La Feria de Abril. El inicio

            La magnitud y la repercusión social de esta gran fiesta sevillana, me estoy refiriendo por supuesto a la Feria, sobrepasa a otro cualquier evento de los que se celebran en esta ciudad de la envidia y la puñalada trapera, y eso que la propia Semana Santa, una manifestación religiosa que hunde sus raíces populares en las postrimerías del siglo XIII, ya comienzan algunos a mostrarla desvirtuada, a presentarla como una pasarela donde pavonear su posición social, a intentar sacar provecho particular disfrazándola de un carácter seudo cultural, restándole importancia a su carácter piadoso,  a presentarla sin la enjundia litúrgica que retienen en sus vivencias de siglos.

            Desde sus más remotos orígenes ganaderos, no hemos de olvidarnos de ellos y de su implantación por un vasco y un catalán –¡no estaban equivocados los dos, pero qué suerte tuvimos por ello!-, los sevillanos hemos ido limando las aristas de aquella celebración mercantil, apartando la necesidad del trueque y la venta de reses, cabalgaduras y mulas de tiro para concluir en la gran fiesta de la alegría y el disfrute de los ciudadanos. No sabían los señores Ybarra y Bonaplata que aquí tenemos una visión distinta de las cosas, que nos tira la belleza y la emoción, que nos subyuga la sabiduría en el arte, y dignificamos la existencia de los animales. Cambiamos la rudeza de la necesidad laboral por la elegancia y a los más estilizados y bellos los apartamos de la dureza del campo, o compatibilizaban sus labores mimándolos para su posterior lucimiento, y los pusimos delante de una primorosa calesera, engalanados y hermoseados, desprovistos de la  fatiga que suplen con denodado orgullo porque saben que son  protagonistas.

Sevilla tiene un color especial en estos días, una luminosidad que encanta, que sublima y da exquisitez al ambiente, una luz de extraordinaria brillantez para la fiesta que siempre ha estado marcada por la participación popular, aunque algunos foráneos hayan querido imponer reglas y ordenanzas acomodadas a sus intereses e incluso se obstinen en querer imponer estilos y modas que nada tienen que ver con idiosincrasia del sevillano y por ello han sido defenestradas, han muriendo en su propia cocción, sin que ello signifique que no sean bien recibidos y acogidos cuando se dejan llevar por las pautas que marca esta fiesta viva.

Sevilla despliega el abanico de sus gracias, de sus verdades y su sabiduría y se proyecta luminosa, se muestra universal y pueblerina a la vez, se abre al mundo y se cierne sobre los toldos albiblancos cuando una reunión de amigos y familiares se reúnen, cantan y bailan, departen sin reloj y sin tiempo que huye despavorido ante la indiferencia de quienes se dejan llevar por la efervescencia de la alegría, de quienes la contagian a los que se acercan al palacio efímero de la caseta.

Hoy comienza la gran fiesta, la Feria de Abril de Sevilla. Y lo hará con la explosión luminotécnica del encendido, una marea luminosa que irá regando las calles del recinto, de este espacio que mantiene el carácter Real que le fue conferido por decreto de un paseo de caballos y por la condición de la gente que lo pisa. Hoy comienza la Feria de Abril, la fiesta consumada y potenciada desde el carácter y la visión del sevillano. Habrá primeros revuelos de faralaes, torbellinos de gracia que mezclan el color y los lunares, con el arte y el garbo de una mujer que va escribiendo en el aire arabescos cuando flamea su grácil mano y los ojos de algún enamorado centellearán observan el primor del repujado orfebre que surge del baile por sevillanas.

Hemos consumado el tiempo, hemos superado la espera. Hay una ilusión renovada que llega encantando los sentidos. Habrá un canto, o tal vez un armonioso y alegre rasgueo de guitarra, unos ojos jubilosos contaminándonos con la gloria, un rumor de júbilo expandiéndose por el ambiente, reptando por el albero húmedo, que saldrá a nuestro encuentro para revivir la gloria adormecida.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en CULTURA, ESPAÑA, SEVILLA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s