Gritos y silencios

gritos y silenciosEs increíble lo que está sucediendo en este país, en esta España nuestra, cuyos gobernantes y políticos no dejan de sorprendernos. Con lo que están pasando los humildes y más sencillos ciudadanos, los que unos denominan de ciudadanía de base y otros llaman afectados por la crisis, que parece que surgió por generación espontanea pues nadie, absolutamente nadie de los culpables, la reconocen como suya y de sus propios errores, y aquí los balones pasan por encima de todos sin que nadie, ni ninguna causa judicial, sea capaz de bajarlos, rasarlos por el césped y ponga orden en el juego.

Aquí no hay más culpables que los ciudadanos que al final son los que pagan y consiguen poner a flote al país con sus esfuerzos, con su propia sangre, con la entrega de sus vidas. La hacienda pública, la nacional y la autónoma, no hacen más que exprimirlos. Se permiten las subidas de los productos de primera necesidad. Sube la luz, el agua, el gas y las telecomunicaciones, por mucho que nos intenten engañar con ofertas que casi nunca se realizan en la realidad. El abastecimiento diario es cada vez más escaso. Las familias se desestabilizan cuando merman los fundamentos económicos, si éstas no están unidas con otros tipos de vínculos emocionales.

En el parlamento andaluz se debate la propuesta del Partido Popular para depurar responsabilidades políticas con el caso del fraude de los ERE y se pide la comparecencia del presidente José Antonio Griñan para que explique este desvalijamiento al dinero público –que mucho me temo va a quedar pendiendo del hilo de la impunidad- que debiera servir para solventar el futuro de quien ha trabajado durante toda su vida; en parlamento nacional se pide la comparecencia del presidente del estado, Mariano Rajoy, por parte de la oposición socialista y sus adláteres, para que dé razones de su inocencia en el caso Bárcenas, o que reconozca su implicación en este supuesto caso de financiación ilícita de su partido y los beneficios obtenidos por algunos de sus correligionarios. En Andalucía, los partidarios del partido popular demandando explicaciones a sus oponentes políticos; en el parlamento de la nación, son los socialistas los que se alzan en armas y rasgan sus vestiduras ante los desmanes de los populares. En ninguno de los dos sitios, se dignan a dar explicaciones, en ofrecer una versión que favorezca la paz social, que tranquilice los exaltados ánimos que comienzan a inundar las calles.

Ninguno de los principales responsables políticos se ha dignado a ofrecer una explicación que los legitime en el valor de la verdad, que abra una puerta a la esperanza de un nuevo futuro limpio. Ya es era que se cumplan los principios bonancibles de la política. La figurada honestidad de mucha gente está en juego. Por estos hechos no particularizan ni hace excepciones sino que propician la generalización. Tanto es así que hay una multinacional de bebida refrescante intentando homogeneizar la inocencia y la buena voluntad de todos los políticos. ¡La concepción que tendrá esta sociedad de quienes la gobiernan!

El otro día durante el desayuno, acodado en la barra del bar, un viejo se lamentaba de la poca iniciativa de lucha obrera de esta nueva generación que se preocupa más por mantener su imagen física, de obtener bienes materiales fútiles y banales y procurar momentos de efímera felicidad que de procurar el asentamiento de los valores, de la igualdad y de instauración de una sociedad donde la libertad no fuera la obtención de una bolsa de monedas para dilapidarla en un fin de semana de lujuria y desenfreno. Un joven se volvió y con cierta ironía le contestó, ¿para qué? Para ver cómo cinco sinvergüenzas se llevan los dineros y no pasa nada y mi hermano, por robar cincuenta euros lleva tres años en la cárcel.

En Andalucía se han llevado cientos de millones destinados a los ERES. En Madrid debaten si el Partido Popular se ha financiado ilegalmente. En Sevilla y en la capital se guarda un escrupuloso silencio. Todo es un paripé, no vaya a ser que unos y otros acaben en la cárcel y se terminen las mamelas. Silencio, mucho silencio. Los gritos se concentran en los salones de las familias de los cinco millones de parados.

Galería | Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, POLÍTICA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s