El rastro de la memoria y la Esperanza

Yo llevo el nombre que llevó mi abuelo y mi padre, el del suyo, como ambos llevaron los de sus tatarabuelos. Esto no es una concatenación de conveniencias ni casualidades, ni un capricho de contentar la vanidad humana. Es la consecuencia de la voz de la sangre, la herencia emocional que vierte los cauces de los sentimientos que corren por  los cursos de los ríos que desembocan en el mar de las nostalgias y que trasciende más allá del místico y mítico sentido de la vanagloria y la pedantería. Es la legitimación y concentración de las esencias vitales que nos transmite la necesidad de perdurar la memoria, de hacer lo fugaz eterno, lo intrascendente necesario, los besos recibidos, las caricias que iban tomando asiento en las profundidades y pliegues de las mejillas, en las manos que vuelven a lucir el sonrosado blancor asiéndose poderosas a las pequeñas, es el equilibrio de una balanza que mantiene su fiel en la escala de la armonía necesaria para que la locura no hurgue en la mesura y la desbanque para instaurar el olvido.

Yo llevo el nombre que llevó mi abuelo porque tuvieron miedo a que sus ojos se fueran diluyendo en el maremágnum de la futilidad que emerge, con el paso de los años, en el historial de las vivencias, en la nómina que permanece inalterable en el sial de la remémora. Es lo substancial evocando la turbulencia de las emociones que proceden de las miradas de nuestros ancestros y que se adhiere a la sentimentalidad que reina en el corazón para mostrarse en el momento menos previsible, en esos instantes en los que se magnifican las partículas subatómicas que nos retraen a momentos que creemos vivir y que no son sino los recuerdos que se han fijado en el alma por transmisión. Es la añoranza de lo no vivido, la sensación de mantener una imagen del pasado adentrándose en nuestros recuerdos, ahondando en la misma piel hasta convencernos de que nos pertenecen, que son parte indisoluble de nosotros.

Yo llevo el nombre que llevó mi abuelo como llevo su misma sangre, como herencia de lo inevitable y lo imperfecto de la condición humana. Buscó por los mismos rincones de mi ser los legados, las lecciones magistrales que se grabaron con los gestos y en las conmociones de ver lo que otros nunca supieron apreciar, las señales que me reconocen a la vida en los ojos de otros y que me hacen único en la memoria de los míos, como ellos lo son en la mía. Busco por los mismos que él escrutaba en las paredes de la evocación y los fijaba a su mismo ser para poder transmitirlos a quienes debían seguir aquel camino que lleva a la antesala del mismo cielo.

Yo llevo el mismo nombre que llevó mi abuelo y veo la misma luz del amanecer que anegaba sus ojos y los mármoles de la vieja y solariega casa de San Lorenzo, el mismo sendero bañado de escarcha que lustraba las aceras y mostraba, en la claridad de la mañana, las huellas de nuestros pies, desapareciendo apenas unos trancos adelante y que humedecía el charol de mis zapatos y recobraba la vida de los jaramagos que lucían las cornisas del viejo palacio de los Santa Coloma, o envahecía las cristaleras de la casa de los Gallos.

Yo llevo el mismo nombre que llevó mi abuelo, como llevo la cálida sensación de su manos aferradas a la mía, como guiaron las suyas años antes camino de la Basílica, y el porte de su figura rasgando el frío de las primeras horas de un día de diciembre, cuando se alertan los sentidos y muestran su mayor fuerza las emociones, desgarrando el tiempo para provocar el encuentro y conformar el hito del anhelo conseguido que nace de la espléndida y dulce belleza de la mirada que taladra el sentido y provoca la alteración de los pulsos, que conmueve la serenidad tan solo con el cruce y el sostén de la mirada.

Yo llevo el mismo nombre que llevó mi abuelo y vigilo los cielos que prendieron en sus sueños, los que vertieron en los besos que se fueron dormir a la gloria, los que quedaron impresos en las manos de la Virgen, la que vela sus recuerdos, La que custodia con celo la memoria de los nuestros, La que guarda los anhelos de todas las generaciones que acudieron a su encuentro, a depositar el ósculo que procura la ventura, que descubre los secretos y desvela los misterios que se guardan en el cofre donde yacen la nostalgia, la memoria y los recuerdos, donde si miras se ve las praderas de los cielos.

Yo llevo el mismo nombre que llevó mi abuelo y guardo como un tesoro el recuerdo de sus besos y el anhelo de los años que pasaron como un suspiro y sus palabras sonando en lo más intimo del fuero que se construyó en mi alma por la fuerza del cariño que irradiaban sus consejos cuando llegábamos al templo y la Virgen ofreciendo el reguero de su amor que bajaba por sus dedos hasta ungirse con mis labios para abrir el universo donde habitan mis recuerdos, la memoria de los nuestros, sus vidas, sus alegrías, sus pendencias y desvelos para concentrar sus cariños en los ojos del ensueño, en el rostro que concentra la ternura y la afecto, el apego y la devoción que se transmuta en el seno del rostro que el mismo Dios talló en el firmamento.

Yo llevo el mismo nombre que llevó mi abuelo. Nada cambia aunque se curen las manos, aunque le limpien el rostro, aunque le sanen el pecho, aunque consuman los siglos la esencia de nuestros cuerpos nada cambia porque todo lo tiene guardado y permanece en su memoria, en lo eternidad de la gloria del sentimiento macareno. Porque todos los anhelos, las peticiones, deseos, la devoción que pusimos en los besos siguen prendidos en el cielo donde habita la Esperanza que custodia nuestros sueños.

Galería | Esta entrada fue publicada en CULTURA, HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s