Don Juan Tenorio y halloween

No había más que darse una vuelta, a primeras horas de la mañana de ayer, por cualquier calle o avenida de la ciudad para constatar el infortunio cultural y la pérdida de valores ancestrales que está azotando a la juventud, y muy preocupantemente a la sevillana. Jóvenes con mascarillas de maquillaje desvaídas, consumidas por el tiempo y la humedad de la madrugada, como extraídos de una película de terror de clase B, aquellas que llenaban las pantallas con salsa de tomate, emulando  manchas de sangre deambulando con las primeras luces del día, con la macilenta claridad que comenzaba a torna el gris por los azules que abren paso por los Alcores.

Jóvenes que se pierden en el desconocimiento, en la necedad de importar tradiciones de lugares a los que critican, contra los que se rebelan, a veces quemando sus símbolos y banderas, por considerarlos el origen de todos los males que nos aquejan, que nos corroen, inductores de una crisis que azota a nuestra particular sociedad y que la tiene sumergida en la devastación y en la pobreza. Jóvenes incongruentes que no quieren reconocer sus tradiciones, que las ignoran porque las consideran desfasas y arcaicas. Jóvenes que militan en el gran partido de la ociosidad, que no tienen más horizonte que la diversión extraña, que agotan su tiempo en la necedad del consumismo exacerbado. Dejan de lado la vasta cultura que nos abriga para inmiscuirse en el vacio de una tradición anglosajona, que se ha adueñado del tiempo de nuestros difuntos.

Desconocen la verdadera magnitud de esta decisión. Sus almas libres, que tanto claman contra las instituciones norteamericanas, se están ligando a las galeras de las que pretenden huir. Prefieren convertirse en siervos de los dictámenes comerciales que llegan desde el otro lado del océano antes que perderse en los campos y las sendas de las tradiciones españolas. Son producto de la multiculturalidad, que en demasiadas ocasiones torna y se convierte en incultura.

Y cuán gritan esos malditos[1]. Pasan la noche entera dando saltos y gritos, ataviados con ropajes extraños, de orígenes foráneos, y disfrazando sus rostros con pinturas que simulan descarnes y heridas, monstruos y seres infernales. No saben que las bregas que se esconden en la poesía o en la novela romántica, que nos descubre a Don Juan Tenorio, son la esencia de la cultura sevillana, referente de heroicidad frente al amor y la muerte. Que don Miguel de Mañara ya obraba como pendenciero y mujeriego galán algunos siglos antes de que se estancara la normanda tradición en la sociedad civil estadounidense, y que tras contemplar su propio entierro decidió entregarse al servicio de los pobres. Debieran preocuparse por mantener sus tradiciones y dejarse embaucar por éstas que les esclavizan a otras. Debieran ser consecuentes, como lo son aquellos a los que pretenden emular, y dejarse colonizar por estas escenificaciones que conllevan siempre al consumo de sus productos. Debieran ser más consecuentes, incluso, con sus creencias religiosas. No debemos obviar que la celebración de hallowen es una tradición pagana, que elude los compromisos cristianos y que se manifiesta abiertamente contra la fe, de la que luego presumen viendo un paso de palio o un Nazareno que se recoge con el trino de los pájaros.

La belleza de nuestras tradiciones, que siempre guardan un componente romántico, por mucho drama, por mucha muerte que mantengan, no pueden verse ahogadas por estas celebraciones importadas, banales y paganizadas. Esperemos que éstos que ahora se jactan, movidos por sus efluvios de juventud, recapaciten y mediten sobre la idoneidad de mantener nuestras costumbres y no caigan en la servidumbre anglosajona que tanto daño hace a nuestras tradiciones.

Y no olvidemos que honrar a nuestros difuntos es conservar nuestra memoria.


[1] Don Juan Tenorio, de José Zorrilla, acto primero, escena primera.

Galería | Esta entrada fue publicada en SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s