La esencia de la tradición

carnaval-de-cadizLos carnavales de Cádiz ya tienen su preludio. Ha comenzado la fase preliminar del concurso de agrupaciones en el teatro Falla. Esta antesala de la cuaresma, esta expansión de la fiesta gaditana, ha tomado tal arraigo que ha traspasado las fronteras autonómicas y está asentándose en todo el territorio español. Me decían ayer que incluso se han inscrito, para la presente edición, agrupaciones carnavalescas de Salobreña, que si no me equivoco es un hermosísimo pueblo santanderino. Y la cosa tiene su valor. Que suscite tanto interés en un pueblo de Cantabria es síntoma de la grandeza de la fiesta que se universaliza y por lo tanto se desacraliza de su esplendor popular para convertirse en piedra angular de la especulación económica y social, perdiendo todo el inmenso valor  sustentado en el sentimiento popular. ¡Qué puede añadir al patrimonio carnavalesco de Cádiz estas agrupaciones foráneas! ¿Hay carnaval en Salobreña? Se están desvirtuando las cosas hasta extremos inconcebibles.

Hace unos años, unos amigos y cofrades de Ciudad Real, depositaron en mi persona su confianza para pronunciar una conferencia, ante un nutrido grupo de ciudadrealeños, sobre la Semana Santa de Sevilla y su influencia en la de la ciudad manchega. Tuvieron que insistir bastante porque, entre otras cosas, no tiene ni la más remota idea sobre aquella y castellana vieja celebración pasional. Para ello, y dado mi total desconocimiento sobre la configuración de la misma, me informé profusamente sobre sus costumbres y sus tradiciones, sobre cómo se conformaban las cofradías y cómo realizaban sus estaciones de penitencias. Me instruí y pude descubrir una hermosa manera de expresar el sentimiento, de cómo la fe puede articularse tan sobriamente y tan majestuosamente. Era una forma distinta de entender la religiosidad popular y que anclaba sus devociones en la noche de los tiempos. Siguiendo la invitación y la sugerencia de la asociación anfitriona, nos fuimos unos días antes, con el fin de asentar mis escasos y precarios conocimientos sobre la celebración de la pasión, muerte y Resurrección del Señor sobre el terreno. Y mi sorpresa fue extraordinaria. Muchos de las imágenes titulares de las hermandades de la ciudad, fieles a los estilos castellanos y manchegos, fueron sustituidas por otras barrocas, buscando la similitud con las de Sevilla; la tradición musical fue denostada, sustituida súbitamente por acordes de agrupaciones musicales en boga en nuestra ciudad; incluso los hábitos penitenciales centenarios habían sido copiados. Todo para asimilarse a la celebración pasional de Sevilla. El acervo devocional, fervoroso y cultural, fue guillotinado para implantar un sucedáneo de la semana santa sevillana. Creo recordar que mi alocución, alterado por aquella destrucción de la tradición ancestral, fue un verdadero desastre, porque no pude reprimir mi indignación por la supresión de tan magnífico patrimonio local, aun cuando se tratara de emular la grandeza y esplendor de la mejor semana santa del mundo, que es la de Sevilla. No hice alusión ninguna a las cofradías y las tendencias sevillanas que implantaban en sus hermandades. Ni siquiera hice mención a mi hermandad. Me limité a exteriorizar mi indignación por cuánto ví. No lo pude evitar. Indudablemente ya no volvieron a invitarme a ningún acto más, como era la intención de mis amigos. Eso si no llegaron a proclamarme persona nom grata. Pero me parece una monstruosidad que se sustituyan tradiciones ancestrales por otras tendencias foráneas, por muy bella y excelsas que éstas sean.

Por eso me parece grave lo de las agrupaciones carnavalescas de otras regiones en el concurso gaditano. Porque desconocen el sentimiento que se imprime en la razón y el ser de los nacidos en la Tacita de Plata. Este tipo de actuaciones desnaturaliza las propias y pasa lo que ya ha pasado sobre el escenario, que se ridiculariza a quienes no tienen más que buena voluntad y deseos de participar en mejor concurso de agrupaciones carnavalescas del mundo, y que me perdonen las de otras latitudes. Ya lo sentenció, en una ocasión, Juan Carlos Aragón, en su chirigota hippy, cuando nominaron como Patrimonio de la Humanidad, y en uno de sus pasodobles concluían. “Cádiz patrimonio de la Humanidad./ Y un mojón pa los humanos/ Cádiz es de Cadiz na más/ y es patrimonio del gaditano. Y esta filosofía del ombligismo –que aplaudo- ha protegido la esencia de su más valiosa tradición. La universalización es buena para la ciudad, para el sustento económico de sus ciudadanos, pero que ésto tampoco sirva para tergiversar el verdadero sentido de sus carnavales.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en ANDALUCÍA, CULTURA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s