La visión de la Esperanza

IMG-20131021-WA0001Me la ha enviado mi buen amigo Eduardo Villanueva. Tuvimos la suerte de compartir, durante muchos años la experiencia más hermosa para quienes estamos ungidos en el amor de la festividad macarena. Ser costaleros del Cristo de la Sentencia, cuando nadie quería serlo. Así de fácil y de rotundo. Pero me ha emocionado este envío que me devuelve la sensación más pura del sentimiento macareno. Después de treinta años, de batallar en la vida, de dificultades superadas, de tristezas que han perturbado el normal discurrir de los días, de la recuperación de la alegría o de la pérdida de patrimonios, hoy he sentido el retorno de la amistad. Es hermoso que no esquivemos los recuerdos, que no nos sustraigamos a las emociones y nos perdamos en el laberinto de las dudas. Seguimos unidos, por la Hermandad, después de tres décadas de trasiego común por ellas. Eduardo es una persona noble a los que los avatares de la vida han intentado abatir. Pero ha sido mucho más importante la fortaleza labrada y conseguida, bajo las trabajaderas del Cristo de la Sentencia que la pérfida actitud de la vida, porque ignora que curtidos en la gracia de la Esepranza no hay razónes para sucumbir sino para afianzarse en la honestidad de la claridad del positivismo frente al pesimismo que intentan inocular. Fueron muchas madrugadas compartiendo sufrimientos, alternando las alegrías con el esfuerzo, en las horas más aciagas de la madrugada, cuando la resistencia física parece diluirse con la primera luz de la mañana, cuando las fuerzas -como definimos el poder la gente de abajo- inician el adormecimiento natural que van marcando las agujas del reloj biológico que se ancla en el cuerpo y que nos reclama el reposo o el descanso. No eran precisamente momentos para la algarabía. Pero siempre había una voz dispuesta para elevar el ánimo y muchas veces era la Eduardo. El paso ya se había asentado en la Catedral, donde se templan los cuerpos y barema el poderío porque la tabla del solar palaciego alisa e iguala los bríos. Fueron muchas las horas de ensayos en noches de invierno sofocando los ánimos con las bromas propias del compañerismo y la amistad, obviando los rigores profesionales y las desigualdades sociales que se manifiestan en cualquier comunidad. Ahora, vencido el tiempo tras décadas de silencios, nunca perdimos la amistad porque sabíamos que la HERMANDAD estaba muy por encima de nosotros,  por encima de las diferencias o rencores, recuperamos la ilusión de aquellos instantes en la imagen de las pupilas la Virgen. En ella está nuestra memoria, nuestra intrahistoria, nuestras pequeñas hazañas precipitándose por el acantilado de las horas. Allí está la vida de muchos de nosotros, en la visión de Quién es reflejo de toda existencia, modelo donde habita la eternidad. Fuimos los primeros en abrazarnos a las galeras sentimentales del viejo paso de la Sentencia. Seguimos siendo parte de la leyenda que se sigue escribiendo cada madrugada de viernes santo por las calles de esta ciudad que preconiza el mejor de los cantos, la liturgia de la alegría que se va redactando en las partituras de un cielo azul, en la popular sintonía que va impregnando la Resolana cuando el paso de misterio de la Macarena, va abriendo el mar del gentío, de las olas populares que lanzan odas de amor en cada piropo. Fuimos, seguimos siendo, los orgullosos niños que nos abríamos paso entre la multitud pronunciando la contraseña que nos permitía alcanzar las laderas doradas de aquel promontorio de amor donde extendía su mensaje al mundo el Cristo de la Sentencia. Jóvenes macarenos que imprimían carácter al discurrir de la cofradía. Hermanos en lo malo y en lo bueno. Sabíamos y sabemos la Virgen lo abarca todo con su vista, tan grande es que puede retener al más Grande de los Macarenos y dentro de Él, la historia de amor de cada uno de nosotros. ¿Verdad Eduardo?

Galería | Esta entrada fue publicada en LITERATURA, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La visión de la Esperanza

  1. MANUEL NAVARRO GAVIÑO dijo:

    Increiblemente Macarenos,…. Recuerdo con anhelo aquellos tiempos, pués comence mis andanzas de costalero por allá del …. 78,.. aunque por mi estatura entré en el palio de la Esperanza,.. había una solo cuadrilla y cortita,.. no más de dos relevos por palo,.. pero muy torera y Macarena, con una cintura de arte,. que nos gustábamos a nosotros mismos,.. y radiábamos Esperanza allá por donde pasábamos, eso sí,… lo que he tenido siempre claro lo de Hermanos en Cristo,.. aunque tú Antonio,.. me lo has recordado de vez en cuando,.. gracias por tu voluntad y por tu buen hacer MACARENO.

  2. Eduardo dijo:

    Mi querido y admirado amigo, llevas mucha razón en lo que dices, yo me siento un privilegiado por haber sido los pies en esta tierra de la imagen de mi devoción, mi CRISTO DE LA SENTENCIA, cierto que juntos pasamos momentos duros y difíciles como bien dices, sobre todo cuando el día despuntaba y las fuerzas flaqueaban, también cuando los privilegiados de abajo eramos contados e íbamos casi los justos, aun recuerdo “madrugas” con un solo relevo en el palo, e incluso una en la que solo íbamos 5 para toda la noche, pero no importaba, las fuerzas que faltaban en las piernas las ponía el corazón. Y todo esto porque realmente no eramos una cuadrilla de costaleros, eramos una familia. Por ello doy gracias a mi Cristo por haberme permitido llevarlo sobre mis hombros, por los amigos verdaderos que después de tantos años ahí seguimos y sobre todo por nacer y sentirme MACARENO.

    En cuanto a ti te deseo lo mejor tanto en tu vida personal, como profesional y pido a nuestro CRISTO DE LA SENTENCIA y a su bendita madre LA VIRGEN DE LA ESPERANZA te protejan siempre y permitan que sigas trabajando como hasta ahora lo vienes haciendo, con la honestidad, entrega y dedicación que prestas desde hace tantos años desinteresadamente a nuestra hermandad.

    un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s