La descomposición de la alegría

La descomposición de la alegríaTras escuchar el concierto de Año Nuevo, que viene emitiendo Televisión Española desde hace al menos cincuenta años, y que se celebra en Viena el primer día de enero, uno se queda con la sensación de que el tiempo nos engaña, nos delimita en nuestros comportamientos. Escuchar a la Sinfónica de Viena es un primor para los sentidos. Contemplar los parajes naturales del país de los Strauss, con la música de los valses acompañándolas, es un primor. El Danubio azul va impregnando las estancias con la magia de sus notas. La armonía de la partitura no tiene parangón. Es un velo de nostalgia que recorre el cuerpo, que aúpa los sentimientos hasta hacerlos estallar en artificios de satisfacción. Este año, el director Franz Welser-Möst, nos ha sorprendido con un programa algo excéntrico, con composiciones de los maestros Verdi y Wagner, desangelando el patio de butacas y a los cientos de millones de espectadores que se contemplaron el concierto a través de las imágenes y sonidos de televisión. Nadie puede dudar de la exquisitez y grandilocuencia de este director, que es además el titular de la orquesta. Pero sus gelidez, la falta de transmisión y la mecanización de su dirección nos dejaron con el cuerpo entre pinto y valdemoros. Técnicamente ofreció un máster. Pero la gente espera algo más de este concierto, de este espectáculo por el que muchas personas se desplazan desde lejanos lugares para participar de las excentricidades que no se toleran en una audición normal de música clásica. Tiene sus ritos y hay que seguirlos.

El compás de las palmas fue limitado y hasta suspendido en algunos pasajes de la popular marcha Radetzky. Una lástima que no se tengan en cuenta la tradición y la armonía de la clac, que espera ansiosa este momento. La mayoría asisten para compartir ese glorioso momento. Yo, que no soy precisamente un artista en estas lides –ya contaré alguna vez que me sucedió en el estadio del Betis-, intento seguir las directrices que se marcan por el director de turno. Es parte de mi liturgia personal, durante el primer día del año, para invocar las buenas vibraciones y participar de la alegría general que se transmite. El sr. Welser-Möst se cargó, literalmente, uno de los momentos más importantes del inicio del  año.

Ya sabemos que  Johann Strauss, padre, no introdujo ninguna línea ni nota musical en las partituras de la marcha Radezky que hiciera alusión a esta sonoridad excepcional del bateo de las manos, sino hubiera incluido entre los componentes de las orquestas sinfónicas a los palmeros de los Chichos o los Amaya de la época. Pero es una tradición que permite participar de la alegría, por el cambio del ciclo anual, y mostrar la complicidad del público con la marcialidad de la obra. No creo que el autor se levante de su tumba para recriminar estas actuaciones populares y mucho menos, radicalizar esta puntual expresión de júbilo con la coacción de la disminución de las palmas que acompañan la gallardía para la que fue concebida, que no fue otra que manifestar la gloria austriaca por una serie de victorias, en norte de Italia, que protagonizó el Mariscal Radezky y que sirvieron para reafirmar el poder militar del país, en las medianías del siglo XIX.

Este tipo de acciones, que imponen la rigidez conceptual de los hechos, tal como fueron concebidos por el autor, restringen el acercamiento y coartan los comportamientos que expresan júbilo, emociones que no debieran ser restringidos. Saltarse la norma, de vez en cuando y sin hacer mal a nadie, es una forma de liberar la negatividad que trata de imponerse en estos tiempos en los que sucumbimos a los poderes económicos. Es como si al entrar en el Sánchez Pizjuán dieran directrices expresas para no poder animar al equipo, con la sonoridad unificada de las palmas, o nos prohibieran acordarnos de la familia de los árbitros –¡los pobres!- cuando cometen esos errores que siempre benefician a los grandes equipos, cosa que realizan, evidentemente, sin ninguna premeditación ni alevosía.

En fin, que este señor ayer, con su hierática seriedad, intentó imponer la circunspección de la creación. Tiene que ser un hombre triste si es incapaz de repartir el gran don con el que Dios le ha premiado. La música no sólo sirve para elevar el espíritu, cosa que me congratula y asumo; tiene que servir para hacer felices a los ciudadanos. Para que nos dirijan con seriedad ya tenemos a nuestros ínclitos políticos. ¡Que estamos aviaos!

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en CULTURA, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s