Una gran obra de arte

cartel fiestas primaveraHace unos días fue presentado el cartel de las fiestas de la primavera de esta ciudad. Un cartel que ha sido realizado por el pintor sevillano Chema Rodríguez y que no ha dejado a nadie indiferente. O mejor dicho, y haciendo gala de la verdad, ha dejado a mucha gente, muchísima, indiferente. Y no porque no esté bien realizada, que lo está; ni por la técnica empleada, que raya la perfección. Es que es algo sosín en su temática, en la forma de entender a la ciudad y sus fiestas.

Si hace unos años, muy pocos, se hubiesen abierto las puertas a la creación, a la innovación y la inventiva otro gallo nos cantaría. Las ideas parecen que se han congelado, que no hay más salida que la de no caer en la hoguera de las críticas. Se va a lo seguro, a no provocar el alzamiento de las emociones, a desarraigar cualquier indicio de valentía, banalizando las emociones y sintetizando las sensaciones. Los artistas se ven coartados por sus propios miedos y optan por creaciones sin valor argumental, a veces hasta huyendo de sus propios conceptos artísticos, de los estilos que han venido desarrollando y defendiendo durante sus trayectorias. Y todo es designarlos para la elaboración de uno de los carteles importantes de la ciudad y se dejan absorber por la vorágine del miedo a las críticas, a los qué dirán que tanto daño hacen a la evolución de las tendencias artísticas. Por eso me gustan a mí tanto los carteles de Ignacio Cortés para las fiestas de la primavera (1995)  o el de Ricardo Suárez (2004) y Nuria Barrera (2011) para la hermandad de la Macarena, porque solo mantienen la idiosincrasia por la que se distinguen sino que incluso innovan y aportan nuevos conceptos y se apartan del servilismo tendencioso.

Sin duda alguna el artista ha expresado su visión sobre las celebraciones más populares de esta Sevilla nuestra que no deja de sorprenderse a sí misma. Pero hay mucha atonía en la creación. No hay secuencias que conmuevan y atraigan. El cartel, amén de ser una obra de arte, un concepto de expresión para los pintores, debe ser creado para atraer la atención, mediante la exposición de los valores que se pretenden anunciar,  del observador y para desviarlo de su principal fin.

El cartel de este año, que debe anunciar las principales fiestas de la ciudad, entiéndase la Semana Santa y la Feria de Abril, es una magnífica obra de arte, un excelente retrato de una joven que parece pasar de cualquier situación festiva, con la mirada ausente y desprovista de la alegría que prima en ambas celebraciones. Si ha querido dotar al cuadro de un valor simbólico lo ha conseguido a la perfección. Pero hemos de considerar que es un llamamiento a compartir sentimientos, júbilos, felicidad y hasta gozos. Sevilla es una hermosa niña, sin duda, y el autor de la obra así lo manifiesta en esta concepción. Pero le falta calidez, le falta transmisión. Sugiere muy poco de la Semana Santa y ni siquiera tiene el vigor colorista que provoque efectos y concentre la atención del observador. No es trayente a la vista.

No me parece, es mi subjetiva opinión, que refleje el sentir y el calor de las fiestas de la primavera de la ciudad. Y no nos olvidemos que será principal referente para abrir las puertas de los foráneos, de quienes pueden optar por visitar la ciudad en esos días. Un cartel que será la ventana que se abrirá en los congresos internacionales donde se pretende divulgar las excelencias de nuestra tierra, que se situará en un lugar privilegiado de los stands en los congresos internacionales de turismo y que no cumplirá su principal función, la de hacer entrar por los ojos las virtudes y esencias de nuestras fiestas de primavera. Menos mal que la ciudad en sí ya es el mejor de los reclamos.

Cada maestrillo tiene su librillo, que diría mi madre. La excepcionalidad de la Semana Santa y la Feria de Abril merecen otra visión. Echamos de menos la creatividad y la originalidad. A mí, ésto de las tendencias continuistas, de no querer ser centro de opiniones, de enfrentarse a las críticas, me parece una afrenta a la ciudad. Una gran obra de arte no tiene por qué ser un gran cartel, aunque un cartel si puede ser una gran obra de arte. A las pruebas me remito. Si no, dejemos volar la memoria y nombremos a Gustavo Bacarissas o Juan Miguel Sánchez.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en SEMANA SANTA, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s