Cinema Paradiso


             Debe ser la edad, ésta sensación que comienza a reconcomer la temporalidad, a recortar las esencias que uno creía propias, inalterables, indestructibles y perennes y que ahora se muestran con una crudeza extraordinaria. He de reconocer que tengo una extrema facilidad para descubrir mis emociones, para destemplar las cajas donde se guardan mis más íntimas sensaciones, que la lágrima me tiene esclavizado y soy incapaz de contenerla en la vidriera destapada que ocupa un lugar en mis adentros, que siempre anduve por las fronteras donde se desarrollan litigios y mantienen sus pendencias la razón y el corazón. Casi siempre me pueden los afectos y me vencen los sentimientos.

            Dicen que uno con los años va adquiriendo un caparazón que le aísla y le endurece ante las vicisitudes que se le presentar en el diario quehacer, que nos vamos edificando murallas desde la que observamos, desde prevención de la lejanía, como se va descomponiendo el mundo sin que nos afecte. No es cierto, y que levante la mano quienes así se definan. Conforme vamos dejando atrás camino conseguimos obtener una visión menos dolorosa de la propia existencia para enfrascarnos en la misericordia y en la ternura.

            Sigo, por ello, enterneciéndome con hechos tan leves como la sonrisa de un niño, la pérdida de un amigo o ese cruce de miradas que mantengo, con un Joven Carpintero de la Macarena, que se vió procesado injustamente por quienes después pidió su redención, cada madrugada del Viernes Santo. Todavía no he resuelto este enigma que embarga mis emociones y sublima mi alma, un suceso tan extraño como vigorizante. Son misterios cuya soluciones no me preocupan  porque muy al contrario que los que me atormentan, éstos me reconfortan y gratifican. No importa que me sorprendan acuciando mis sentimientos con lágrimas en la audición de una copla o en la contemplación de una película, ni que me reprochen esta incontinencia en mis lecturas y torpezas literarias.

            Fue el pasado lunes. Ponían en la segunda cadena de televisión española esa pequeña obra maestra que es Cinema Paradiso, una película que me apasiona por las emociones que transmite y por los gratos recuerdos que me trae. La primera vez que la ví, creo recordar que el cine Cervantes, tuve que demorar mi salida de la sala veinte minutos. El final es apoteósico, una secuencia tan extraordinaria que conmovió mi corazón. Toda la vida pasando frente al protagonista –no voy a contar el desarrollo por si alguien no la ha visto aún, cosa que recomiendo ejerzan a la mayor brevedad- en aquellos recortes de cintas cinematográficas, toda la niñez recuperada, toda la valentía de la amistad mostrándose con crudeza extrema, todas las penalidades superadas por la gloria efímera del hombre revolviéndose en la memoria, asentándose en el espíritu y venciendo el raudo paso del tiempo, toda una deuda pagada con la reconciliación de aquellos besos que fueron robados a la visión de los espectadores por el timorato pudor y el falso recato de una sociedad cerrada, obcecada y reprimida. “Totó, vete y no vuelvas”, le aconsejaba Alfredo, el viejo protagonista, al incipiente creador que tenía frente así, al joven que aún mantenía fuerzas y esperanzas para la concreción de sus sueños y que en su pueblo se verían cercenados por la intolerancia y la incopmprensión.

            Es la banda sonora del gran Ennio Morricone, endulzando las escenas, desmembrando las partituras, según los actos, con bellísimas y cultísimas armonías que nos centra en ellas, que no nos distrae de la acción sino nos encumbra en sus cimas para descubrirnos cómo se escinde el corazón que se rinde a la primera  o cómo se eleva al sumun de lo magnifico del amor maternal cuando se esperan treinta años para depositar un beso en una fisonomía cambiada por el tiempo pero nunca es extraña, que siempre es reconocida.

            Todavía no me han podido los años, ni me he dejado arrebatar el derecho a la emoción, a no inhibirme ni a privarme de expresar mis sentimientos. Sigue llorando cuando las imágenes me conmueven y me siento libre. ¡Qué película más bella ésta de Cinema Paradiso!

Esta entrada fue publicada en CULTURA, ESPAÑA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s