Salvemos la iglesia de Santa Catalina

            Con el anuncio por parte del ayuntamiento de Sevilla, para destinar un millón de euros para posibilitar la restauración integral de la iglesia de Santa Catalina, se ha abierto una senda de esperanza en la inmovilidad institucional para regenerar el patrimonio histórico monumental de esta ciudad, que a veces parece perder su propia identidad cebándose en la destrucción de sus más destacados monumentos.

            Cuando al final de la década de los cincuenta, del pasado siglo XX, la ciudad comenzó su epopeya para cambiar su fisonomía y adecuarla a los tiempos y necesidades de una gran urbe, a esa falsa y mal concebida modernidad que se llevó por delante lo mejor de su caserío popular y las excelencias de varios palacios, ya estaba prevista la desaparición de este hermoso templo a pesar de su consideración artística como monumento nacional desde hace un siglo, para el ensanche de las calles Laraña e Imagen, y que pretendía llegar hasta la misma puerta de Osario.

            Éste debe ser el dramático sino de este templo, construido en las postrimerías del siglo XIV, de estilo gótico mudéjar. Vivir en constante tensión. Hasta la fecha no es más que un edificio, que no ha perdido su sacramentalidad porque sigue adscrita a la sede parroquial de San Román, por ella se identifican todavía hermandades de gloria y penitencia, dejado de la mano de los hombres, de la institución que debiera haber mostrado mayor interés para reabrirla al culto, para no dejar a feligreses vagando de una iglesia a otra, olvidada por las mismas instituciones políticas locales que durante su estancia en la oposición municipal no hacían más que utilizar y destacar en sus programas electorales la recuperación para la ciudad de este hermoso ejemplo de arquitectura religiosa que, y volvemos al redundante y cansino tópico pero que es una realidad patente, que en otro lugar del mundo no se hubiera permitido llegar a este lamentable estado de abandono, que de no remediarse con prontitud desembocará en su ruina y derrumbe, hechos que ya se advierten en sus estructuras y cimentación.

            Los movimientos ciudadanos que se alzan reivindicando su recuperación, intentando con sus escasos medios recabar fondos y concienciar a la población de la necesidad cultural y religiosa de la rehabilitación, convocan a concentraciones en las puertas y sus inmediaciones con el fin alertar las conciencias de quienes tienen que dirimir y decidir por la conservación de los monumentos de la ciudad. Ya va siendo hora de que las diversas instituciones que mantienen alguna responsabilidad sobre el edificio , o sea la Iglesia, el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía, se siente para conformar un plan de actuación y busquen, entre sus partidas presupuestarias, algunos de esos remanentes que no tienen destino, o buscar una financiación ajena que garantizada y avalada por ellas permitan, al menos un préstamo que posibilite la ejecución de la consolidación, restauración y recuperación de sus artesanales tejados, su majestuosas capillas y su primoroso retablo mayor. Este esplendor, este compendio de culturas que se retienen en sus muros no debe permanecer por más tiempo en el oscuro ostracismo de políticos y religiosos. Deben consensuar y  acercar sus posturas. Por eso me parece maravilloso que alguien haya dado el primer paso, que actúe con honestidad y ponga sobre la mesa una cantidad para iniciar las obras. Predicar con el ejemplo.

            Si el Arzobispado realiza otro esfuerzo, cosa improbable asumiendo como está gran parte de las necesidades de los nuevos pobres que acuden a Cáritas, aunque hay oras  probabilidades que convendrían ser estudiadas, debiera servir para motivar a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, si no quiere quedar en evidencia ante la comunidad de votantes de esta tierra. Hay fórmulas que pueden conjugarse para cooperar en esta importante obra. Desde visitas guiadas hasta elaborar un programa de actos culturales compatibilizados con la dependencia religiosa innata de su condición. ¡Si tienen hasta Corporaciones que pueden coordinar cualquier actividad! Todo menos dejar que la historia de la ciudad, Santa Catalina es una parte muy importante, se derrumbe por la desidia y la despreocupación. Y ésta vez no pueden acabar echando la culpa a la ciudadanía, porque hay movimientos muy reivindicativos que están dejándoles a ustedes, señores políticos y religiosos afines, en ridículo. Claro que a lo mejor ya están acostumbrados a este tipo de irreverentes y desvergonzados ejercicios.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en CULTURA, POLÍTICA, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s