El primer síntoma de la dicha

            

              Se ha desperezado la mañana y estira en el horizonte el albor de la primera luz, esa que anega los corazones con ilusiones nuevas, para desprenderse de estos fríos que se aposentan, en forma de minúsculo rocío, en los criptogramas y helechos que pueblan y acicalan los patios, donde la voz infantil quedó muda hace ya algunos años, donde las marmóreas solerías guardan el rumor de pisadas, el correteo vigoroso del joven que ahora es memoria en los suyos.

            Hay un tañer de campanas que anuncian el regreso del primer síntoma, la nostálgica sensación que parece detener el tiempo para luego precipitarlo por la hondonada  donde se residuan los sentimientos, este arrojo que nos hace recuperar la esencia de unos momentos que creíamos perdidos, abandonados en un espacio bucólico, encriptados si acaso en la vasija de barro de la memoria y que ha roto este sonido metálico y reiterativo para diluir e incrustar su contenido por cada poro de nuestra piel, un enjambre de emociones que va resquebrajando el tul por donde se nos cuela, de improviso y atropelladamente, el ansia por la recuperación de este tiempo.

            Hay un entrar y salir pausado, sin estridencias, un tránsito calmo que retiene miradas y refleja esplendores y procura no sobresaltar el reposo que va anegando el patio donde se aploma la tranquilidad y el sosiego que llega desde el interior. Hay una frontera de sonidos que viene marcada por la inmutabilidad de las sombras. Es difícil entender que la vida ha quedado relegada a un segundo término, que el estrato mundano donde buscan asilo las banalidades queda amputado ante su grandeza y que cuando te enfrentas a su mirada sólo puedes alabar el nombre de quién La creó.

            Vienen las señales a confirmar que el tiempo está cumplido, que esta espera que antecede al gran gozo, a la culminación de las ansias espirituales que se han ido recogiendo en la espesura del alma, es ya bálsamo de la consumación del ansia, de la extinción de la pesadumbre, del abatimiento del sofoco. Vienen los sonidos a refrendar la incomprensible alegría por poder ejecutar esta medida penitencial que nos van imponer, que nos subyuga sino que nos engrandece, que no nos esclaviza sino que nos libera. Viene esta imposición a confirmarnos nuestra condición mortal, a signarnos con la evidencia de lo efímero, como la alegría, como la pena. Es cuando nos percatamos de la eventualidad de este tránsito que nos conduce a la vida nueva que se nos promete, que se nos hace llegar con el Verbo. Es esta herencia emocional la que convulsiona los sentidos y los distrae de la banalidad, que los asienta en el valor inequívoco de nuestra emulación por conseguir las gracias y dones consustanciales al sacrificio.

            Cuando vuelvas la mirada, cuando retomes el camino de vuelta y desandes el sendero marcado por los que nos antecedieron en este peregrinar y la mano consagrada nos imponga el signo de la superficialidad existencial, siempre encontrarás su consuelo, siempre aliviando desengaños, encontraras su mirada, como esta ceniza que marca los signos del inicio de la alegría.

            Es miércoles de ceniza, día para la contrición, para el reencuentro con nuestra memoria, con el descubrimiento de la aflicción y la penitencia se ejercen cuando te alejas de su lado.

            Se abren las puertas del corazón. Entra la luz a raudales, aunque te rodeen las sombras, sentirás cómo el alma se ve desbordada por los clamores y las gracias que se irradian desde las alturas. Si miras, la encuentras. Sólo Ella es eterna, sólo en Ella se recogen las gracias que otorga el mismo Dios, sólo en Ella residen los parabienes que nos alimentan, que colman el espíritu.

            Cuando nos signen con la ceniza, polvo eres y en polvo te convertirás, mantendremos la certidumbre de que todo ha comenzado, que las tenebrosas secuencias sobre fugacidad del tiempo se irán diluyendo en una nueva etapa, que la nebulosa que se cernía sobre nosotros se deshará porque el fulgor de la buena nueva que lo anegará todo y la eternidad se concretará en el rostro del poder de Dios, que tomó y residencia en la Basílica de Santa María de la Esperanza Macarena.

Esta entrada fue publicada en HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s