Se busca Rey Mago

se busca rey mago Es como para echarse a llorar y no parar hasta llegar a Umbrete. La cosa tiene migas. Que a uno lo nombre para representar al Rey Gaspar en la cabalgara de Reyes de Triana, que es un referente para la ilusión de grandes y pequeños del viejo arrabal, y desistir de este glorioso empeño cuando apenas falta una semana para la representación y el recuerdo de la Epifanía del Señor, es una falta de respeto para la ciudadanía, por mucho arte y poca gracia que intente plasmar en el video que se ha colgado, en todas las redes sociales, con el fin de buscar un sustituto al sustituto, según palabras del renegado embajador de la ilusión. Triana no se merece esta desconsideración, ni por supuesto que suplante con esta payasada el sentimiento y el trabajo realizado por muchísimas personas para que el día seis de enero transite la ilusión, que tanta falta hace en estos tiempos, por las calles de este emblemático barrio.

Si uno no está seguro de poder cumplir un compromiso, es preferible no aceptarlo. Se queda hasta mejor. ¡Cuántos trianeros, merecedores de este reconocimiento, habrán soñado con representar al Rey Gaspar! ¡Cuántos que han dedicado su vida por este bellísimo rincón sevillano se quedan con la frustración de no ser reconocidas sus labores y funciones! Pero claro, estamos a lo que estamos y en lo que estamos, a cumplir con la bendita y tradicional falseta de premiar a quienes pasan de puntillas, y eventualmente, por la fama, a traicionar a los que verdaderamente siente y sufren por las cosas de nuestra tierra, que por otra parte siempre están a disposición de ella, callan y siguen, porque el amor les puede, trabajando en las sombras.

Ser Rey Mago en Sevilla no es cosa baladí, no es un tema con el que se pueda jugar. Es convertirse en portadores y expendidores de la ilusión. Personas que se transforman mágicamente para ungir los suelos de fantasía, alfombrando las calles con el celofán de la alegría. Ser Rey Mago es convertir la humanidad inherente de la condición del ser en la fastuosidad regia capaz de redivivir el mejor estado del hombre. Aceptar el nombramiento es asentir a la nigromancia de la fascinación de la que son portadores y que tienen su reflejo en las expresiones y en los ojos de los niños, que corresponden a la inocencia de la fe y la creencia, que es el mejor y más sentido estado del género humano. Ser Rey Mago es apartar cualquier vestigio de la realidad para convocar a la quimera y el ensueño, recuperar la entelequia de aquella edad que nunca pasó y que reside en la sangre de nuestra sangre y que vemos reflejada en la reencarnación de aquellos que siguieron la estrella que les guió hasta la presencia soberana de Dios hecho hombre, ante la sorpresa de la humidad de un Niño apostado entre las miserias de un establo.

Toda esta mágica emulación de aquellas vivencias, toda la grandeza que se presentaba en la cabalgata, se derrumba con la convocatoria pública para suplantar el espíritu y derrocar a la majestad del sublime acontecimiento. Ha  republicanizado la regia comitiva, secularizando la entronización de la ilusión y guillotinando los atisbos de los sueños. Les ha faltado poner carteles por las farolas y árboles, como reclamos para llenar un hueco, que eso entenderán quienes están encargados de organizar la cabalgata, o montar una tómbola en el Altozano, con el estridente y sonoro nombre reluciendo en la pañoleta superior de “La improvisación”, con sus potentes altavoces convocando a la participación, con el siempre toca barriendo el aire para vergüenza de quienes se sienten trianeros y auspician aún sueños.

El trono queda vacío. En estos tiempos es un hito y un privilegio poder trabajar, pero que lo hagan en festivo sólo conozco a farmacéuticos y quiosqueros. Y esta es la cuestión. Gaspar será reemplazado por una persona que vendrá a suplir al sustituto, que así se autodenomina el elegido, el que ha renunciado a la gloria de poder verter la fantasía y recuperar, aunque sólo fuere por unos instantes, un brillo de ilusión en la mirada de un niño, un hito de esperanza que defenestre la desilusión de tantos que no saben qué será de ellos mañana. Ha renunciado al premio y ahora se busca a un Rey Mago, como si eso fuera tan sencillo.

Galería | Esta entrada fue publicada en RELIGIÓN, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s