Una azucena en su mano

En el furor de la tarde, cuando los cielos buscan las tonalidades malvas para sustituir el paño inmaculado que ha cubierto las bóvedas de Sevilla, durante las horas de la canícula, desde que se precipitaron por los alcores los primero síntomas de la oscuridad y se adueñaron de los espacios cósmicos las parpadeantes y argénteas salmodias de las estrellas, que son pregones de dicha, comienza un peregrinaje de gente con atuendo de domingos, con galas de fiesta, que va circundando cadenciosamente el perímetro de esos alminares y torres que se han constituido en valedores y defensas de los mejores sentimientos, del guardián de los secretos que se fueron escribiendo en sus lienzos, de las historias veladas que buscaron sus siglos para guarecerse del olvido, para perpetuar una estirpe que alcanzara la gloria y disfrutara de las mejores frutas del paraíso y que maduran en los campos de los sueños que se dibujan y plasman en los labios que exhalan los hálitos de la vida.

            En el humilde cofre se guarda la mejor de las perlas, se protege a la giganta que sabe de las penas y dolores, de las risas y alegrías, que arrastran y soportan sus más sencillas vecinas, ésas que aparecen de improviso, profanando el umbral sombrío que protege los secretos y procura la intimidad; ésas que pierden la mirada en las profundidades del templo buscando los ojos que retienen las imágenes del recuerdo, los misterios que solo se explican desde la complicidad de dos amigas, una alianza que se asienta y solo es posibles desde el amor, del que se da y del que se recibe, en la reciprocidad sentimental que confiera la libertad, la familiaridad que se adquiere con la visita diaria.

            Con el furor de la tarde, con la vehemencia del paso de las décadas, que se han despeñando de improviso y han arrasado los campos de la cordura, llegan los primeros síntomas de la nostalgia, los rescoldos que aún permanecen en el fondo del alma y que prenden con inusitada fuerza, abrasando las emociones, soportando la incandescencia y el resplandor de las imágenes que apenas pueden retener en la memoria pero que se presentan hoy emergiendo de la hoguera del tiempo pasado, para acuciarnos en la eventualidad y en la certeza de la cortedad de la vida del hombre.

            Desafiando al furor de la tarde, retando a la edad que encorva ya sus hombros, a los años que se han ido apropiando de la agilidad y la visión, se ha presentado en el templo en busca del sueño de cada primavera. Viene ahíto de emociones y sorprendido por el rictus y el vigor de su presencia, encamina sus pasos en busca de la doncella, a soportar la mano que hace tiempo que le falta y que tanto echa de menos, que tanto añora hoy; a buscar aquellos ojos con los que compartió las imágenes que han quedado prendida en la eternidad; a mancillar la realidad en este espacio que es capaz de trastocar el tiempo, de provocar un tumulto en la más firme serenidad, de conmocionar los sentidos hasta la hilaridad, porque en él habita la verdad y la alegría, una razón de ser, de vivir y experimentar.

            Una azucena en la mano, un cielo que se desprende con el aroma de la flor, unos ojos que se agrietan con tan hermosa visión, los surcos que marcaron los años en la piel son los salmos transcritos que describen el candor de promesas y sentires, una oración que se pierde, que no llega a salir de los labios, y se desvirtúa cuando se eleva la voz y se encuentra de improviso, frente a él, a la misma Madre de Dios, la Bienaventurada que se ofreció al amor y al dolor sin esperar nada a cambio, la dueña del corazón que le arrebató aquella tarde cuando posaron en sus sienes el oro del mejor amor, el oro que tiñó las penas y las tornó en ilusión, el oro que fue desangrándose hasta verter la pasión en el cuenco de su gracia, en el mejor esplendor, para implantar en el alma la rima de una oración que la proclamó Reina del Cielo, Consuelo del pecador, Señora que todo lo alcanza y Mediadora de Dios.

            Él lo vivió, él sabe que es cierto, que no fue una ilusión, que fue el cumplimiento de un sueño, la concreción de una evidencia y certeza de saber que estuvo cerca de Ella, frente a la Madre de Dios. El día que se coronó a la Virgen de la Esperanza, él lo pudo constatar, se plasmó en la Macarena la sonrisa del mismo Dios

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en CULTURA, HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s