Trece mil opositores y la necesidad

Que trece mil personas acudan a la convocatoria realizada por el Ayuntamiento de Sevilla, para cubrir ciento noventa y tres plazas de peón, es el sino inequívoco de la precaria situación por la que atraviesan cientos de miles de ciudadanos., el barómetro que mide con exactitud las necesidades de la sociedad.

            Todavía hay algunos que se niegan a aceptar esta realidad, esta durísima realidad que está martirizando a más de cinco millones de españoles que ven como cada día es un trance a vencer, un nuevo hito que necesita de soluciones urgentes, tan inmediatas que a veces se muestran en la desesperación de un padre de familia sisando, en un local de una importante cadena de supermercados andaluces, una paquete de mortadela, dos litros de leche y tres barras de pan. Tras subir y bajar la cola de la caja varias veces, intentando vencer la terrible vergüenza que debía padecer e implorando la atención, ya que nadie parecía querer oír sus lamentos, e incluso provocar alguna que otra queja entre la concurrencia, decidió acortar por el camino más corto, tomar impulso y salir corriendo con los productos alimenticios básicos con los que se había aprovisionado. Observada las intenciones del desafortunado ser, alguien le cogió por el antebrazo y situó delante suya. Cuando llegó la hora de pagar, aquel improvisado samaritano abonó la cantidad, ridícula y más aún si se hubieran implicado las personas presentes, y el hombre salió del estable agradeciendo el gesto, manifestando su deseo de reembolsar ese débito que adquiría. Antes de salir se volvió y aseguró que jamás olvidaría aquel gesto. Apenas desapareció, engullido por la calima que mortifica las calles, la cajera explicó al benefactor que aquel pobre hombre llevaba algunos días intentando provisionarse con la caridad de los compradores, que era vecino de la zona y que había caído en la desgracia del paro, que había sido cliente habitual, una persona de orden, pero que la lacra del paro le hizo caer en desgracia y con ella, a su familia. Que no era el único caso,  y por ello no podían atender su demanda, que de buena gana, explicaba la empleada, le dejaba pasar, pero son tantos….

Lo terrible de toda esta historia fue la tremenda y desconsiderada indiferencia que mostraban a quienes pedía auxilio en aquella cola del supermercado, la indolencia emocional que manifestaron ante una verdadera urgencia de necesidad que se les presentaba. No corren buenos tiempos, a todos nos apremian los pagos, las hipotecas, las urgencias y las necesidades pero no estaría de más alcanzar un estado de solidaridad entre los propios necesitados, ante casos como el vivido, exentos de cualquier interpretación y alejados de aquellos falsos discursos que imploran misericordia por verdaderos profesionales de la piedad, que sé de algunos, extranjeros por más señas, que están sacando verdaderas fortunas a sus países de origen y hasta se construyen fabulosas viviendas gracias a los óbolos que consiguen en puertas de importantes iglesias y templos de la ciudad, mientras que a nuestros conciudadanos les negamos el pan y la sal. Y que nadie busque ni entienda en mis palabras brotes de xenofobia, sino hechos constatables y comprobables.

Que trece mil personas se presenten a una oposición para cubrir las ciento noventa y tres plazas de peón, que ha sacado a concurso el ayuntamiento de nuestra ciudad, significa que hay mucha, pero que mucha necesidad de trabajar, para poder cubrir tanta penuria. Significa también que seguirán en estado de supervivencia básica doce mil ochocientas siete ciudadanos, con el lastre de sus historias, con el dolor que atraviesan sus familias, muchas sin poder cubrir los regímenes alimenticios sucintos y tal vez, teniendo que mendigar en las colas de los supermercados, como mal menor. En el peor de los casos, correr con los productos alimenticios, salvar la frontera del pago, intentar burlar la vigilancia privada y correr, intentado dejar la vergüenza atrás, si la conciencia lo permite.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en CULTURA, ESPAÑA, REAL BETIS BALOMPIÉ, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s