Los nuevos hitos patrióticos

             Comienza a ser habitual, y eso es bueno siempre que no se baje la atención ni deje ser motivo de superación, ver a la selección española de fútbol copar las primeras páginas de los diarios mundiales por sus reiterados éxitos en las competiciones que participa. Es algo que eleva el espíritu, tan necesarios en estos días en los que el desánimo y  la desmoralización cunde entre las multitudes, que nos hace sentir orgullo y nos presenta al símbolo de la unidad entre quienes hablamos la misma lengua, compartimos la misma cultura y nos desplazamos por los mismos límites geográficos. Es de destacar la solidaridad que nace, la exaltación patriótica que concitan esos once españoles, ataviados con los colores que representan a la nación.

            Estos hitos deportivos, no hay que olvidar otras disciplinas caso del baloncesto, el tenis, el motociclismo y la fórmula uno, concitan la atención de gran parte de la población haciéndoles partícipes de los éxitos.  Y tienen su importancia.

            Hace muchos años que no eclosionaban los sentimientos patrios de una forma tan estridente. Es una marea roja y gualda que se lanza a la calle en los preámbulos de la competición para emocionarse, para sentir la pasión de un pueblo trasladado a la contienda deportiva, al desafío a otros para imponerse y elevar el espíritu de la nación hasta la gesta. Es una exaltación de los valores más importantes tras la concesión providencial de la familia. Gritar para celebrar un gol, abrazarse al de al lado, sentir como se va apoderando del cuerpo un repelús, un recorrido sentimental que  va ascendiendo, que va reptando por cada poro de la piel hasta erizar el vello y convocar al duende de las lágrimas, es uno de los gestos más sublimes de la condición humana.

            Hay jóvenes que ya no se avergüenza de llevar una insignia nacional ni por ataviarse con una camiseta roja donde resplandece y sobresale el escudo nacional, el de este país que es España y al que han intentado, sin éxito, desarraigar de su espíritu con la falsa concepción y con la propagación de la falsa afirmación que era mejor desmembrar toda su historia, toda la fuerza de la unidad por la que nos hemos destacado siempre, por la que hemos sido una nación, con sus altibajos de poder, para crecer y aumentar en el bienestar, consiguiendo tan solo mantener engañados a unos pocos durante bastantes años y, eso sí, mantener la sostenibilidad de sus adquiridas fortunas.

            Me congratula que la nueva generación abrace estos valores que habían permanecido secuestrados por una falsa intelectualidad progresista que solían promulgar la iniciación de la destrucción de las fronteras y sin embargo imponían, dentro del territorio nacional y con la anuencia y la venia de las familias políticas, unas alambradas para distinguirse y separarse del resto de la ciudadanía, la institución de un linaje superior, como una casta que tenía que mantener su supremacía racial e intelectual. Celebro y congratulo viendo ondear banderas nacionales de España, batidas al viento por jóvenes, con el orgullo resplandeciendo en sus ojos sin menoscabos de idearios, que comienza a entender que en el perímetro de las enseñas se retiene la historia, que debemos preservar para obtener conclusiones objetivos y evitar los errores de aquellas vicisitudes, que comienzan a ver en la patria el símbolo que es capaz de aunar todos los valores que son necesarios para cimentar y recuperar la grandeza de ser español.

            Algo bueno está sucediendo en la sociedad que empieza desperezar, a levantarse del aletargamiento en el que ha permanecido durante casi dos décadas. Un amigo, que tuvo que emigrar a Estados Unidos en la década de los ochenta del pasado siglo, y que ahora imparte clases de literatura española en la universidad de Wisconsin, no daba crédito a su sorpresa cuando observó que en el núcleo residencial donde fijó su domicilio, en Madison, en la puerta de cada casa ondeaba una bandera de la nación, durante todo el año. Movido por la curiosidad preguntó a sus vecinos por este hecho y ellos se extrañaron por aquella consulta y contestaron que no había ningún motivo especial, que exhibían la enseña porque se mostraban orgullosos de pertenecer al país que le había dado cuánto tenía, que defendía su libertad y potenciaba el espíritu de una constitución que los sustentaba sentimentalmente.

            Gracias a la selección española de fútbol, gracias a estos jóvenes que nos han elevado a la gloria divirtiéndose y divirtiéndonos, se va regenerando el espíritu de ser español. Hasta lo vociferan, cantando coralmente, aquello de “yo soy español, español, español” y ondean banderas y se engrandece el orgullo. Por cierto, qué grande es nuestra selección…

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en CULTURA, DEPORTE, ESPAÑA, POLÍTICA, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s