El Amor frente al amor queda

            Venía la tarde preñada de emociones, con la inquietud manifiesta del alcance de  los deseos, con la premisa celeridad de aferrarse a la intemporalidad y forjar en el aire los arabescos y taraceas de una reja figurada donde entronizar el geranio y su nobleza. Pasaban las horas con la misma prontitud con la que el aire recitaba el poema de su efímera gloria, la canción que enarbola cuando se plasma el silencio y toda su rotunda contundencia se desploma sobre la espera, el discurso de lo oculto que se materializa cuando la soledad se presenta y solo el susurro tímido, cadencioso y lento del paso del tiempo va perforando el plomizo ambiente que lo rodea.

            Una mirada que escruta el horizonte, una sombra que no pasa, que va acortando su figura conforme declina la tarde, que permanece inmóvil esperando la llegada de la sonrisa soñada, de la mirada añorada que descubre relumbres mientras las horas transcurren y las sombras se adueñan de las esquinas y plazas, de los rincones del alma donde placen los amores, donde riela la plata de una luna nueva que embellece y siempre aclara, los primores del candor, de la mejilla sonrosada por las palabras que estallan en los filos del primor de unos labios encarnados, de unas mejillas que amenazan con romper los esquemas de la inquietud si no alcanza el propósito de otros labios.

            Hubo un revuelo de sueños, un alboroto de emociones precipitando un encuentro, la ruptura de la monotonía de la perseverante espera, la quiebra por un instante del idilio y la quimera. El clamor de unos timbales rompiendo el dolor de las ausencias. Dobló la esquina una espigada silueta. Le seguía, como a un Moisés transportado a nuestro tiempo, un rosario de pequeñas transparencias, que jugaban con el aire, que engañaban su presencia ondeando en las alturas el blasón de la querencia heredada y transmitida por la misma sangre en otras venas, los ancestros recorriendo el sendero del barrio donde vivieron, donde penaron y amaron, donde soñaron y murieron, que escondían su apariencia en la trémula oscilación incandescente que recuerdan el principio y el final, breves luminiscencias que  inscribían en la cal de las fachadas la memoria de los siglos, las vivencias de los hombres que alertaron los silencios, que guardaron los requiebros pintureros y los tornaron en rezos, que abrieron sus corazones al amor y a la obediencia, a la entrega sin reparos que procura la inocencia de la buena voluntad que reside y se acomoda en la conciencia, en saberse agraciados por la fe.

            Aquella aparición inesperada, Miguel de Mañara improvisado y no querido, alertado del mundano repertorio de yerros cometidos, advertencia de los hechos ignorados, exhortación de egoísmos y desvelos por frívolos sentimientos, aquella comitiva transitando frente a él, aquella hermosa sorpresa del destino, vino a despertarle sus sentidos. Transportado a las gradas del olvido, donde habitan y se emparejan la locura y el cariño, la demencia y el juicio la visión trastornada por lo visto, sintió alterar sus sentidos y encontró en la dulzura de aquellos ojos dormidos la serenidad necesaria para sosegar su destino, para encauzar su existencia y virar en su paciencia la comprensión del amor.

            Asomándose al precipicio del alma, donde el vértigo se convierte en júbilo desmedido, donde la pena no tiene cabida ni sentido, donde los miedos son vencidos por la fuerza del cariño, experimentó el ser la contundencia de la alegría. Aferrado a luz del alborozo vio taladrado sus sentidos, cuando el Cristo gritó desde el árbol de la Cruz el mensaje del Amor. Prendido por la emoción, rendido por la gracia concedida de poder contemplar al mismo Dios dormido, pensó que ser soñado en el sueño del Divino Redentor, es el premio del Amor al ser amado.

            Pasó el Cristo que va inerme por Amor y la vista quebró la distancia. Unos ojos lo observan, una sonrisa voló de un lado al otro de la calle. Se consumó la ensoñación y la espera obtuvo la recompensa. Cuando traspasó el umbral de su casa, en la primera hora vespertina, ignoraba que la tarde vendría preñada de sorpresas.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s