No debemos ser tan malos

No es fácil creer en Dios, a pesar de que algunos consideren un hecho trivial poner en sus manos el destino, la propia vida. La superficialidad de este pensamiento entraña desconocimiento, tal vez profusión de absentismos en el desarrollo espiritual, o simplemente no aceptar la existencia de un Ser Supremo que todo lo rige en la creencia de la nucleada posición del hombre en el universo, del ser que puede instrumentalizar las sensaciones sin el respaldo del Creador. Es cuestión de creer o no. Permanecer a un lado u otro es potestad de cada uno, de incluir en su razón la posibilidad de la Salvación o asumir la negritud del vacío, en sus suposiciones espirituales. Una vez, un afamado escritor, agnóstico, al que la vida ha sonreído y favorecido con justicia, me comentó que los católicos que teníamos una gran suerte. Poseemos la figura de Dios, un instrumento donde nos asíamos en los momentos en los que el dolor nos lacera, una válvula de escape que nos induce a la comprensión.

No es fácil comprender los designios que nos tiene reservado, ni por qué tenemos que sufrir o ver sufrir a los que nos rodean. Alguien dijo una vez que Dios escribe con renglones torcidos. No es cuestión adocenar los sentimientos ni asentir a cuanto mal nos llegue, porque fue el mismo Dios quien nos dotó de razón y sentimientos y no podemos disociarlos de nuestros afectos. Sentir y llorar, gozar y reír todo nos ha sido concedido. Pero es cierto que ante las adversidades, con el respaldo de su condición divina, podemos posicionarnos en un estadio que nos reconforta, que alisa el dolor y nos hace soportable el sufrimiento. Cuanto mayor es el dolor más aferramos a la idea de causalidad de los hechos, de encontrar una respuesta a todas las preguntas. Es una necesidad y solo en Dios hallamos la solución.

Entiendo que no a todos les ha sido revelado este gran misterio, que no todos pueden resolver el enigma ni entender que la existencia de Dios es un instrumento de liberación, ante la errónea suposición de algunos de intentar extender la idea de ente esclavizador y dominante, incluso llegamos a comprender, desde la tolerancia y la inteligencia, que haya personas que vivan felices en su descreimiento. Es una opción vital unipersonal, un dilema que solo atañe al ser humano.

Lo que no es lícito ni oportuno es lanzar infamias e intentar socializar el pensamiento de que los católicos somos seres cautivos, dominados y rendidos a una supremacía terrenal, que no tenemos condición intelectual y que nos sometemos, sumisos y dóciles, a los dictámenes que nos imponen. Me parece inadecuada esta suposición. Y es más. Estos pronunciamientos públicos, exaltaciones violentas, proceden de la frustración, de la negatividad que suele producir el vacío espiritual.

Hace unos días, en una red social, que inmediatamente retiró el comentario, un individuo, que debe tener el mismo nivel intelectual que el oso Yogui, atacaba ferozmente al pensamiento católico, insultando a quienes profesamos el cristianismo, tachándonos de intolerantes, de fanáticos y adoradores de becerros, que estábamos tirando nuestras vidas a un cubo de basura, ultrajando las devociones marianas de nuestra ciudad, maldiciendo a los rectores de la Iglesia, calificándonos de insolidarios con el prójimo, aduciendo los pobres argumentos sobre los gastos de las Hermandades en sus cultos, en el mantenimiento de su patrimonio. Indignante. Él mismo se califica, se autodetermina en su condición. Cualquier consideración que pudiéramos reprocharle ya ha sido vertido por sus propios comentarios.

Es una lástima que no dedique sus esfuerzos a otros menesteres, a escribir sobre la vida del orangután asiático, una especie a la que debe conocer ben por su semejanza intelectual.

No me cansaré, sin prepotencia ni complejo de superioridad, simplemente ateniéndome a la veracidad de los hechos, de exponer los datos sobre la solidaridad de la Iglesia, Cáritas diocesana, y muy especialmente de las Hermandades en estos tiempos de tantas dificultades, prestando más ayuda y cubriendo las carencias alimenticias de tantísimas familias que se ven desasistidas por las instituciones gubernamentales y que solo la Hermandad de la Macarena destina cerca de doscientos mil euros a este tipo de ayudas. No debemos ser tan malos.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s