Tempus non transire

        

   

           

           ¡Qué sabemos del tiempo y de su paso, del discurrir premioso de los minutos, del lapsus de los siglos vencidos por el amor y la entrega! Hay un transcurso de horas que pugnan por mostrarse, que van desencadenando instantes hasta construir el basamento donde se sostienen las emociones, esos momentos que disputan la gloria a la efimeridad y que porfía con la fugacidad por grabarse en ese mármol blanco que se consolida en los sustratos del alma y que sólo se muestran cuando perece el sol de la conciencia.

            Es el tiempo que se inmortaliza en el temblar de una llama que se asoma a la muralla de cera, batiéndose desde la fragilidad de su pabilo para no verse cercenado por la brisa que penetra, elevando su majestuosidad para pregonar las excelencias de una sonrisa, el clamor de un llanto o la definición mayestática del dolor que se refleja en el péndulo que fija su punto gravedad en la mirada desquiciada por el martirio. Es el momento que se eterniza en la retina de la memoria y se plasma en el gran libro de intrahistoria personal, en las vivencias que jamás volverán a repetirse, aunque nos parezca similar el llanto de la candelería que se ha situado sobre el presbiterio y en cuya cúspide se alza la efigie sagrada, centro de gravedad del altar.

            Es la semipenumbra que va modelando los restos de la arcilla que conforma el recuerdo  y el sentir de los hombres y las mujeres que van visualizando las ausencias en la metódica disposición de las insignias, en el ordenamiento causal de los espacios, en la configuración de las luces que han de han de representar la recuperación de la  evocación. No hay pausa en este clamor, en esta sonoridad que arriba desde el silencio y que es capaz de demoler los graníticos muros que se han ido conformando en torno a la contemplación extasiada que Quienes nos convocan a la oración.

            Es esta intromisión en la intimidad, en la ruptura de la privacidad de la comunicación entre Dios y los hombres, que pasa a ser compartida por quienes intervienen en el momento del rezo, en esa proclamación conjunta que refresca el espíritu y mantiene la certidumbre de la consecución de la alegría porque cada instante es un recorte a la temporalidad, al acercamiento de la dicha que supone consagrarse bajo el hábito de la penitencia. Es la sustancialidad que toma cuerpo y se muestra para guiarnos por la senda que ha de conducirnos a la omnipresencia de la tradición, la imposición que nos signa en la conservación de nuestros recuerdos, de la transmisión filial que nos confirmó en la creencia y en la fe.

            Es la recuperación de los estadios que nos dignifican y nos elevan a la condición superior del espíritu, que nos reafirma en nuestra condición de hermandad y, por tanto, en la familiaridad que nos desprovee de cualquier envilecimiento, que nos desabastece de la estigmatización de lo superfluo para inmiscuirnos en la dificultad del amor, en la consagración de la ecuanimidad de los afectos, en esa sensación igualitaria que mana de la pureza de los sentimientos y que es capaz de revocar cualquier asentamiento de la maldad.

            No es tiempo de la derrota sino el de la consecución de los afectos. No es el tiempo que nos vence si no el que nos otorga la condición de lo fraterno. No es el tiempo que nos resta emotividad sino el que nos proporciona la serenidad suficiente para poder comprender que se nos presentarán de las maneras más extrañas. Es el tiempo que viene vencido ya por la cadencia de la luminosidad de un bosque cerúleo que ha sido cultivado para dejarnos ver toda la grandeza del hombre que creyeron Sentenciar y del que obtuvieron la libertad absoluta.

            ¿¡Qué sabemos del tránsito del tiempo si hoy como ayer siguen perpetuadas las emociones, si las lágrimas y las oraciones vienen encadenadas por las generaciones!? ¿¡Qué sabemos de sus discursos y sus pláticas si hoy como ayer, hemos visto pasar los siglos, aferrados al amor y a la devoción, en el estremecido flamear de una llama que dota de color y calor al Cristo crucificado que preside un altar de culto!? Sólo somos conscientes de la linealidad del tiempo y suele sobresaltarnos con la brisa de la emociones en el momento más inesperado.

            Es el tiempo vencido que retoma su razón de  ser cuando traspasas en el primer umbral del templo, rompes la primera oscuridad y por los ojos se introduce la visión del altar de culto devolviéndonos los siglos que creemos disueltos en el tiempo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CULTURA, HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s