Gente de la Macarena

gente de la esperanza

Gente que adoro quiero, gente que añoro ahora que vienen las horas últimas. Tramos enteros deshaciendo el camino de la memoria. Si queremos podemos. Somos la gente de la Macarena, la que se levanta al albor de la primera luz para abrir el pequeño puesto de verdura, el niño que gime un lamento perezoso porque todavía no adivina la grandeza que se le asoma a la cabecera de la cama, con una sonrisa y una caricia que alisa el torbellino del cabello. Gente de la Macarena que aposta en la esquina de la Resolana para comprar calentitos, manos que se posan sobre la madera del mostrador y eleva la caña de anís para descubrir que se va asomando la mañana por torres de la muralla, gente de la Macarena que tiene prendido el recuerdo de una madrugada rompiéndose con la voz de Miguel Loreto, rasgando la oscuridad con las tulipas, manchadas de cera, de los candelabros de cola de un paso donde habita la gracia. Gente de la Macarena que no aspira a mayor gloria que la de prenderse en el sueño que desveló Joaquín Caro de la Niña que dicen que por abril cumple diecinueve años. Gente de la Macarena que abre sendas al sentir y a la emoción de una saeta, que busca el vuelo de un vencejo flirteando con el aire que besa la espadaña dibujando en el inmenso azul, la palabra que derrota a la tristeza, que desahucia a la congoja, que arrebata la nostalgia del corazón y la hace prisionera de la única verdad: la Esperanza.

Esa es la gente de la Macarena, la que se aposta en la penumbra y desvela sus secretos a la mejor consejera, a la que enjuga sus lágrimas, a la calma sus penas, a la que siembra sonrisas y denosta a la tristeza. Gente de la Macarena es la que hace grande a la hermandad. Gente sencilla y honrada, gente trabajadora y buena, y noble y señorial, toda cabe en su nombre, toda tiene su importancia en la querer y la verdad.

Gente de la Macarena que sabe y distingue donde caminar, donde dirigir sus pasos, donde se encuentra el remanso. Siempre en Ella, en la que es única verdad, en la que se refleja la cara de humildad del Señor de la Sentencia. Óle y óle, la gente de la Macarena, la de los Quintero, la de Sarramián, la de Juan Manuel y el ditero, la de los Miuras y Dionisio, la de Bruno y Pablo-Romero. la de Rodríguez Buzón y Juanito, el carpintero, la de Pepico de los caballitos y Mari Paz, la calentera, la de Abelardo y Joselito, la de Hidalgo y la centuria, la de Rogelio y Richar, la de Pepe Vázquez y el platero, la de Gálvez y Broca, el pinturero. Gente de antes y ahora, que vive y que sueña en los campos del cielo. Gente de la Macarena que no se deja engañar por los cantos de sirena. Gente como tú como yo, gente que se rebela ante la pena y busca siempre su rostro, porque en él se encuentra Dios bendiciendo a quien La contempla.

Gente de la Macarena de algarabías y silencios, de rotunda claridad en la sonrisa, de inmenso dolor en la pena de una despedida mañanera, cuando el oro enseñorea la humildad de su ascendencia, cuando el charol pisotea los adoquines y se tornan en esencias marmóreas, cuando el merino coquetea con la cal de las fachadas, con las cornisas que presumen bordeando azoteas. ¿Qué quienes son la gente de la Macarena? La que busca la Esperanza y siempre la encuentra, la que abre las ventanas al amor y aparece siempre Ella, la bienaventurada, la llena de gracia plena, la Virgen, la Madre del Redentor, la que es capaz de acabar con el dolor y la pena al solo mirar su cara. La que crea un universo en las calles de su barrio. Ella, Ella es la gente de la Macarena.

Foto Fran Narbona, que es gente de la Macarena.

Galería | Esta entrada fue publicada en HERMANDAD DE LA MACARENA. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Gente de la Macarena

  1. MANUEL NAVARRO GAVIÑO dijo:

    Es una descripción brutal,.. y totalmente cierta de la gente de la Macarena,.. no puedo parar de llorar,.. ante tan grandes palabras a la vez que sencillas,.. No me cabe ninguna duda,.. que también las ha escrito,.. alguién de muy especial de la Gente de la Macarena.

  2. diego dijo:

    no se puede describir mejor el espiritu , la esencia y el sabor del sentir macareno .esto se llama torear con la palabra ,derroche de prestancia y sevillania , una vez mas llego a la conviccion de que los macarenos somos un pueblo , una raza escogida y tenemos trafico de influencias con el cielo .me quedo con una frase , Gente como tú como yo, gente que se rebela ante la pena y busca siempre su rostro, porque en él se encuentra Dios bendiciendo a quien La contempla. ole

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s