por la malísima gestión, el desorbitado gasto, cuando no en el caprichoso derroche y en el manejo irregular de los fondos públicos, de los que presuntamente se han venido sirviendo para seguir engrasando los motores de una maquinaria que suponían iba a seguir trasportándole, ya no se utilizan caballos, por el páramo en el que han convertido el territorio andaluz.

            Nunca es bueno, ni adecuado, la generalización y ni culpabilizar al general por las actuaciones de unos pocos sinvergüenzas que han montado sus propias tramas, una veces con fines particulares con los que financiar sus lujos -¡en los tiempos que corren!- y otras buscando apuntalar las finanzas del partido para seguir, manteniendo estructuras desorbitadas para la gestión de los mismos. Y digo que la generalización no imparte justicia porque sé de muchos hombres y mujeres honradas que se han venido partiendo el pecho en la consecución de unas condiciones de vida mejor para sus conciudadanos. Años de lucha que otros han tirado por la borda porque hacían omisión, o lo que es peor, se aprovecharon de la buena voluntad de sus correligionarios de base para envilecer sus idearios y colocarse en la mejor posición para obtener y ofrecer favores.

            Ni son todos los que están, ni están todos los que son. Se muchos afiliados y adeptos, de los de la antigua guardia del partido socialista, que caminan por las sendas de la derrota cabizbajos y avergonzados por el comportamiento inadecuado de sus jefes, que son los que precisamente están involucrados en los escándalos que se han venido produciendo en los últimos años. Ven como sus esfuerzos, sus luchas en los tiempos en los que se jugaban sus vidas por instaurar un régimen democrático, los enfrentamientos con el poder dictatorial establecido, se ha ido a garate, desprestigiando todo el esfuerzo y los sufrimientos que tuvieron que soportar. Me gustaría a mi ver a éstos enfrentados a un tribunal militar y nuestras vidas en el aire, me confesaba hace unos días un antiguo y destacado dirigente sindicalista, con un halo de tristeza recorriendo su rostro. Las bases, los que no se han desencantado, los que no han perdido la ilusión todavía, los que mantienen que la lucha de clases continúa activa, deben ser separados de esta generalización penal que se está realizando de manera indiscriminada. Han de ser cribados la criminalización y sólo los responsables ser condenados. Claro, le contesté, pero es que la lucha ya no es posible, querido amigo, porque estos socialistas de bmw y mercedes, de gastos y lujos particulares a costa del contribuyente, de deterioro en la moralidad y en la educación, se han encargado de destrozar las clases sociales, estableciendo unos nuevos parámetros en la sociedad. Ahora están ellos, y sus secuaces, y los otros, o sea la mayoría de los ciudadanos. Se han encargado, querido amigo, de ir arrojando en el camino a quienes se dejaron la vida y la sangre para establecer igualdades. Es más, cuando notaban que alguien no reía sus gracias, o guardaba silencio, rompían con cualquier vínculo de honestidad y ponían la cabeza de un caballo a los piés de su cama, destrozando sus vidas sin mirar atrás, sin valorar los servicios y lealtades prestados.

            Desde luego que son muchos los que atesoran todavía valores y siguen luchando por un ideario que consideran válido, aun en los días que sufrimos. No podemos resolver todas estas cuestiones condenando a inocentes, como antes no se debió someter a autos de fe y juicios populares a todos aquellos que participaron en las gestiones gubernamentales de la época franquista porque había mucha honestidad y calidad de servicio aprovechando los resquicios jurídicos y políticos que permitía la época. De unos y otros hay muestras dignísimas que ambos bandos se guardaron mucho de publicitar, no fuera a ser que cundiese el ejemplo y se consiguiera bienestar e igualdades para todos.

 

Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, POLÍTICA, SEVILLA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s