Dos aguaores de Sevilla

            Son dos, solo dos, pero parecen multiplicarse cuando realizan las labores que le son encomendadas. Por sus venas corre la misma sangre, comieron en la misma mesa y compartieron los espacios y los mismos juegos durante sus infancias. Comentan que fueron felices y que jamás pasaron escasez ni necesidad. Nuestra generación se vio circunscrita, en sus comportamientos y aptitudes, por el tardo franquismo pero supimos gozar de las limitaciones sociales y económicas que padecimos. A soñar que se echaran no podían imaginar los designios que el destino les tenía preparados, una grata sorpresa, una ilusión con la que muy pocos pueden concretar y regocijarse. Esta designación providencial les ha convertidos en dos seres privilegiados, aunque ellos no presumen ni alardean de esta distinción, en dos personas que durante unas horas observan el verdadero rostro de Dios desde los más diversos ángulos.

            Su menudez física no les desprovee de la gran humanidad que atesoran, de la calidad sentimental que guardan en el corazón. Muy al contario derrochan bondad y sencillez a mansalva, quizás por ello fueron señalados en su día para ejercer el mejor de los oficios, la más caritativa y entregada de las misiones durante una estación de penitencia. Van dando agua al sediento, promulgando la hermosa cita evangélica. Son dos aguadores. O mejor dicho son los aguaores, los que proveen del líquido elemento a los costaleros del Señor de Sevilla. Ellos saben que la luz malva del amanecer tiene una sencilla explicación, que cuando aparece tiñendo los tejados del viejo caserío por donde pasa el Señor. Es el hábito penitencial con el que se inviste el cielo para acompañarle en su regreso a San Lorenzo, la vestimenta penitencial del firmamento que acompaña la firmeza de la zancada que provee de vida y da aliento a quienes tanto necesitamos de su gracia. Ellos saben de oraciones que se van incrustando en los recovecos de los respiraderos, conocen las súplicas que se lanzan en medio del gran silencio que antecede y sucede a la Salvación que se contempla. Han visto pasar los años en los mismos ojos que lloran en la madrugada cuando tienen el atrevimiento de buscar los ojos del Todopoderoso, en una cita puntual que se renueva cada primavera, son conscientes de las penas que van regando el viejo monte de claveles que soportan el gran dolor, toda la amargura que se resana cuando se rozan con su talón, como los primeros viernes de cada mes los labios se posan en el sustento poderoso, en el punto donde confluyen la fuerza, la emoción y el sentimiento, el peso de los siglos en forma de cruz.

Tienen la suerte de ver el rostro de Dios desde ángulos que le es prohibido al común de los mortales. Ni a los más viejos que forman en filas, ni al capataz que le guía por las calles. Rafael y Guillermo son guardianes de los secretos del Señor, fieles fedatarios del misterio que acoge siempre y nunca repele ni rechaza. Dan agua para que la zancada majestuosa del Señor siga departiendo la misericordia, derrochando las concesiones que sólo su Gran Poder puede ofertar.

            Es su gran suerte y son embajada permanente de su mensaje salvífico. Pero los fríos de la noche, la ruptura de los velos del templo de la ciudad, tanta entrega, tanto celo para con los prójimos provocan una sed inmensa en ellos, una necesidad incapaz de saciarse si no es acudiendo a la mismas fuente de la que tomaron sus aguas, esas que son capaz de darle al alma la irremisible paz, la inmensa satisfacción que tiene la misma procedencia divina. Y apenas el Señor descansa sobre el mármol que lo acoge, que es arropado por los muros de su basílica, y la primera luz de la mañana comienza a deshacer el rocío, allá en las huertas que florean a extramuros, entonan el primer salmo para la nueva misión, echan sobre su espalda la humedad de la vasija e inician el recorrido que les acercará al otro extremo de la emoción. El andar presuroso denota su ansiedad por el encuentro, acortan los caminos, rompen barreras y engañan al cansancio. Y apenas comienza el sol a buscar el imposible idilio con la mejor y más excelsa creación de Dios, La que todo lo todo lo puede, la eterna sembradora de bondad, La que es capaz de henchir los corazones y vaciar las almas de penas, la Madre de Dios caminando entre nosotros, ellos se apostan en los laterales de su paso de palio para calmar la sed terrenal de quienes poseen en el mejor de los privilegios, de los mejores hijos de la Esperanza.

 

Galería | Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s