Una gran vergüenza

Discurso_funebre_pericles.jpgDesde el desdén sólo se consigue continuar los desmanes que se enjuician. Claro que hay a quién no le interesa saber la verdad. Prefieren vivir en la ignorancia de las cosas que  les rodean, menospreciando a todo aquel que no piensa o cree como él. O lo que es peor aún, vivir sus verdades, las suyas no las de todos. Así se dirigen al abismo.

Este fanatismo absurdo por intentar recuperar la inquisitoria memez de vulgarizar las tradiciones, por convertir las fiestas populares en agravios personales, es también una falta de respeto a muchos, a la mayoría de los ciudadanos que participan, de una u otra manera, en ellas. Sin contar con los beneficios económicos que conllevan, que son muchos los negocios familiares, y pequeñas empresas, que viven todo el año con estos menesteres, que parecen molesta.

Hace unos días se ha publicado en las redes sociales un vídeo sobre un funeral civil. En las imágenes se recoge la humillación de familiares y amigos del fallecido porque tuvieron que realizar las exequias en el pasillo del tanatorio. Desde luego es una situación inhóspita, cuando menos increíble. El edifico funerario debería tener previsto un lugar para este tipo de celebraciones, para que el túmulo guardase la dignidad que merece la despedida de un ser querido. Es un derecho contraído por el yacente y un respeto debido a los familiares, que en momentos de dolor pueden ver acrecentados sus sentimientos y expresar sus razones de manera inadecuada. Es un derecho porque se pagan esos servicios durante muchos años, en la mayoría de las ocasiones durante toda la vida. Dinero enterrado, nunca mejor dicho. En cuanto al respeto a los familiares, tienen derecho a honrar a sus muertos con la intimidad, el decoro y el retiro espiritual, conforme a sus idearios personales, propia de la ocasión, máxime en esos momentos en los que se brinda el homenaje a la entrega en la vida de un padre, como era el caso.

Pero las imágenes nos dan opción a recapacitar. Un funeral civil, desprendido de los lazos religiosos, fue la decisión de los familiares, tal vez petición de última voluntad del difunto. Hay algunos interrogantes que deberíamos considerar, porque la escasez de imágenes y sonidos, dejan al socaire de la duda este comportamiento. ¿Fueron los propios familiares los que se negaron a que las exequias se celebraran en un lugar consagrado? Todo hace pensar que si, al hilo de los comentarios que expresan los hijos cuando accede el arcón fúnebre y recriminan a los empleados la existencia de una cruz en la tapa del ataúd, sin hacer caso a las explicaciones de los trabajadores que les indican que ha sido quitado el crucifijo y que lo que figura en el ataúd es la marca dejada. Enseguida cubren el féretro con una bandera republicana.

No se conforta más al difunto por estas muestras, aunque están en su derecho. Pero no puede vilipendiarse la actuación de unos empleados de esta forma. Deben ser los nervios del momento. Ignoro igualmente, si hubo ofrecimiento de otros lugares donde poder realizar esta despedida, ni si sería acogido su cuerpo en tierra o si optaron por la incineración. Pero bien podría haber realizado el rito funerario, por lo civil, en las inmediaciones del cementerio o lugar donde se procediera a la cremación, según el caso. En estos lugares suele habilitarse un espacio para ello. Lo digo por la triste experiencia que tenido que vivir en mis propias carnes, hace muy poco y ví cómo se realizaba, de manera emocionante y muy conmovedoramente, este tipo de ritos de quienes no creen en la vida posterior, en la existencia de un Dios bondadoso. Fuimos testigos de algo enternecedor y las palabras pronunciadas fueron de una turbadora sentimentalidad.

Estaban en su derecho de no oficiar un túmulo religioso y fue una vergüenza que se despidiera la vida de una persona en un lugar tan inadecuado. Pero estos acontecimientos no pueden llevar anexados mensajes subliminales e incriminatorios sobre la discriminación por valores religiosos, como se desprende de los comentarios que luego se han vertido sobre este suceso y que me da la impresión de que no han sido formulado por los familiares sino por esa banda de infamadores que están al quite para cualquier circunstancia. No es justa la generalización. En todas partes hay gente buena y gente mala. Y eso no lo consiguen el pensamiento y el ideal de cada cual, sino la fanatización de los mismos. Llevar a los extremos los pensamientos es lo que crea la divergencia y la desunión. Las creencias de cada cual, si son respetadas, acrecientan la convivencia y potencia la fraternidad. A ver si vamos aprendiendo de la historia de una puñetera vez.

Galería | Esta entrada fue publicada en RELIGIÓN. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s