Esperanza, el tiempo en sus manos.

Esperanza, el tiempo en sus manos      Se ha parado el tiempo en mis manos. La espesura del aire se rasga cuando las aristas de su perfil la araña. El peso de los siglos, la sangre de quienes realizaron la misma hazaña, se deja caer contundentemente sobre el blancor de un mármol que no entiende que se pose tan suavemente, que se instale sobre él el Poder de los poderes y no se quiebre la tierra. Es el universo entero compendiándose en la majestuosidad de una mejilla, del edén que se muestra desperezando la atonía de la vida, porque en Ella se concentra cualquier vitalidad.

Este primor que se muestra en la plenitud de la sencillez, que recorre el aire e impregna el alma con su Gracia, que destrona la tristeza aunque las lágrimas se desplomen de sus cuencas y desborden el sentir y la nostalgia, el recuerdo y la ambición de una mirada, es capaz de desarbolar la más profunda  angustia que se asienta en las entrañas, extraer la mejor condición humana y mostrarla desnuda, desposeernos de la infamia de la arrogancia por creernos propietarios de la vida sin saber que se nos marcha en la grandeza que se esconden en los perfiles de una cara, en los pómulos que albergan el saber y la elegancia, la trascendencia divina que el mismo Dios concibiera para apagar la miseria de la condición humana. Siendo Reina se presenta cortesana, sencilla, sin altivez ni soberbias alharacas, sin más presunción que su apresto y su presencia. Se deja llevar en las andas de unos brazos que tiemblan, que padecen el temor por no poder soportarla, no por falta de sus fuerzas, sino sabiendo que el alma puede romperse en dos si se La mira a la cara.

Se ha parado el tiempo en mis manos y la osadía de tocarla me convence de la debilidad y la fragilidad de mi condición humana. No sé si estoy sollozando, ignoro si la razón se marcha cuando me asomo al pretil que me muestra la Esperanza y La siento tan cerquita, tan próxima, tan inmediata que soy incapaz de vencer esta temeridad de portarla, de asirla por la cintura, de acercar tanto su cara a la mía. Su mejilla es ahora mi alma que se escapa en busca de una mirada que estableció su morada junto a la suya, que me enseñó a quererla, a amarla, a convertirla en el norte de mi existencia. Se escapa el tiempo, se mueren estos siglos que soporto al Soportarla porque tengo que dejarla para que otros puedan soñar, temer no poder llevarla, recuperar sus nostalgias, compartir sus ilusiones y pensar que la razón los abandona al poder rozar su cara.

Se ha parado el tiempo en mis manos. Avanzo por el pasillo y no veo más que Esperanza, miradas que me ignoran, porque no hay más visión que el resplandor de su cara, el fulgor de sus ojos y la atracción de sus manos que nos llaman. Una voz me reclama. Suavemente la poso sobre el suelo. He llevado la Esperanza anclada sobre mis hombros. Soy bienaventurado por escuchar su palabra como un arrullo, como un susurro que exclama. He llevado sobre mis hombros a la Madre del Señor, a la Reina que es capaz de descender de su morada para hacerse cortesana y gritar a los cuatro vientos esta felicidad inesperada, esta sensación de encontrarse en cielo.

No soy dueño de este sueño, no soy dueño de mi alma. Ha crujido el corazón cuando dejo de abrazarla, de sostener en mi pecho el candor y la hermosura que transfigura su rostro, esta cara que nos presenta al Padre Eterno, al que La proclamó bendita por los siglos, al Todopoderoso que nos premia con tenerla siempre próxima, cercana para escuchar confidencias .

Se ha parado el tiempo en otras manos. Yo corro al encuentro de mis años, a retener el privilegio que me ha sido asignado. Aceleró mis pasos, quiero aprehender mi memoria, que no escape. Me apresuro a retener los segundos en los que habité en la gloria. No me cuesta decirlo. He vivido el sueño de saberme portador de la Gracia del Señor, de haber deshecho mis penas tan solo viendo su cara muy cerca, tan cerca que la mía la rozaba. Yo he asido por la cintura a la Madre, a la Bienaventurada plena. El cielo es la Macarena. Yo he llevado a la Virgen que nos colma de Esperanza.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en HERMANDAD DE LA MACARENA, SEMANA SANTA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s