Congruencias e incongruencias en las Hermandades

            Es la condición humana la que debe soportar las amonestaciones que se ejecuten contra quienes toman una decisión, contra quienes tienen la potestad de arbitrar soluciones ante cuestiones inmediatas. El hombre que toma una resolución que repercute en la vida de otros ha de saber, cuando accede al cargo para el que ha sido designado, que cuánto ejecute, cuantas decisiones tome serán enjuiciadas por quienes se ven beneficiados o perjudicados por su fallo. Pero ha de ser coherente con su acción y tomar por memos, ni mucho menos jugar con los sentimientos a los que afecta su decisión. El errar es un derecho que tienen los responsables de las Hermandades y Cofradías y además es previsible desacertar, equivocarse y hasta mal interpretar la información que le llegue.

            Los medios técnicos con los que se benefician, en la actualidad, las Hermandades potencian los aciertos y si acaso éstos no concretan con la exactitud que se les pudiera exigir, siempre tenemos la posibilidad de comprender que cualquier solución habrá sido consensuada en una deliberación de los componentes de las diferentes Juntas de Gobierno y siempre con la mejor de las intenciones.

            Sacar una cofradía a la calle manteniendo dudas sobre las posibilidades de lluvia es una opción respetable, máxime cuando las incertidumbres atmosféricas prevalecen sobre las concreciones. Si en el momento de la salida no llueve, y tras cotejar y estudiar los diferentes partes meteorológicos e informaciones se decanta por realizar la estación de penitencia y la mala fortuna sorprende a la comitiva durante su itinerario con lluvia casi inesperada, es una cuestión de mala suerte. Se ha tomado una decisión equivocada, un hecho que entra dentro la lógica sentimental. Hay dirigentes cofradieros que se han manifestado públicamente, explicando de una manera más o menos razonables, que ninguna alteración atmosférica debe impedir la salida procesional ya que el fin último para el que fueron conferidas Sagradas Imágenes y enseres no es más que la concreción de la estación de penitencia, opinión que puede ser más o menos respetada, que tiene su debate y  porfía de pareceres. Pero sacar la Cruz de Guía a la calle, teniendo la certeza y constatando que una fuerte precipitación riega las calles de la ciudad, en ese preciso momento, me parece una demostración de irresponsabilidad, un hecho de inconsciencia, pues una estación de penitencia no es un acto de rebeldía contra los elementos ni una revelación jerarquizada de valentía y heroicidad, sino una expresión de protestación pública de la fe que nos fue transferida, un acercamiento a Dios mediante la meditación interior de la persona, que no requiere de hazañas públicas ni demostraciones de arrojo y valor. Imagino que para ello sería preferible alistarse a la Legión.

            Cuando una cofradía se pone en la calle debe mantener ciertas garantías de seguridad para quienes conforman el cortejo, que además son el mayor y mejor patrimonio de la Corporación, dejando aparte las Sagradas Imágenes que tienen otros valores supra naturales. Los Hermanos pueden manifestar su fe con otros comportamientos, con otras demostraciones colectivas que pueden realizarse en el interior de los templos y que vienen contempladas en las Reglas de las Hermandades cuando cielos se desploman sobre la ciudad, pero no necesariamente superponiendo el sufrimiento a la espiritualidad porque aquél puede traer aparejada indisposiciones físicas y tal vez con consecuencias irreversibles. No olvidemos que en la cofradía participan Hermanos de todas las edades, desde recién nacidos hasta personas mayores.

            Es necesario tomar conciencia de la importancia que conlleva pertenecer a la cúpula dirigente de las Hermandades y saber distinguir la razón de la sentimentalidad, aunque ello conlleve un esfuerzo en el ejercicio, y saber regular las emociones propias para conseguir el beneficio de todos.

            Tienen derecho a equivocarse pero hay que ser consecuente con las circunstancias obvias. A veces bastaría con sacar la mano por la ventana antes de tomar una decisión ante hechos como los que estamos viviendo desgraciadamente y evaluar los pros y contras de la toma de una decisión.

Galería | Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s