La efimeridad del tiempo y costalero macareno

            Como en los sueños que vienen vencidos por la ilusión, en los que se destierran las tristezas, en los que afloran los mejores sentimientos y descubren que la mortandad de las horas es un mero trámite para la adquisición de las venturas, como en las experiencias que resuelven los misterios de la vida y nos descubren al amor y a la pasión, a la tristeza y al llanto, desconsuelo o al amparo, a las ausencias y a las presencias, como en los esplendores de los momentos sublimes de la existencia que nos advierten de la belleza, la paternidad o la dulzura de un beso, así ha llegado, deslizándose por los entresijos del tiempo, filtrando sus  cadencias, desperdigando los esfuerzos por los aleros de las madrugadas, ese tiempo que remueve la magia y tergiversa los colores, adentrándose en el alma por los estrechos pliegues donde se  amasan la voluntad y las emociones.

Sin sobresaltos, sin sorpresas, sin misterios, sin necesidad de más reconocimientos que la propia alegría y la sabiduría de contención de la euforia, porque a nadie concierne más que a ti  y a los tuyos esta victoria al tiempo, este triunfo de la alegría, esa vida nueva que convulsiona los cimientos de la nostalgia y remueve la memoria, convertida en el azogue de un espejo donde te presentas casi irreconocible, con aquella imagen que acaba de transgredir la pubertad para solidificar el primer instante del hombre.

Llegó, querido amigo, el importante instante que promueve y agita las afectividades. No le hemos dado valor a este tránsito porque procede y vence en el amor, porque llega investido de la fuerza de la devoción, de la atracción inmaterial y etérea que nos provoca la satisfacción sublime, que nos eleva en la triste condición humana hasta límites donde florece la divinidad, donde se acopian el orgullo y la vergüenza, la humildad y la disciplina, el esfuerzo y la solidaridad, y nos procura la felicidad, aunque a algunos se les escape este entronque de dicha procedente del trabajo.

Te ha vencido la trémula esencia que te fue impuesta, la naturaleza heredada, la transmisión de una suerte que a muy pocos es dado conocer. Te ha unido en la intemporalidad de esta misión que te encomendaron en el mismo seno materno y que se te hace imposible deshacerte de él, que te ancla al pasado y, extraña y nigrománticamente, te está proyectando siempre al futuro.

No podemos desligarnos –y quiero recordar en esta pluralidad gramatical a muchos, porque hemos sido parte de tu tiempo y tú parte del nuestro- de lo que es inherente a nosotros mismos, no podemos luchar contra esta materia que se va condensando, que va petrificando las raíces en lo más íntimo del ser hasta conformar láminas de mármol donde inscribimos las mejores leyendas, la de la amistad que surge, la del esfuerzo compartido, la de la solidaridad suprema. Te han vencido las acuosas miradas que descubriste y avivaron las brasa de tu orgullo cuando creías que las fuerzas te abandonaban y no serías capaz de cumplir con aquel contrato que rubricaste, apenas unas horas antes, el intercambio de miradas entre Quién es Dios redivivo en la Macarena.

No te dejes vencer por la pesadumbre ni por la mentira del tiempo, alza la vista como los fieros guerreros que se crecen en la adversidad, aquéllos que se encomendaban a Dios y Santa María  para traspasar las fortificaciones que impedían ver y propagar la verdad. Siempre nos queda esa impronta, esta huella que se forja y se graba en el alma y nos hace distinto, nunca mejores. Pero no atenúes jamás esta importancia que nos ha entallado en la sublime condición de ser costalero de la Macarena. Porque durante un cuarto de siglo has ido marcando una senda por la que caminan ya otros, has ido delimitando un espacio, sembrando unos campos para que florezca ese mensaje de Esperanza que nos corresponde transmitir y que llega siempre tras la humildad del Sentenciado.

Galería | Esta entrada fue publicada en CULTURA, HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s