La inmortalidad de José Luis Sampedro

JOsé Luis Sampedro  Hay silencios que pueden matar la voluntad de los pueblos y gritos que ayudan a establecer sistemas de gobiernos autoritarios. Nada se consigue si no se actúa con decisión y valentía. Para poder gozar de una conciencia limpia, sin remordimientos hay que proyectar los idearios en las asambleas correspondientes. Mostrar la verdad, aceptar las de los contrarios y respetar la libertad de pensamiento corresponde a un pueblo inteligente, a unos ciudadanos responsables, que quieren y pretenden obrar en justicia.

No hay que hablar sin miedos, ser consecuentes con las decisiones que se tomen y las palabras que se emitan. Lo decía, y así actuaba en consecuencia, una persona que se acaba de ir, una de esas mentes privilegiadas que nunca debieran marcharse, aunque los años marchitaran su aspecto y rajaran su rostro las décadas de su sabiduría, uno de esos hombres que no debieran morir, que no deberíamos permitir que fueran sustraídos de este mundo porque no están los tiempos para pérdidas de esta naturaleza.

Se ha marchado José Luis Sampedro, el prolífico escritor y reputado intelectual. Le conocí hace ya algunos años, muchos años desgraciadamente. Estábamos visitando Salamanca y tuve la inmensa suerte de coincidir con él en uno de aquellos románticos y placenteros bares, que cubrían el perímetro de la Plaza Mayor de la capital salmantina. Por entonces solo tenía referencias, magnificas y extraordinarias, sobre su obra narrativa y como suelo tener el defecto de no leer las notas sobre la biografía del autor, lo creía más joven. Aquella primera impresión, aquella primera visualización del viejo profesor, me confundió e incluso me llevó a la discusión, siempre pausada y relajada de amigos que ser querían como hermanos, con José María, mi cuñado, que también se fugó de esta tierra hace ya algunos lustros, porque era demasiado mayor para escribir aquellos alegatos, aquellos enfrentamientos con el régimen que acaba de fenecer. Pero la juventud no engaña y nos transmuta con perspectivas que nos confunden, porque es el tiempo en el que todavía creemos que las apariencias son el reflejo del ser humano. No podía ser aquél que me deleitó, con su narrativa jovial pero terriblemente transgresiva para el sistema, incluso para los primeros años de la transición. Me embaucó con Octubre, octubre, una novela que leí casi del tirón en cuatro días y meses más tardes cayó en mis manos otra de sus obras cumbre, y creo que de la literatura contemporánea, El río que nos lleva, publicada en el mismo año que yo nací y cuando el contaba ya cuarenta y cuatro años.

Nos acercamos con cierto recelo, con temor a ser rechazados por incordia el momento de serenidad y lectura que disfrutaba. Pero muy al contrario. Solicito y curioso por dos imberbes que requerían un autógrafo, que pretendimos garafateara en las primeras páginas de la edición de Aguilar, el Romancero Gitano, nos invitó a sentarnos en el velador de aluminio. Fueron uno instantes que pasaron a la memoria de ambos, que continúa viva en mía, y la que mantuve la certeza, firme y contundente que aún mantengo, de que los viejos éramos nosotros, que a aquel hombre de apariencia frágil, de aspecto rústico y casi monástico, le sobraba juventud y rebozaba un vigor que ya comenzamos a envidiar. Nos despedimos con cordialidad. Con educación, aunque algo desprovista de vergüenza, y manipulando el sentir, concitamos aquello “de haber si coincidimos otra vez”. Y sonriendo respondió que sería un honor para él. Y el cuerpo se nos anegó de orgullo.

Años después, en la terrible soledad de una sala de espera del Hospital Infantil, mientras las horas eran atosigadas por la angustia y luego vencida por la alegría del nacimiento de mi hija, me leí La Sonrisa Etrusca y ya tuve la completa y absoluta seguridad de encontrarnos ante un genio de la vida, ante un economista intelectual, que luchó desde su juventud, capaz de ahogar los años, para que los hombres gozáramos de  una vida sustentada por una economía más humana, más solidaria, capaz de contribuir a desarrollar la dignidad de los pueblos.

Hay hombres que no debieran morir. José Luis Sampedro es de la mejor estirpe, la de los inmortales.

Esta entrada fue publicada en CULTURA, ESPAÑA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s