El tiempo retenido, la Esperanza eternizada

Fuimos cómplices en aquella madrugada en la que veríamos la ronda del sentimiento poseyendo los corazones, partícipes de la felicidad que venía rondándonos en las horas previas, en las vísperas de aquellos días que tenían aromas de cuaresma tardía, flujo de azahares prendidos en las hilaturas del espacio, prendidos en los cordeles de los sueños  para acomodarse en los interiores del alma y transformarse, por encanto de los cantos de estameñas recién planchadas, en perfumadas violetas porque ahora sí, no huía la memoria, y se estancaba en los requiebros de las voces y los silencios, esa coral que tiene reminiscencias celestes, y se acentuaban con la tenue luz de la luna bañando los alminares de la murallas, las tejas de las viejas casas que todavía guardan el resabio de los esplendores que se construyen por sus inmediaciones. Glorias que tienen cimientos en la emoción y que se construyen a base de golpes de ilusiones, que se izan con el adobe de la mejor esencia, con la mejor estirpe de la ciudad. Sueños que vencen sueños y galopan por las vías que riega la luna con su plata. Vida que va anegando los campos con la felicidad, aunque se muestren con lágrimas, que buscan con ansia la comisura de unos labios que contienen la alegría, que bisbisean peticiones imposibles, oraciones inacabadas derrotas por el éxtasis de la belleza celestial.

Fuimos agua de los ríos que calan y bañan los profundos valles que van horadando el arado del amor, que dota de vida a la aridez sentimental, que provoca el florecer de las emociones, que mansa la bravura de sus aguas y allana los fondos rocosos donde se cobijan las malevolencias, las hostilidades y los desafectos, que iguala en la condición. Fuimos el fluido que pavimenta y rasa los residuos que se obstinan en permanecer, en constituirse como símbolos de inequidad que malforma y degrada la natural bondad del hombre.

Fuimos testigo de la desaparición de las horas, porque el tiempo se deshace cuando apareces para desterrar la maldad, para policromar los cielos de los mejores azules, láminas que destierran el azabache y el azogue de un manto que se teje, con exclusividad y amorosa dedicación, tan solo para abrigar y proteger la hermosa jerárquica  que se esconde tras tu nombre y que se deja abatir por la luz que se radia desde tus clamor, un misterio por desvelar que surge del horizonte, de un astro que se obstina y esfuerza en salir cuando el Sol está en la calle.

El clamor de un estadio que traspasa el valor de los altares, voces que asaltan el campo para poder acercársele, estruendo de las oraciones que navegan por el aire al encuentro de los ojos que proclaman la verdad, que sostienen el gran mensaje que Dios quiso dejarnos con el fin de redimirnos, que a nadie deja en desamparo, que a todos hacia sí atrae, tocas blancas que se vuelven, estameñas que relucen porque se acerca la Madre, porque retornan los sueños que van ornando los talles de la frondosidad de un parque que aún se encuentra aturdido porque son sabe si ha sido verdad, o una figuración celestial, lo que ha abierto sus entrañas y santificado sus suelos.

Fuimos testigo, aquel día, de una primavera adelantada, del sueño que se concreta conforme el paso avanzaba, proa de una nave que iba abriendo las aguas de la nostalgia que se espejaba en el río, del milagro de una gloria traspasada de los cielos al campo donde descansa las almas y los sueños de quienes soñaron con Ella en esta tierra, y rompió la fugacidad de la noche la fuerza de su mirada cuando llegó al hospital, espacios de la nostalgia de los viejos macarenos, convirtiendo aquel dolor en esencias de dulzor, en clamores de peticiones de madres, de esposas, de hijos que buscaban el alivio para tanta desazón y un reguero de Esperanza se expandió por el lugar.

Hace hoy dos años que la ciudad transgredió los tiempos, el espacio y la emoción. No era Viernes Santo, que era septiembre y otoñando. Se conformó el milagro. Las Hermanas de la Cruz, Madre María Purísima y la Virgen de la Esperanza

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en CULTURA, HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s