Los héroes de la Macarena

héroes de la Macarenaoda la gloria macarena cantada. Toda la emoción latiendo. Marcar el ritmo del pausado caminar por las calles de la memoria que ayer se desasfaltaron para retomar el aspecto brillante del mármol sevillano que son los adoquines, esas vía por las que quedó impregnada la marcialidad de la mejor tropa que jamás se haya conformado. Loor y gloria, piropos altaneros pregonados por mujeres de pelo recogido en moños y mandiles asidos a las cinturas cuando la legión macarena desfilaba por las calles dejando constancia de la gracia convertida en elegancia y gallardía o eran éstas las que tomaban de la gracia su apostura.

Fue ayer cuando el tiempo pareció detenerse, revolverse en las entrañas del mismo dios que lo controla para desandar el camino. ¿Fue un sueño desarmando las emociones? ¿Pueden los años desabrigar el alma hasta mostrarla en su más pura condición? ¿Dónde esconde su victoria el tiempo que procura heridas en la piel, que rasga el velo de la edad y que convierte el cuerpo en vejez? El honor se consigue arando el aire con una sutileza blanca, con un mar de espumas que son sueños de presunción, plumas que desafían a la arrogancia, un apero de emoción que trasgreden los sentidos. ¿Dónde, si no en la Macarena, se levanta un arco del triunfo para la legión que arrasa, que demuele los sentidos, que convence y que alcanza la égloga y la épica?

Solo hace unas jornadas que se impusieron coronas de laurel en la sienes que bañan ya las nieves de la edad, a ésos que asaltaron la noche más hermosa y fortificaron los sentimientos que manaban de una fuente en la Encarnación, un lugar donde se alistaban las huestes que debían arrasar la madrugada, un lugar donde se iniciaban en la más bella y truculenta disciplina, en el amor y la devoción. Ahí es donde se enraíza con la nostalgia y donde florece la ilusión, únicas armas posibles para no perder la razón.

Volvieron de las campañas del cielo, héroes victoriosos de la memoria, para hacerse presente y ejemplo de los que oyeron contar sus hazañas en sus descansos vespertinos infantiles, leyendas que se materializan y toman cuerpo, con corazas, rodelas y machetes, en .los testimonios de quienes bregaron en las más hermosas contiendas. Nombres que se repujan en las lápidas de la inmortalidad macarena, tropas que recogen las laureadas, amigos que reconocen la labor y la entrega.

Relatores que toman el pergamino, abriendo su alma y su voz buena, y se suben a la balconada celeste para declamar los nombres, para enunciar la epopeya de Antonio Ángel Franco, recio en el sentimiento, audaz en el comportamiento, valiente en la decisión, que fue convirtiendo en grupo de élite sentimental a los bravos guerreros de la Encarnación y la calleancha de la Feria; a José López, Pepe el Pelao, que mantuvo firme el timón de la nave para que nunca encallara, para dar mayor realce y presencia de la tropa macarena; a José García, Pepito, que alzó el orgullo del sentimiento y caballerosidad macarena a las más altas cotas de la entrega y la devoción y realzó la condición del valor del armao; o Ignacio Guillermo, que mantuvo la firmeza y la gallardía de la mejor tradición, de la herencia que le llegaba y que supo ennoblecer con su entrega y decisión.

Homenaje a los héroes de la Macarena, por otros que en el futuro lo serán. Emoción que recorrió el aire, que hizo rebozar lágrimas por las ausencias, la fiel tropa que se mantiene en la reserva activa, los metecos que observábamos cómo el desfile y la ceremonia no eran más que el ejercicio de la justicia. Hasta las palabras de Richard sugieren marcialidad y amor. Todo fue como tiene que ser. Los Armaos de la Macarena fueron, son y serán el mejor ejemplo de la entrega, la dedicación y la abnegación del verdadero sentido de la Hermandad, de la verdadera esencia del mensaje de Esperanza que este mundo necesita. Salve a todos, los fueron, los que son y los que vendrán, porque están tocados, suerte de ellos, por la mano del Señor.

Galería | Esta entrada fue publicada en HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s