La ignorancia supina de un “político”

Publicación10La vida está marcada por una serie de normas que nos atan a la mansedumbre de la costumbre. Nos descubrimos a los peores secretos y nos rendimos en cuanto vemos que no se cumplen las expectativas por aquellos otros acontecimientos ocultos que se obstinan en la inviolable sentencia de la confidencialidad. Hechos naturales que las supersticiones han elevado a la condición del esoterismo, cábalas insolucionables que han promovido leyendas y cuentos.

Sabemos que las cosas minúsculas atrapan el tiempo y convierten su paso en un transcurrir monótono, carente de cualquier sentido de satisfacción. Dicen algunos que todo depende del estado de ánimo. Pero es necesario contraer obligaciones que nos aten al conocimiento y que nos separen de la ignorancia para ver lo que realmente importa, lo que es trascendente e inmortal. Alejados del oscurantismo que promueve la conciencia perdida en banalidades poco científicas podremos llegar a conclusiones que nos permitan la resolución de estos enigmas que anegan nuestra escasez de conocimientos y que nos engulle sin saber separar lo importante y lo banal. Más aún, estamos anclados a futilidad y la nimiedad, en la cuadricula de una razón dirigida que nos incapacita en la distinción y la diferenciación entre lo bueno y lo malo, lo inocente y lo premeditado.

Vamos diluyendo la verdadera importancia de las cosas en las turbulencias de una información dirigida, que nos conduce a planteamientos que  no interesan a nadie, para distraernos de los verdaderos sociales que nos están privando de la libertan y los derechos. Nos distraen con eventos que nada tienen que ver con el encuentro de soluciones, con la precariedad en la situación laboral de millones de ciudadanos y con la falta oportunidades a una generación de españoles que empiezan a poner en duda si verdaderamente ha valido la pena dejarse los mejores años de su vida estudiando, en prepararse concienzudamente, porque ven derrotados sus esfuerzos y la vocación por personajillos, sin ningún valor moral ni ético, que convierten sus inmundicias en preocupaciones, sus escándalos en una razón para tertulias fanáticas sobre sí las nalgas de un tipo o las tetas de una chica, son mejores o peores que las de sus oponentes en un plató o un estudio. Y lo peor, es que están narcotizando, con estas estupideces, a la ciudadanía que debiera rebelarse por la falta de cultura, por la escasez de oportunidades a quienes se la merecen, por la implantación de leyes que van restringiendo los derechos fundamentales y por los constantes recortes en sanidad. Claro que con la estirpe política que nos gobierna, más preocupados en sostener sus influencias y en meter la mano en cualquier caja, así nos va. Y no son precisamente los políticos que cuentan con mayor formación quienes cometen estos desmanes. Son precisamente los que resguardan sus fechorías en siglas de un partido de carácter obrero o sindical – caso ERE ¡qué vergüenza Dios mío!-, los que suelen cometer los mayores desmanes, los peores despropósitos contra los que tendrían que defender. Pierden sus cuitas en dilucidar qué nombre se pone a una calle o manifestar su oposición a ello, sin tener constancias sobre el origen de la nueva denominación en el nomenclátor de la población.

Ya se dio en nuestra ciudad el caso de la supresión de la avenida General Merry, adecuándose a la normativa de la Ley de Memoria Histórica, desconociendo que el citado militar era un héroe de las guerras del ultramar, en las últimas décadas del siglo XIX. Ignorantes que no conocen ni la propia historia de la ciudad que gobiernan.

Ahora se ha vuelto a producir un nuevo hecho -¿escándalo tal vez?- que viene a demostrar que seguimos dirigidos por incultos y memos que ni siquiera son capaces de verificar lo que le ponen por delante.  Será para que no les quiten las mamelas de las ubres del partido no vaya a ser que tengan que coger un pico y una pala y partirse el lomo en un zanja. Con lo fresquito que se está en verano, y lo calentito en invierno, en la sala de plenos de un ayuntamiento. Esta vez ha sido en Mijas, donde un concejal de Izquierda Unida ha dado muestras sobre la desfachatez y la ignorancia más absoluta, que debe ser una premisa indispensable para ingresar en este partido, negándose a la rotulación de una calle como avenida de los Descubrimientos, al considerar este individuo que las implicaciones políticas, de ideología españolista excluyente, encubren una situación de dominación, en el pasado, y de sustracción de los valores antropológicos a los nativos de la América Precolombina y aduciendo además, que se engrandecen los valores imperialistas europeos que sometieron y vejaron a las culturas establecidas en el nuevo mundo, proponiendo la alternativa de nominar la calle como Villa Romana. No se puede ser más torpe ni más inculto. Se lo puso a güevo al alcalde que enseguida replicó, con argumentos bastante sólidos, sobre la conducta del imperio romano con los ciudadanos de las tierras que conquistaban, imponiendo su cultura y sus religiones, por la fuerza, a sangre y fuego.

Pues éstos son los que defienden, dicen, a los obreros y campesinos del país.

Galería | Esta entrada fue publicada en POLÍTICA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s