El monstruo y los niños

Habrían llegado con la alegría inscrita en el semblante, irradiando felicidad por los cristales de sus ojos. Tal vez, se iluminaron sus caras cuando cruzaron la mirada con quién debía ofrecerles el amparo, con quién debiera mantenerles alejado de los peligros que rondan en las oscuridades, con quién debiera protegerlos de acecho de instintos enfermizos que gozan con el dolor de los semejantes, de quién debiera liberarlos de los temores que posan pusilánimes en sus infantiles mentes, esos que les hacen huir de los lobos que se pertrechan en las profundidades de los sueños para arrebatarles la tranquilidad. Mantenían sus ilusiones en aquellos brazos que se abrían al encuentro, que les acogían y que buscaron en el abrazo fingido, en los besos que se convertían en condenas.

No debe ser fácil comprender, con el entendimiento aún formándose, por qué los padres se apartan y pierden las nociones de afectos que les dieron la vida, por qué se promueven distancias en donde antes de instauraba el amor, por qué aquella separación que les obligaba a repartir sus besos y sus caricias, a recorrer a largos trayectos para poder disfrutar de la compañía del padre. Tal vez esperaran, con inusitada impaciencia, el momento de poder estrechar su mejilla y mantener la sensación de la felicidad por el encuentro.

Pero hay signos y actos que manejan la voluntad de los hombres, que los enfebrece en sus conductas, en sus desapegos y en sus desamores, actuaciones que degeneran y obstruyen cualquier atisbo de bondad,  que los transforma en monstruos, en seres desaprensivos que acarician la venganza con el dolor ajeno, que se inmunizan ante de sus propósitos crueldad para obtener el llanto y la desolación, menospreciando hasta el mejor de regalos de Dios, la paternidad. Monstruos que gozan con el sufrimiento, que escarnian sus frustraciones amorosas hurgando, con sus garras, el corazón de quienes ya no les corresponden, que se ven azorados y menoscabos cuando traspasaron el umbral del resignación y paciencia y son abandonados porque agotaron las fuentes del amor para saciar su idolatría, para hartar su violencia contra el débil, para alimentar su ferocidad con el temor y la intimidación, con la amenaza que procura el espanto.

No peor manifestación del odio que la que se muestra contra la propia naturaleza, que se muestra tras el engaño, que la defenestra la infancia a golpes, que la tiñe el futuro de oscuridad y amargura. ¿Qué ven los ojos de un niño cuando se les administra la justicia de lo horrendo? ¿Dónde van a parar sus sueños de amor, dónde cobijan sus miedos, donde hayan refugio para preservarse de unas manos que debieran procurar calor y cariño? ¿Qué terciopelos cubrirán los cofres donde guardar sus lágrimas, donde reposar el dolor por la ira que brotan de los ojos del padre? No hay mayor locura, ni más grande demencia que acabar con las ilusiones de los hijos porque las suyas no supo abrigar. ¿Cómo podrá honrar la memoria de sus hijos sin deshacerse en la confianza y el abrazo que buscaron?¿Será capaz, este hombre, de reconocer la terrible acción que ha cometido?

Son falsas promesas que quedaron prendidas en sus sonrisas, en la creencia del normal discurrir de la naturaleza. Solo en la más truculenta imaginación puede subyacer el horror. Solo en las actitudes más viles, más oscuras de la condición del hombre, puede concebirse tal espanto, máxime cuando la premeditación y la alevosía encubren cualquier locura. Sus enfermizos pensamientos no se vió turbado por las miradas inocentes de sus hijos, no fluyó por su sangre la llamada del amor paterno, no atisbó, en su abyecta cordura fratricida, las lindes de la esperanza y la vida sobresaliendo por la proyección de sus figuras. Los animales no tienen conciencia, ni mantienen sentimientos de culpabilidad, porque es la ley de la naturaleza la que ejerce el poder de la necesidad sobre ellos, porque se sostienen en la precariedad ineludible del sostenimiento, pero ay de ti si osas atentar contra cualquiera de sus cachorros, ay de ti si osas traspasar la línea que delimita al ámbito de su prole.

En la mente del hombre subyace esta conducta de la naturaleza, de la concesión de Dios para ser capaces de amar, de distinguir el bien del mal desde la misma razón, si no caen en los territorios donde vaga la locura. Solo los monstruos, esos seres que se mantienen en la alucinación, son capaces de cometer estas atrocidades. Rhut y José se creyeron protegidos de los tormentos y las ferocidades  de ellos sin saber que convivían con uno y que los utilizaría para saciar, con los más bajos instintos, su sed de venganza.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en CULTURA, ESPAÑA, POLÍTICA, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s