Septiembre

Serán los recuerdos que nos atosigan, que nos elevan a la inmensidad del tiempo para que naveguemos por sus lánguidas aguas. Serán las imágenes que brotan desde el espacio donde duermen para soñarnos, o tal vez, seamos parte de la onírica del universo que tributa el manejo de las emociones.

Hay situaciones que escalan las murallas del tiempo para invadir el ánimo, para instaurar una república donde se concitan los sueños que siempre ansiamos, un país en el que nos mantuvimos en la esperanza de la alegría, del deseo por el reencuentro, del enfrentamiento de unos ojos que auscultaban las profundidades del deseo y que se manifestaban en el brillo azabache asaltando sus propias espesuras o defenestraban cualquier atisbo de felicidad cuando desviaban sus visión, eludiendo la nuestra, para procurarnos la inmersión en las turbias aguas de la melancolía. ¿Qué precio acordamos, con el destino, en el  abrazo de un amigo al que hace años que no vemos? ¿Qué sabor tiene el beso que escondimos, porque no tuvimos la valentía, siempre envuelta en el romanticismo que nos perdía, que nos sigue perdiendo a pesar de los años, de atravesar el aire que separaba nuestros labios? ¿Qué suavidad mantienen las palmas de las manos que se enlazaron para elevar la dicha a la condición de lo sublime, que removía nuestros silencios y anunciaba repelucos? ¿Dónde reposan los sueños que ansiábamos compartir?

Se va yendo septiembre, como la gran carroza que nos conduce al final de un camino, a la senda que concluye con la estación donde permanece el tren que transporta las imágenes que intentamos retener, el anatema de nuestras historias mostrándose constreñidos y los rostros pegados al cristal de las ventanillas, esperando que iniciemos el gesto que los libere, alzar la mano, reír y gritar la palabra que descerraje los candados del olvido, que restituya la noción de la realidad del sueño y deshaga la ficción de la existencia.

Las hojas de los árboles ya van segando el aire, ya están flirteando con la memoria que aguarda en el suelo dispuesta a recibirla, a restituir la eventualidad de los recuerdos.  Anegarán los campos, invadirán los terruños de cemento, las láminas grises que atrapan las ideas del paseante, que roban la energía del joven errante que mantiene la misma preocupación que nosotros alimentábamos con la tristeza de aquella mirada esquiva,  para tornarlos en ese dorado que se irá contrayendo conforme el sol temple los suelos. Se convertirán en peregrinos y alzarán sus cayados contra el viento que lso arremolina.

Busca este septiembre el final para anclarnos en el otoño, en el mismo estrato que hace perdurar la nostalgia, porque nos recuerda el retorno al hábito y la cotidianidad, a la vida que comienza a monitorizar nuestros actos. Es esta resurrección de la monotonía lo que provoca la tristeza lánguida que serpentea en las tardes, recortando las luces y menguando el calor que nos desinhibía de los prejuicios. Y vienen cargadas de memoria, como llegan las nubes a expandir el agua, para regar de entrañables momentos con la recuperación del brillo de los ojos y una sonrisa a medias que se perdía por la esquina sorprendiendo la mirada tímida y furtiva. Sueños de septiembre.

Galería | Esta entrada fue publicada en SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s